lunes, 31 de diciembre de 2007

"We can go back to the past"

Repaso a las primarias republicanas de 1996 a través de la hemeroteca de elpais.com. La última oportunidad de Bob Dole. A su tercer intento por lograr la nominación presidencial republicana, al fin lo conseguía a sus 73 años.

Dole inicia la carrera por la presidencia (08-02-95)

A casi dos años de las próximas elecciones presidenciales, dos de los candidatos republicanos con mayores aspiraciones han entrado ya de hecho en la carrera. Phil Gramm, senador por Tejas, decidió el mes pasado la constitución de su comité de campaña, un preludio claro de sus intenciones. Y Robert Dole, senador por Kansas y jefe de la mayoría en la Cámara alta, ha anticipado que el próximo mes de abril anunciará oficialmente su candidatura. Retirado Jack Kemp, y a salvo de una decisión de última hora de Newt Gingrich, sólo otros dos nombres se esperan en la lista de la oposición: el ex vicepresidente Dan Quayle y el gobernador dé California, Pete Wilson.

¡Preparados, listos ya...! (11-03-95)

Los candidatos desfilan ininterrumpidamente por New Hampshire, escenario de las primeras elecciones primarias. Las cenas de recaudación de fondos se multiplican por todo el país. Las encuestas revelan los nombres de los favoritos. El presidente recorre la nación con la promesa de corregir errores .La agenda parlamentaria está sometida a los intereses políticos personales. La prensa especula sobre las posibilidades de cada cual... ¿Estamos en 1.996? No. El calendario señala acertadamente 1995, pero en Estados Unidos ha empezado ya la campaña electoral, y probablemente. la más intensa e ideologizada de los últimos años.

La presencia de Pete Wilson en la carrera presidencial de Estados Unidos sacude las aguas republicanas (29-03-95)

El gobernador de California disputará la Casa Blanca con un programa centrista.

El republicano Dole entra en la carrera electoral para ganar la Casa Blanca (11-04-95)

El senador Robert Dole dejó testimonio de su veteranía, experiencia y rectitud, tanto en su vida política como personal, al anunciar ayer formalmente su entrada en la carrera electoral por la denominación republicana a la presidencia de Estados Unidos.Con 71 años, el senador Robert Dole es el candidato de más edad que aspira a la Casa Blanca. Y en éste su tercer intento de ser presidente, es también el candidato republicano con más posibilidades. Tanto, que a año y medio de las elecciones, la campaña electoral parece ya un mano a mano entre Dole y el presidente Bill Clinton.

Codazos entre los republicanos para suceder a Clinton (10-09-95)

La aparente debilidad del presidente Bill Clinton ayuda a concebir grandes esperanzas a los republicanos sobre la recuperación de la Casa Blanca en las elecciones previstas para 1996, pero la confusión creada por la rivalidad entre los candidatos hace que los demócratas se froten las manos. El eterno aspirante Bob Dole se ve hostigado por toda una corte de voluntarios para obtener la designación que le hacen arrojar por la borda el conservadurismo moderado en el que se mueve como pez en el agua.

Las dudas de Colin Powell (22-10-95)

El ex jefe de las Fuerzas Armadas de EE UU se muestra indeciso sobre su candidatura a la presidencia.

Colin Powell anuncia que no será candidato en 1996 a la presidencia de Estados Unidos (09-11-95)

La decisión es no. Después de meses de intriga, el general Colin Powell anunció ayer que, con el deseo de preservar su vida privada, no será candidato a la presidencia de Estados Unidos en 1996. El Partido Republicanopierde, así, a quien podría ser su mejor candidato. Bill Clinton pierde a su rival más difícil. El país pierde a la figura que prometía revolucionar el sistema político norteamericano. Y los medios de comunicación pierden al que iba a ser el gran animador de la próxima campaña electoral. La ganadora es la esposa M general Powell, Alma, que parece haber influido decisivamente para que su marido evite los sacrificios personales y el riesgo físico de ser el primer negro con aspiraciones a ocupar la Casa Blanca.

El techo de Dole (20-01-96)

Ridiculizado hasta hace menos de un mes como un millonario caprichoso que no encontraba mejor causa en la que gastar su fortuna, Steve Forbes, el heredero de un imperio editorial el dueño de la famosa revista económica que lleva su nombre, ha emergido de repente como un sólido aspirante a candidato presidencial, el principal rival, de hecho, de Bob Dole para la denominación por parte del Partido Republicano.

Forbes arranca con fuerza en la carrera hacia la Casa Blanca (28-01-96)

Los millones no son garantía de triunfo, pero son imprescindibles para hacer política en Estados Unidos.

Peligra la candidatura de Dole a la presidencia de Estados Unidos (31-01-96)

La candidatura de Bob Dole está en peligro. Tras el ascenso en la popularidad de Steve Forbes y la pobre actuación del senador republicano en la respuesta al mensaje sobre el estado de la Unión, Dole ha sido sobrepasado por primera vez por el millonario editor en una encuesta en New Hampshire, y el lunes fue batido por Pat Buchanan en unas elecciones orientativas en el Estado de Alaska. Analistas y miembros del Partido Republicano comienzan a sugerir abiertamente la necesidad de buscar otro candidato para disputar la presidencia a Bill Clinton, y el propio Dole, de 72 años, manifiesta cansancio y desorientación.

Las cinco caras de la derecha (11-02-96)

De los nueve candidatos actualmente en la lista del Partido Republicano sólo dos o tres sobrevivirán a las elecciones en lowa y New Hampshire.

La victoria mínima de Bob Dole en lowa acentúa su debilidad política (14-02-96)

La primera prueba del calendario electoral de Estados Unidos, los caucuses de lowa, confirmaron la debilidad del principal candidato republicano a la presidencia, Bob Dole, que ganó por estrecho margen frente a dos rivales sin organización ni dinero. Steve Forbes, que sí había gastado dinero en abundancia en estos comicios, quedó relegado al cuarto lugar y perdió muchas posibilidades de convertirse en el fenómeno dominante de esta campaña. Las principales sorpresas en los caucuses del lunes fueron las buenas actuaciones del comentarista ultraconservador Pat Buchanan y de Lamar Alexander, que capitalizó los votos de quienes buscan una cara nueva.

El guerrillero americano (18-02-96)

Pat Buchanan intenta borrar su huella de extrema derecha para ganar en New Hampshire.

Una amenaza llamada Lamar (19-02-96)

Un desconocido pretende desbancar a Buchanan y a Dole en New Hampshire

Buchanan arrebata la victoria a Dole en New Hampshire por un puñado de votos (22-02-96)

Patrick Buchanan, el populista ultraconservador que ha movílizado, las fuerzas de extrema derecha para cambiar la faz del Partido Republicano, parecía anoche el ganador de las elecciones primarias de New Hampshire, que suelen anticipar el nombre del futuro candidato a la presidencia. Según los resultados adelantados por las cadenas de televisión a las tres de esta madrugada, tanto Bob Dole como Lamar Alexander estaban distanciados de Buchanan tan sólo en unos cuantos cientos de votos, aunque ninguno de ellos parecía tener ya posibilidades de victoria.

El ultra republicano (22-02-96)

"EL QUE gane en New Hampshire obtendrá probablemente la investidura", dijo la pasada semana Robert Dole, en alusión al nombramiento del candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos que debe salir de la convención del partido que se celebrará el próximo agosto en San Diego. Dole, jefe de la mayoría republicana en el Senado, cometió una imprudencia con ese comentario. Primero, porque él, que se tenía como favorito, no ha ganado en las primarias republicanas de New Hampshire; segundo, porque es improbable que el vencedor, el ultraderechista Pat Buchanan, sea finalmente el candidato republicano.

El Partido Republicanio estudia cómo parar la triunfal carrera del xenófobo Buchanan (22-02-96)

Decidido a resucitar su candidatura presidencial tras la derrota en las elecciones de New Hampshire, Bob Dole se ofreció ayer a salvar al Partido Republicano "de¡ extremismo y la intolerancia". La victoria de Pat Buchanan en las primeras primarias de la campaña ha hecho sonar la alarma en las filas republicanas, que buscan ahora desesperadamente la forma de parar al comentarista que, con su discurso populista y ultranacionalista, ha conmovido los c¡mientos del sistema político norteamericano. Pero existen dudas sobre quién es la persona que puede pararlo. Dole es el preferido por la dirección del partido, pero todavía no por el electorado, a juzgar por los resultados.

Dole parte como favorito en las primarias republicanas del Estado de Delaware (25-02-96)

El senador Bob Dole intentaba recuperar ayer en Delaware su papel de favorito a la candidatura del Partido Republicano a la presidencia de Estados Unidos. En ese pequeño Estado de la Costa Este se celebraron unas elecciones primarias a las que los candidatos apenas han dedicado atención, y que no son tan signficativas como las del pasado martes en New Hampshire o las de pasado mañana en Arizona, pero en una carrera electoral tan igualada, cualquier ayuda sirve para reforzar las posición de los contendientes.

El éxito de Forbes en las primarias de Delaware confirma la debilidad de Dole (25-02-96)

El editor millonario Steve Forbes recibe un precioso balón de oxígeno y el senador republicano Robert Dole sigue demostrando su vulnerabilidad en el proceso electoral estadounidense después del resultado de las elecciones primarias republicanas en el Estado de Delaware, celebradas el sábado. Todos los candidatos, excepto Forbes, renunciaron a hacer campaña en Delaware, por su escaso peso específico y para centrar su esfuerzo en las elecciones de mayor importancia, mañana, en Arizona y en Dakota del Norte y del Sur.

Buchanan asegura que si gana en Arizona obtendrá la candidatura republicana (28-02-96)

"Creo sinceramente que si gano en Arizona puedo ganar la candidatura", dijo un exultante Pat Buchanan en el marco ideal para hacer su campaña: el O.K. Corral de Tombstone, un remedo de pueblo del salvaje Oeste en el que se representan peleas y atracos de bancos para diversión de los turistas. Disfrazado en los tres últimos días de vaquero urbano, Buchanan se ha dedicado a explotar los temores a la inmigración y las desigualdades sociales para atraer al voto republicano. Bob Dole, que ha despedido a algunos responsables de su campaña, confiaba ayer en obtener su primera victoria en una primaria.

El millonario Steve Forbes se alza con la victoria en las primarias de Arizona (29-02-96)

Los resultados de las elecciones primarias en Arizona y en Dakota del Norte y Dakota del Sur demuestran que el elemento predominante en el campo republicano es la confusión. El millonario Steve Forbes, prematuramente dado por muerto en la liza, se alza con la victoria en Arizona y reúne más delegados que sus adversarios. Bob Dole gana por fin primarias en dos Estados, pero sigue sin arrastrar y su campaña está dominada por la tristeza.

Dole triunfa en Carolina del Sur (03-03-96)

El senador Robert Dole logró ayer hacerse con un amplio triunfo en Carolina del Sur. El ultracon servador Pat Buchanan se situó en segunda posición. Las primarias de este Estado son consideradas como el primer gran escalón de. la carrera por la candidatura presidencial, ya que abren una brecha definitiva entre ganadores y perdedores. Los expertos consideran que a partir de aquí la carrera por la candidatura republicana a las elecciones de noviembre próximo sólo tiene dos corredores: Dole y Buchanan.

Gingrich apoya a Bob Dole para la Casa Blanca (05-03-96)

Newt Gingrich, presidente de la Cámara de Representantes norteamericana, anunció ayer que apoya al senador Bob Dole como aspirante republicano a la Casa "Blanca. "Bob Dole es un amigo íntimo y un gran líder. Juntos aprobamos los proyectos de presupuesto equilibrado, reducción de impuestos y reforma del estado (le bienestar, proyectos que cuan(lo él llegue a ser presidente, se convertirán en ley", manifestó el líder de la revolución conservadora.

Dole triunfa en las primarias de ocho Estados y se afianza como principal candidato republicano (06-03-96)

Arropado por la maquinaria del Partido Republicano, el senador Bob Dole acariciaba anoche su mayor éxito de esta campaña electoral con la victoria prácticamente asegurada en los ocho Estados en los que se celebraron elecciones primarias. En Georgia, la ventaja de Dole sobre Pat Buchanan en el comienzo del recuento era aún muy pequeña para dar por seguro su triunfo. Pero el veterano político confirmó por fin ayer su condición de favorito y se encamina firmemente a obtener en los próximos días la candidatura de su partido a la presidencia de Estados Unidos.Con su éxito en los Estados de Verniont, Maine, Massachusetts, Connecticut, Rhode Island, Colorado, Maryland y la probable victoria en Georgia (Estados en los que en total se disputaban 208 delegados) Bob Dole consigue un amplio margen de ventaja sobre sus principales rivales, Pat Buchanan, Steve Forbes y Lamar Alexander.

Dole se catapulta como candidato republicano para disputar a Clinton la Casa Blanca (07-03-96)

Eufórico tras su claro triunfo en lugares tan distintos como Maine y Georgia, Colorado y Massachusetts, Dole declaró que la etapa de división en el Partido Republicano ha terminado, y que ahora todas las fuerzas conservadoras se unirán en torno a su candidatura. "Muy pronto vamos a unirnos para conseguir nuestro propósito, que es derrotar a Clinton", dijo.Eso parece cierto por lo que respecta a la mayoría de los candidatos que hasta ahora le han hecho frente. Lamar Alexander, el ex gobernador sureño que se presentaba como una alternativa joven y nueva, anunció ayer su despedida de esta carrera. Richard Lugar, que había conducido sin éxito una campana seria y centrista, abandonó también.

Dole duplica los votos de Forbes en Nueva York, según los sondeos (08-03-96)

Bob Dole se encaminaba ayer en Nueva York hacia la victoria que necesitaba para dejar a otro de sus rivales, Steve Forbes, prácticamente fuera de la carrera por la candidatura del Partido Republicano a la presidencia de Estados Unidos. Al cierre de los colegios electorales en Nueva York, las cadenas de televisión ofrecieron sondeos que pronosticaban la victoria de Dole con cerca del doble de votos que Forbes, el multimillonario que había gastado gran parte de sus energías y de su dinero en este Estado.Portavoces de la campaña de Forbes dijeron anoche que el editor tiene previsto seguir en el proceso electoral hasta comprobar si obtiene algún triunfo en las elecciones del próximo martes en el sur.

Dole arranca (10-03-96)

PARA ROBERT Dole, llegar a la final, a las elecciones presidenciales norteamericanas del próximo noviembre, como candidato a desbancar a Bill Clinton será en sí un gran triunfo personal. Porque el veterano senador por Kansas, líder de la mayoría republicana en el Senado, ya se ha quedado a mitad del camino en dos ocasiones: en 1980, Cuando fue designado candidato Ronald Reagan, y en 1988, cuando lo fue George Bush. Dole ya ha llegado, esta vez más lejos que nunca. El senador tiene prácticamente asegurada la designación del Partido Republicano tras sus victorias del jueves en las primarias de Nueva York y del pasado martes en las de otros ocho Estados.

Dole ve en Clinton, a su único rival tras su arrollador triunfo del 'supermartes' (14-03-96)

El proceso de selección del candidato del Partido Republicano está visto para sentencia después de la arrolladora victoria del senador Bob Dole en las primarias del supermartes. Dole celebró el éxito con una declaración: "El único martes más súper que éste va a ser el martes 5 de noviembre" la fecha le las elecciones. Además, y por si faltara poco, uno de sus rivales, el millonario Steve Forbes, aunciará hoy su retirada de la carrera presidencial, en la que se ha gastado 25 millones de dólares 3.125 millones de pesetas).

Buchanan y Perot amargan la victoria de Bob Dole (21-03-96)

El senador tiene asegurada la nominación republicana tras su victoria en el medio oeste.

Dole, tras su victoria en el Oeste, sólo tiene ya un enemigo: Clinton (28-03-96)

"La batalla por la candidatura republicana ha terminado. Esta noche ha empezado la batalla por el futuro de EE UU, y nosotros vamos a decidir ese futuro y vamos a derrotar a Bill Clinton". Un eufórico Bob Dole, tras su arrolladora victoria en California, ponía así el fin a varios meses de disputa contra sus rivales republicanos y a 16 años de frustrados intentos de ser el candidato de su partido a la presidencia norteamericana. "Estoy tan confiado, que voy a declarar ahora mismo que soy elegido", dijo.

Dole quema las naves al renunciar al Senado para disputar la Casa Blanca (16-05-96)

El candidato republicano a la presidencia norteamericana, Bob Dole, sacudió ayer la carrera electoral en Estados Unidos con el anuncio de que abandonará su escaño en el Senado y su cargo de líder de la mayoría republicana, con lo que: renuncia a la que ha sido su base de poder durante más de 30 años para concentrarse en un desesperado intento por derrotar a Bill Clinton el próximo mes de noviembre.

Dole elige candidato a la vicepresidencia a un populista para remontar la ventaja de Clinton (11-08-96)

La designación de Jack Kemp como candidato republicano a la vicepresidencia le da a la campaña de Bob Dole el impulso de un hombre de considerable carisma y energía personal, un californiano que ganó fama nacional como figura de la liga de fútbol, americano, un conservador con credenciales antiabortistas y populistas que lleva años dedicado a una cruzada personal contra los impuestos y por el crecimiento económico. Kemp, que tuvo importantes diferencias con Dole en el pasado, es la opción más arriesga¡ entre las que el ex senador barajaba como compañero de candidatura, pero también la única que puede ayudarle a remontar la diferencia que el presidente Bill Clinton le lleva en las encuestas.

Una prueba pasada con nota (17-08-96)

Para lo que cabía esperar, la Convención Republicana concluyó con buenas notas para la oposición: la disidencia ha sido acallada, Jack Kemp ha sido investido como el salvador; Bob Dole ha sido, por fin, escuchado por los norteamericanos en un discurso bueno para sus cualidades como orador, y su candidatura se va de San Diego robustecida y con 74 millones de dólares en la arcas (unos 9.250 millones de pesetas). Es de esperar que eso se refleje inmediatamente en las encuestas, y Dole acorte cuantiosamente la distancia que le separa de Bill Clinton.Pero esa recuperación puede ser sólo un espejismo si ahora Dole, ya solo ante el desafío, no consigue precisar su mensaje y comunicarlo apropiadamente a los votantes, cosa que todavía, no ha ocurrido. El mensaje de San Diego es aún vago y contradictorio.