jueves, 27 de diciembre de 2007

Reapareció la política exterior

En una campaña como esta cualquier acontecimiento puede tener su impacto en la valoración que los votantes hacen de los candidatos. Las portadas de los periódicos y las cabeceras de los informativos dictan el orden de cada día. En las últimas semanas habíamos presenciado cómo el debate se ha ido replegando hacia los asuntos de política doméstica, incluso local. Una vuelta al escenario previo al 9/11 que empezaba a recordar campañas pasadas. Lo que se ha reflejado, por ejemplo, en la menor presencia de Giuliani en los medios. Pero el asesinato de Benazir Bhutto en Pakistán podría alterar ese guión, desplazando estos últimos días el encanto familiar de la figura de los Gobernadores, y resituando en primera fila de la actualidad a los líderes con mayor experiencia y "prestigio internacional".

Puede ser una ocasión única para el ex Alcalde Rudy Giuliani de volver a intentar el asalto a New Hampshire, sustituyendo el anterior esfuerzo centrado en sus logros como frío y eficaz gestor de la ciudad de Nueva York, por la más espectacular bandera de la lucha contra el terrorismo islámico que amenaza con quemar nuestros hogares y comerse a nuestros hijos. Otro de los grandes beneficiados puede ser el eterno héroe inmarcesible, el único hombre de cuyo valor y "cojones" no se duda en esta campaña, John McCain.

Entre los demócratas, aunque suene mal o feo decirlo, un acontecimiento como el asesinato de Bhutto es justo lo que Hillary Clinton -que conoció a la difunta cuando era Primera Dama- necesitaba en estos últimos siete días para tener un competente caballo de batalla contra el brillo superficial de Obama y el populismo localista de Edwards. Para el otro demócrata de peso en asuntos mundiales, el Senador Joe Biden -presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado-, parece algo tarde para demostrar su manifiesta superioridad en este ámbito.

También existe la posibilidad, no descartable, de que por mucho que Katie Couric, Charlie Gibson o Brian Williams se empeñen en hablar del tema, los votantes de Iowa y New Hampshire ignoren lo ocurrido en el otro extremo del mundo, o pasen olímpicamente del asunto.

2 comentarios:

Jordi Coll dijo...

Biden sería un buen candidato a Secretario de Estado en una administración demócrata?

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Sí. Pero ese puesto ya está epdido. Si Hillary es Presidenta el Secretario de Estado será Richard Holbrooke. Ya lo iba a ser con Gore y con Kerry. Debe ser gafe.