sábado, 1 de marzo de 2008

Teléfono Rojo: Hillary ataca; Obama responde

La Senadora Hillary Clinton ha optado por recurrir al miedo en uno de sus últimos spots. A la vista de que las adevertencias sobre la falta de experiencia de Barack Obama no le están funcionando, la candidata ha decidido lanzar la advertencia en forma de anuncio inquietante. Son las tres de la madrugada y los niños duermen en sus seguros hogares por todo el país, ajenos a los peligros que en ese mismo momento pueden estar acechando su pacífica realidad. Suena un teléfono en la Casa Blanca y el narrador pregunta en quién confiaríamos más para responder esa llamada. El mensaje es claro: Hillary Clinton está más capacitada para asumir el mando en un mundo peligroso.

La idea ha sido de Roy Spence, actual supervisor de la campaña mediática de la Senadora Clinton. Spence trabajó en 1984 para el candidato Walter Mondale, y ya entonces lanzó un anuncio similar entorno al teléfono rojo para contrastar la experiencia de Mondale con la de Gary Hart, y recordar al votante lo que estaba en juego en las primarias demócratas, más allá del concurso de personalidades. El de Mondale estaba a su vez inspirado en el famoso Telephone Hotline -1964- de Lyndon Johnson. En un mundo cuyo único acceso instantáneo a la información era la radio, aquello sí que daba miedo amigos.

Lo más destacable del spot de Hillary es que deja al descubierto una de las grandes amenazas que penden sobre Obama; si el terrorismo -alejado de las portadas durante mucho tiempo- vuelve a hacer acto de presencia durante la campaña, Obama puede sufrir una sangría de votos. Y sirve también de antesala a la publicidad que veremos en los próximos meses por parte de los republicanos si Obama es el nominado. Sólo que los republicanos lo harán con menos complejos y sin miedo a perder votos por atacarlo, como le ocurre a Hillary entre el electorado demócrata.



Pero el equipo de Obama demostró reflejos y comprendió rápidamente que ese anuncio no podía quedar sin respuesta. Eso y la ventaja de no tener conflictos para tomar en cuestión de minutos la decisión de gastar dinero -algo que en otros equipos daría para una larga reflexión. Sólo unas pocas horas después, lanzaron una efectiva réplica sustituyendo la importancia de la experiencia por la importancia del sentido común, y azotando a Hillary con la experiencia de Iraq.

(...) Narrador: "Son las tres de la mañana y sus hijos están dormidos y a buen resguardo. Pero hay un teléfono que suena en la Casa Blanca. Algo ocurre en el mundo. Cuando la llamada es atendida, el presidente tendría que tener el juicio y el valor para oponerse a la guerra en Iraq desde el principio… (...) Para entender que la amenaza de Al-Qaeda estaba en Afganistán y no en Iraq. En un mundo peligroso, el buen juicio es lo que cuenta" (...)

2 comentarios:

Jordi Coll dijo...

También está bien la versión que han hecho en RedState.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Si nos fijamos en el precedente de 2004, los republicanos utilizarán mucho ese tipo de publicidad en la última fase de la campaña de este año. Pero en plan más siniestro, con terroristas de mirada siniestra xD

Piensa que ya lo hicieorn hace cuatro años, enfrentando a un veterano de guerra como Kerry con un candidato sin historial militar. Imagínate enfrentando a Obama o Hilalry con un héroe de guerra como McCain.