miércoles, 26 de marzo de 2008

Primaria de superdelegados, la última idea

Ha hablado el Gobernador Phil Bredesen, de Tennessee, uno de los Gobernadores demócratas más exitosos de la Unión -reelegido en 2006 con un espectacular 68% de los votos en un estado de inclinaciones republicanas. Aprovechando un viaje a Washington DC, Bredesen ha propuesto una nueva solución para evitar una brokered convention: la celebración de una primaria para Superdelegados.

Sería una especie de caucus en el que los 795 superdelegados escucharían por última vez los alegatos de los dos candidatos, y procederían a votar. Se celebraría en una ciudad neutral -ejemplo Dallas- a finales del mes de junio, dos meses antes de la Convención de Denver. El propósito es evitar que la Convención se convierta en un comercio de favores, y decantar la balanza mediante una votación más democrática.

El Gobernador ha criticado a Howard Dean y la gente del Comité Nacional Demócrata por ser incapaces de buscar respuestas rápidas a un problema que se veía venir. Ha dicho que sería desastroso negarle la nominación al candidato que gane las primarias en voto popular y en número de delegados electos, pero también ha señalado su propio caso para advertir que la decisión de un superdelegado no es tan sencilla como apoyar al candidato que lleva ventaja en delegados totales.

"En mi caso, Obama tiene mayoría a nivel nacional, y Hillary Clinton ganó Tennessee. Así que, ¿cual de ellos es la 'mayoría' para mí?", ha preguntado Bredesen, que será superdelegado por Tennessee en Denver y todavía no ha comprometido su apoyo a ningún candidato. Ver entrevista a Bredesen en C-Span (Real Player).

4 comentarios:

periplaneta dijo...

En un debate de hace un par de meses en LDTV, con un representante de cada partido, dijeron que esto de las primarias tenía vida propia, y que cada cierto tiempo se adoptaban nuevas reglas.

Si esto lo hacen en España, nos tildarían de chapuceros.

Pensaré que estos cambios a última hora son a favor de más democracia interna en los partidos. Pero jugar un partido, sin tener definidas las reglas de partida.....crea muy mal rollo.

Cormac Milius dijo...

Pero lo que dice este hombre tiene su sentido porque el tema se ha puesto complicado. En realidad cualquier solución llega tarde porque son las reglas que se pusieron los demócratas las que nos han traído esto. ¿Por qué no usaron el sistema mayoritario de los republicanos en vez de este guirigay de caucus y primarias proporcionales? Ya se que parece màs democrático pero ya ves. ¿No, Antxon? Cormac

periplaneta dijo...

Desde el momento que se crea la figura del "superdelegado" se debe admitir su decisión libre de apoyar a uno u otro candidato.

Y si da la casualidad, que esto beneficia al menos votado popularmente.....a joerse. O que disminuyan el número y su poder decisorio final.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

En eso llevas razón, periplaneta.