martes, 2 de octubre de 2007

El negro, el más rico

Me han quitado unos enormes tapones de cera que debía tener en los oídos desde hace años, y acabo de darme cuenta que mi computadora hace ruido... qué escándalo... bueno... esta semana se habla de las cifras de recaudación del tercer trimestre del año. Este trimestre, que corresponde a la temporada de verano, no suele traer muchas sorpresas normalmente, ya que las cifras de recaudación suelen sufrir cierto estancamiento respecto a las del segundo trimestre.

De momento sabemos que el Senador Barack Obama ha recaudado 20 millones de dólares. Lejos de su cifra record de 32 millones y medio anunciada hace tres meses, pero, casi con toda probabilidad, manteniéndose en cabeza como el gran recaudador de este ciclo electoral. Algo que no deja de ser sorprendente teniendo que competir con una celebridad nacional respaldada por el aparato del partido y sus redes de financiación. Y, lo que es más llamativo, siendo miembro de una minoría.

Ha habido mucha literatura acerca de las dificultades de un negro o un hispano por sobrevivir a las duras condiciones competitivas que impone el dinero, pero Obama está rompiendo el mito y demostrando lo que muchos ya pensábamos; que el fracaso de pasadas candidaturas de afroamericanos se debió a que estos se presentaron como líderes de un movimiento sectario, luchadores de una causa limitada, y no a que fueran negros.

Lo que el Senador Obama no consigue es transformar este dominio en intención de voto. Es significativo. Cuando anunció su candidatura, en febrero pasado, Gallup indicaba una ventaja para Hillary de 48%-23% a nivel nacional. Ocho meses y varios debates después, Hillary aventaja a Obama en la misma encuesta por 45%-24%. Prácticamente lo mismo.

1 comentario:

Cormac Milius dijo...

Pues menos victimismo y màs ir a votar. Lo que tienen que hacer los negros(y todos) es registrarse y votar ya desde primarias. Si el 90% de los afros vota demócrata adivina qué candidato se vería reforzado millonariamente con lo que cuenta al final, que son las papeletas.