jueves, 20 de diciembre de 2007

Henry Kissinger endorsea a John McCain

En un movimiento insólito y sin precedentes, el doctor Henry Kissinger, ex Secretario de Estado, ha decidido dar su apoyo público al Senador John McCain. Hasta ahora, Kissinger se había destacado por dar apoyo a los candidatos republicanos ya elegidos, por lo que resulta una rareza en su historial este paso adelante antes de las primarias para apoyar a uno de los precandidatos del GOP. Kissinger nunca ha sido muy popular entre los sectores más conservadores que han cargado durante treinta años contra su crudo realismo y falta de moralidad, pero su endorsement es la bendición de un peso pesado del establishment.

"Admiro tremendamente su servicio a la Nación. Creo que él es el mejor candidato para servir a nuestra Nación en un periodo extremadamente difícil y complicaddo", ha dicho. Añadiendo que no se siente cómodo ofreciendo su endorsement a un candidato, pero que John McCain se lo merece. El anuncio tuvo lugar en Massachusetts ante seis cámaras de televisión, incluídas estaciones de televisión local como WHDH o New England Cable News que se ve en New Hampshire.

Coincide con un reportaje que CBS Evening News dedicó hace dos días al Senador McCain, confirmando su momento ascendente en el estado de granito, y con un nuevo spot lanzado ayer en New Hampshire. En él, apunta los recientes avances conseguidos en Iraq en los últimos meses, y recuerda cómo él fue criticado cuando propuso y apoyó un aumento de tropas el pasado invierno. Arriesgó su capital electoral por una causa impopular en la que entonces nadie creía. Ahora puede presumir de ello.

(...) Narrador: "Un hombre nos avisó de que estábamos fracasando en Iraq, y nos dijo cómo podríamos dar la vuelta a las cosas. Más tropas y una estrategia diferente. Recibió mucho fuego, pero apoyó lo que sabía que era lo correcto. Hoy esa estrategia está funcionando."

Sen. John McCain: "No fui a Washington a ganar 'Mister Simpatía'. Fui allí a servir a mi país."

Narrador: "Un hombre que hace lo que es mejor para América. No lo que es fácil." (...)


4 comentarios:

Pep Martí dijo...

Ante todo, felicidades por tu magnífico blog. Sobre Kissinger, muy interesante lo que dices. si no me equivoco, sí que ha dado su apoyo a candidatos antes de ser nominado. De hecho, él fue un hombre de Rockefeller, a quien apoyó frente a Nixon en 1968. También, claro, a Ford ffrente a Reagan y a Bush frente a Reagan en 1980. Y diría, no estoy seguro, que en el 2000 también apoyó a McCain frente a Bush hijo. En este sentido, puede decirse que Kissinger es un "republicano liberal", pero un halcón en política exterior. No sé si existe otro superviviente de lo que llamaríamos el republicanismo Rockefeller. Quizá Giuliani.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

En 1968 no lo conocía el público. En el 76 estaba integrado en el equipo de Ford. Y después ha "aconsejado" a candidatos cocnretos. A Bush en el 80 por ejemplo a través de la Trilateral. Pero eso es diferente a dar un endorsement. Una cosa es asesorar o trabajar como consejero externo para una campaña, y otra diferente es montar un acto público ante la prensa dodne sales con el candidato pidiendo el voto para él. Eso es entrar en la política electoral.

En el año 2000 no hubo endorsement de Henry Kissinger. Ahora sí, y lo nombra co-presidente honorariod e su campaña en Nueva York.

Jordi Coll dijo...

Cuando McCain habla de immigración, por ejemplo, apela a cosas como la compasión. No es un poco hipócrita aceptar el endorsement de un tipo envuelto en el golpe de estado de Pinochet? Lo digo porque presume de coherencia y integridad en algún anuncio que ha lanzado...

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Si por eso fuera, debería rechazar todos los endorsements de altos funcionarios de los Departamentos de Estado y Defensa de las últiams seis décadas.

Además, Kissinger en toda su vida no ha sido más que un abogado en nómina de la Chase Manhattan Bank
. Cuando era funcionario del Gobierno seguía siendo un abogado de los intereses de la banca internaiconal. Así que en cualquier caso la responsabilidad de sus acciones posa sobre hombros muy honorables, y con muy buena prensa, como su jefe. Lo que pasa que la mala fama se la lleva el ejecutor...