jueves, 23 de septiembre de 2010

NY - Sen: ¿Gillibrand vulnerable?



Otra carrera que se iguala en Nueva York. SurveyUSA concede a la Senadora Kirsten Gillibrand (D) (en la imagen) un sólo punto de ventaja sobre Joe DioGuardi (R). Este sondeo llega después de que Rasmussen redujera la ventaja de Gillibrand a la mitad - de 20 a 10 puntos. Gillibrand fue nombrada Senadora por designación directa del Gobernador David Paterson para cubrir la vacante de Hillary Clinton, y esta es su primera campaña estatal. DioGuardi es un ex Congresista que representó al 20º Distrito de NY en la Cámara de Representantes en los años 80. Hijo de un inmigrante italiano de origen albanés, es además de candidato republicano, candidato del Partido Conservador y del Partido de los Contribuyentes.

La principal cualidad de la Senadora Gillibrand es su talento para recaudar fondos. Ha reunido más de 10 millones de dólares desde que juró como Senadora hace año y medio, y actualmente le quedan unos 4,5 millones de dólares en el banco para gastar durante la campaña. DioGuardi tuvo una dura lucha en la primaria republicana con el ex funcionario del Departamento del Tesoro, David Malpass y el abogado de Long Island, Bruce Blakeman, y ahora cuenta con apenas un millón de dólares.

Gillibrand también juega con la ventaja estructural que supone la ciudad de Nueva York para cualquier candidato demócrata. Combinación de liberales blancos y minorías étnicas y religiosas, la ciudad lleva un siglo y medio dominada por la maquinaria del Partido Demócrata. El bastión del partido lo forman cuatro de sus cinco distritos municipales: Manhattan, Brooklyn, Queens y el Bronx. La blanca y católica Staten Island es el único distrito urbano republicano -votó por Bush en 2004 y por McCain en 2008. Esto permite al candidato demócrata de turno hacerse con una ventaja de millones de votos difícil de contrarrestar para su rival en otras secciones del estado.

La sección intermedia es la sección suburbana que consiste en los condados de Long Island, Westchester y Rockland. Reductos tradicionalmente republicanos, con gran número de republicanos de Rockefeller, en las últimas décadas han votado masivamente demócrata con la desaparición de aquel republicanismo tibio, aunque en años recientes parecen más variables que en los años 90, gracias al impacto del terrorismo y las preocupaciones por la seguridad. La polémica de la mezquita de la Zona Cero puede jugar este año un papel importante en estos condados.

La tercera sección en que se divide el estado es la más conservadora de las tres. Incluye todo el norte y oeste del estado, lo que llaman el "upstate" y el interior, y se parece más a Pennsylvania u Ohio que al área metropolitana de NYC. Esta zona será la fortaleza electoral de DioGuardi o de Carl Paladino en la elección para Gobernador. Aunque hay unos cuantos condados dominados por los demócratas que pueden tener parte de la clave: Erie (que incluye la ciudad de Buffallo), Albany (que incluye la capital administrativa, un nido de burócratas), Tompkins (fuerte población universitaria), Monroe (Rochester) y Onondaga (Syracuse).

La derrota de Gillibrand (o la de Cuomo) sólo será posible si existe una desmovilización de trabajadores públicos y estudiantes en esos condados que marcan la excepción en el "upstate", sumado a la baja participación en New York City. Si ese escenario se da, el republicano necesitará mantener fuerte su base y sumar votos nuevos en el área suburbana.