miércoles, 5 de marzo de 2008

Revertir la tendencia y vuelta a empezar

















La Senadora Hillary Clinton cumplió y logró lo que necesitaba para cargarse de argumentos para continuar en la carrera, y tapar la boca a los cada vez más escandalosos voceros de su adversario en los medios de comunicación. El mérito de haber conseguido ganar tres de los cuatro estados en juego ayer es mayor después de un par de semanas de presiones constantes para que abandonara de no lograr una clara victoria. Ya le habían acomodado la soga al cuello desde el mismo aparato partidista que hace meses parecía su mejor aliado. Si perdía en Ohio y Texas no la iban a permitir continuar aunque su rival siguiera todavía a más de 500 delegados del número mágico que asegura la nominación.

La adversidad había modificado el mensaje de Team Hillary. Tras el SuperMartes del 5 de febrero confiaban en poder llevarse Texas y Ohio sin demasiado esfuerzo, y confirmar su vieja condición de front-runner. La pérdida de apoyos en el aparato, la hostilidad de la mass media, y una serie de victorias consecutivas de Obama que superaban todas las previsiones, alteraron los objetivos. Ya no había modo de recuperar la delantera en número de delegados en el día de ayer.

El nuevo propósito era que la mañana del 5 de marzo, hoy, el momentum de Obama se resintiera significativamente ante los ojos del observador, y surgieran dudas acerca de la consistencia del fenómeno Obama, y de si en verdad el Senador por Illinois es el candidato correcto para el partido. Ese objetivo se ha cumplido. Muchos pensamos que ganar en sólo cinco condados de Ohio puede ser un grave síntoma de fragilidad para Obama en ese estado de cara a noviembre. Las deserciones masivas pararán, la prudencia volverá al análisis, y la continuidad de la competición estará garantizada durante, al menos, seis semanas más.

En los últimos días, la Senadora Clinton planteó con éxito dudas sobre la elegibilidad de Obama, apoyadas en la opinión general de que ella encaja mejor en el papel de Comandante en Jefe. Se ha valido de una serie de inesperadas malas noticias que han golpeado a Obama -el affaire NAFTA-Canadá, el juicio de Tony Rezko en Chicago, el spot del teléfono rojo, las acusaciones de dejadez por no haber asistido a las audiencias de un subcomité del Senado del que es presidente, la evolución de la opinión pública sobre Iraq.

Asuntos que individualmente no parecían llevar la fuerza que pudiera resquebrajar la firme posición de Obama, combinados han podido llevar a una segunda reflexión a sus votantes menos apasionados. Las encuestas a pie de urna coincidían en señalar la fortaleza de Hillary entre aquellos votantes que han esperado a los tres últimos días para tomar la decisión de a quién apoyar. En cuestión de días, Obama ha dejado de ser imparable.

El secreto de Hillary ha estado en saber resistir. Ha demostrado una gran capacidad de supervivencia que continúa el hilo de toda su vida pública. Humillación en su matrimonio; fracasos sonados en sus repetidos intentos por adquirir un papel relevante en la política nacional -el proyecto de reforma sanitaria de 1993; un electorado que no duda de su inteligencia y preparación para servir en un cargo de responsabilidad, pero no la ama ni la amará nunca; un camino hacia la Casa Blanca lleno de resistencias, y mucho más duro del que podía esperar hace apenas unos meses. Y ahí continúa. No admite un no por respuesta. Podríamos pensar que es lo más parecido a un Richard Nixon que hayan tenido los demócratas.

¿Y ahora qué? Pennsylvania el próximo 22 de abril con 158 delegados en juego. Seis largas semanas de intensa campaña. Hillary parte como favorita en ese estado industrial que puede demostrar unas tendencias de voto muy similares a las vistas ayer en Ohio. Al igual que en este estado, en Pennsylvania Hillary cuenta con el apoyo entusiasta del Gobernador Ed Rendell. Antes de eso tendremos Caucus en Wyoming -Obama es el Rey de los Caucus- y primaria en Mississippi -voto negro. Poco interés.

La atención estará en Pennsylvania, que se convierte en una especie de Iowa-New Hampshire a lo grande por el tiempo que los candidatos le dedicarán. Un triunfo de Hillary le permitiría a esta proclamar que ha ganado en todos los grandes estados de la Unión -una importante victoria moral. Aunque Obama logre un mayor número de delegados en las primarias, todos coinciden en que a ninguno de los dos candidatos le será suficiente con los delegados electos para llegar a la cifra de 2,025. El ganador tendrá que ser determinado por los 795 superdelegados con libertad para el voto y el transfuguismo. Y no perder de vista los casos de Florida y Michigan porque prometen dar guerra.

10 comentarios:

Gawyn dijo...

La comparación con Nixon ha logrado tocarme la vena sensible... Obama está logrando que Hillary empiece a caerme bien de veras.

A no ser que pase algo raro, lo normal es que Hillary gane Pennsylvania. Por eso creo que pueden ser muy importantes las primarias del 6 de mayo, Indiana y Carolina del Norte. Esas primarias en principio deberían ser favorables a Obama, no?

Otra cosa más que quería preguntarte: voy a hacer un pedido de libros a amazon.com, básicamente de libros sobre política americana. Alguna recomendación?

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Después de Pennsylvania, el estado que mejor se le presenta a Hillary creo que es West Virginia, muy parecido al perfil Ohio. Indiana dependerá de cómo lleguen los dos candidatos. Es un estado muy conservador. Hillary tiene el apoyo del Senador Evan Bayh. En Carolina del Norte hay negros.

Tienes un libro muy bueno en inglés sobre todas las Presidencias desde Teddy Roosevelt me parece, hasta la actualidad. Ahora no recuerdo el título del libro. Ya te lo diré. Un amigo lo tiene. Ya le preguntaré.

Otro bueno es 'When Trumpets Call: Theodore Roosevelt After the White House' de Patricia O'Toole, sobre la Presidencia de Teddy Roosevelt, uno de los periodos más expensionistas. Y pues cualquier libro sobre Presidentes como Lincoln, Woodrow Wilson, Franklin Roosevelt, Richard Nixon, etc.

Cómprate también la 'La Nación Conservadora' de John Miklethwait y Adrian Wooldridge. De los recientes es de lo mejor. Además está escrito desde un puntod e vista europeo. Es un análisis de la mitad ma´s cosnervadora del país, pero incluye información abundante sobre casi todo lo que hay que saber.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

'The Complete Book of US Presidents'. En ese libro salen todos los presidentes. Luego el otor que te decía es 'The presidents a history of..." o algo así.

Cormac Milius dijo...

Pues tampoco està mal tomada la comparación con Nixon, en cuanto a las adversidades por no ser amada por todos. Hay mucha Hillary todavía y lo de Florida y Michigan se terminará contando, como debe ser.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

La comparación tiene sentido. Nixon fue una figura que estuvo presente en el priemr plano práctciamente dos décadas seguidas, ya anets de llegar a la Presidencia, con sus seguidores y sus detractores. Un tipo inteligente, preparado y capacitado. Esto no lo discutía andie. Pero no gustaba. Al final fue elegido en un momento en que después de que un montón de ídolos cayeran, los asesinatos de Kennedy, Luther King... los electores ya un poco cansados de todo y de todos, optaron por la seguridad de la experiencia y la cara conocida aunque no les emocionara ni les hiciera especial ilusión.

Cormac Milius dijo...

Hillary ha dicho en la CBS que tras el resultado de ayer podrìa darse el caso de que Obama sea su compañero de ticket, matizando que habrà que ver quién de los dos va de vice. Estas cosas no creo que se digan en broma, de momento ahí queda dicho.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Un ticket Clinton-Obama puede ser, pero un ticket Obama-Clinton no lo veo. En cualquier caso un ticket demócrata sin un hombre blanco es un peligro.

Cormac Milius dijo...

Hombre, naturalmente ella piensa en ser la cabeza cuando dice eso. ¿Pero tù crees que rechazaría ir de vice si se lo propone Obama si es él el nominado? Por otro lado, claro que es un ticket arriesgado pero alguna vez tenía que ser,igual cuela. Ademàs Barack no es negro,es café con leche,hay medio hombre blanco ahí xDDD. O también podemos pensar que para hombre blanco quién mejor que Hillary xDDD.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Si Obama logra la nominación, no ganaría nada ofreciéndole la Vicepresidencia a Hillary Clinton. No tendría necesidad de hacerlo. Ella tal vez sí, porque quedaría como la abusona, la que menos gustaba peor que terminó ganando.

Anónimo dijo...

¿Lauredo "derrotó" a Anchía?