martes, 17 de agosto de 2010

El GOP alcanza su mayor ventaja en Gallup y Rasmussen

Mientras el Presidente se enreda torpemente en la polémica de la mezquita de la Zona Cero, el "Generic Congressional Ballot" de Gallup (preferencia de los votantes por un partido u otro en las elecciones a la Cámara de Representantes) de esta semana coloca a los republicanos siete puntos arriba de los demócratas. Es la ventaja más amplia en intención de voto que el Partido Republicano haya tenido en unas elecciones al Congreso desde que Gallup existe -desde 1946. También la primera vez en la historia que el GOP alcanza la barrera del 50%.

En 1994, el último año que la Cámara dio un vuelco republicano, la mayor ventaja del GOP en Gallup fue de cinco puntos (49% - 44%) en el mes de julio. Aquel año, en la recta final de campaña, en los meses de octubre y noviembre, demócratas y republicanos se situaron en empate técnico.

Evolución desde marzo hasta el 15 de agosto, 2010:


La evolución del año 94:


PostData: Rasmussen sitúa la ventaja republicana esta semana en los 12 puntos (48% - 36%). También la mayor de su historia.

5 comentarios:

MiguelN dijo...

Una pregunta, ¿te has planteado alguna vez que toda esta retórica de los "outsiders" esté también planificada, tanto como lo puede estar toda campaña de gente "del aparato" de un partido?, ¿no puede haber ya campañas profesionalizadas y diseñadas para crear figuras aparentemente "outsiders" pero que en realidad son un producto más de la mercadotécnica política?.

Un saludo.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Claro que presentarse como outsider forma parte de una estrategia de campaña. La descripción que un candidato hace de sí mismo siempre es calculada. Pero hay candidatos que pueden autorpoclamarse outsiders y otros que no pueden ponerse esa etiqueta porque su trayectoria la contradice.

El outsider de toda la vida en USA, como su nombre indica, es aquel que entra en política después de hacer carrera y riqueza o triunfar en otros ámbitos. Aquel que no ha hecho de la política y del sector público su profesión, y que entra en política en un momento dado para aplicar allí la experiencia acumulada en la vida real.

Otros conceptos diferentes serían el de "maverick" que es aquel que va contra corriente o el de "underdog" que es auel candidato desahuciado que surge desde atrás y termina ganando a otros candidatos. Si el "underdog" derrota a candidatos apoyados por el partido puede llegar a llamársele también un "outsider" porque ha derrotado a un "insider". Y también al que surge fuera de los centros de poder tradicionales.

En España no hay outsiders porque la política es un negocio limitado a los que hacen de ella su profesión y se sirven de ella. Además en España pocos profesionales que alcancen el éxito en el sector privado deciden dar el salto a la política, entre otras cosas porque el sistema no ofrece las herramientas para que puedan hacerlo. De forma que la política queda como un terreno abonado para gente más bien mediocre.

Agua dijo...

¿Estás seguro seguro seguro de que en España no hay outsiders?

Para empezar, para un outsider que se precie, el sistema no es algo que lo limite, sino si me apuras, lo que más le rete ;)

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

¿Jesús Gil y Gil? Mira cómo acabó...

Agua dijo...

XDDDDD