miércoles, 23 de abril de 2008

"A win is a win"











Esa será la máxima de Hillary Clinton hasta el 3 de junio. "Una victoria es una victoria. Pero tal vez esté anticuada sobre eso. Pero si compites en una competitiva carrera con una considerable desventaja financiera, yo creo que tal vez la pregunta debiera ser por qué él no puede acabar con todo esto?", es lo que repetía en sus mítines antes de las votaciones, y lo que las urnas en Pennsylvania vinieron a confirmar.

Su base electoral se mantiene firme: una mayoría de mujeres, blancos étnicos de todas las edades, votantes de estudios bajos y medios, y blue-collar workers de más de sesenta condados se unieron ayer para conformar una coalición que aseguró la victoria para la Senadora. El llamamiento al "Stop the Drama" de los seguidores de Obama no surtió efecto. El candidato negro dominó el voto en Philadelphia pero se quedó algo corto en sus suburbios -se llevó Chester y Delaware, pero Hillary triunfó en Montgomery y Bucks.

Los sesudos analistas se limitarán a señalar que, agotada una nueva primaria, el equilibrio de fuerzas entre Obama y Hillary sigue igual que como estaba en la lucha por alcanzar los 2,025 delegados. Cierto. Pero limitarse a eso no sería justo. No podemos juzgar el resultado de ayer -una derrota de Obama que ronda los diez puntos de diferencia- como si el Senador por Illinois se hubiera pasado por el estado de Pennsylvania en tres tardes aisladas durante seis semanas. Y sólo por Philadelphia. No ha sido el caso.

El front-runner demócrata hizo campaña en ese estado hasta la víspera de las votaciones, y no sólo en Philadelphia, estuvo en el Condado de Berks, donde perdió por 16 puntos, pasó el último fin de semana en el condado de Clinton, donde ayer perdió por 38 puntos... tenía el apoyo del político más popular del estado, el Senador Bob Casey, invirtió dinero en publicidad televisiva, incluso se permitió dar réplica en cuestión de horas a los spots negativos de su adversaria.

Obama no renunció a Pennsylvania. Compitió y estuvo presente hasta el final. Y aún así perdió por diez puntos. Pero nos dicen que ¿no se le podía exigir más en una primaria demócrata? Al front-runner demócrata. A uno de los candidatos nacionales mejor financiados de la historia. A un tipo que se supone está de moda.... Ese candidato ha perdido en siete de los diez estados más populosos de la Unión. Sus cifras en esos grandes estados siguen siendo casi idénticas a cuando no era el favorito. No hay avances. Si incluímos los votos de la Florida, la Senadora Clinton se sitúa a sólo 300,000 votos de igualar a Obama en voto popular total. Ella ha ido de menos a más; él de más a menos.

Si incluyeramos los votos de Michigan, cosa que no haremos por ser justos, ya que el nombre de Obama no aparecía en las papeletas, Hillary ya estaría en cabeza en voto popular. Más de lo mismo si los estados pequeños hubieran celebrado primarias en lugar de Caucus. Y si los demócratas aplicaran el winner-take-all que utilizan los republicanos, probablemente Hillary ya sería la nominada y Obama habría sido una especie de candidato regional del Sur, las Rocosas y las grandes planicies - y del Sur sólo gracias al voto negro.

¿Y ahora qué? Hillary queda bien colocada para vencer en al menos cuatro plazas más: Indiana -72 delegados-, Virginia Occidental -28 delegados-, Kentucky -51 delegados-, y Puerto Rico -55 delegados. Gracias al voto afroamericano, Obama parece tener asegurada la victoria en Carolina del Norte -115 delegados-, y es el favorito para Oregon -52 delegados-, y los testimoniales Montana -16 delegados- y Dakota del Sur -15 delegados.

Cuando termine el proceso de primarias, seguirá manteniendo su ventaja en delegados electos, pero lejos de asegurarse la nominación con los mismos. El compromiso de los superdelegados nunca es definitivo, siempre está abierto a cambios. Hasta el mismo día de la votación en la Convención, los candidatos están expuestos a que un superdelegado que creían tener atado les ponga los cuernos. La misión de Hillary será el de convencer a estos de que Obama no puede ganar en noviembre. Todo debe jugarlo a su fortaleza en los estados más competitivos de hace cuatro años.

El momento más delicado para el front-runner, más en lo simbólico que en lo práctico, podría llegar el 13 de mayo con la primaria de Virginia Occidental. Estado tradicionalmente demócrata -votó por Dukakis en el 88 y por Clinton en el 92 y el 96-, vecino de Ohio y Pennsylvania, ha sido ganado con facilidad por Bush en las últimas dos presidenciales. Un demócrata que quiera ser Presidente necesita ser competitivo en Virginia Occidental. Con una contundente victoria allí, Hillary podría cargar más su saco de argumentos para presentar un buen caso ante los superdelegados. Pero jugaría en su contra la dificultad de explicar a los votantes demócratas que quiere ser su candidato teniendo menos número de delegados electos que su adversario. Cacicada. Mala prensa.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo creo que todo se reduce a quien puede ganar en Noviembre. Me imagino que los superdelegados votarán pensando en ésto y Hillary tiene más posibilidades, me parece, aunque también he leído que tiene un gran rechazo por parte de muchos electores.

Por cierto, muy buena la explicación. Ayuda mucho para situarse informativamente en la actualidad electoral yanqui.

José Luis

Anónimo dijo...

"Ella ha ido de menos a más; él de más a menos."

Upss, perdón, acaso estuve fuera del planeta los ultimos 12 o 18 meses, ELLA ha ido de menos a más, o acabas de inventar la aritmetica vasca o no te entiendo bien. Porqeue quien tenia 20 y casí 30 puntos de ventaja a nivel nacional sobre cualquier competidor democrata en U.S. es Hillary Rodham Clinton, ventaja pulverizada hoy en día. Eso, entiendo es ir de menos a más? Vaya forma de interpretar las cosas.
El va de más a menos, What? Como? Hace menos de un año, no solo no tenía posibilidades como nominado democrata, estaba por debajo de Edwards incluso o Richardson en intención de voto nacional. Hoy por hoy esta por encima en todos los items, tanto que es inalcanzable practicamente hasta Denver, o la probable Convención de Superdelegados en Junio. Inalcanzable en todo: voto popular, numero de estados, numero de delegados, etc... los numeros que cuentan. Y tu insistes, el va de mas a menos, cual mas, nunca lo tuvo, Obama estallo este año, y la que se desinflo tristemente fue ella, la Candidata Inevitable, al igual que el Guliani Republicano, con la diferencia, que ella no tiene disciplina partidaria, porque los Clinton, son casí un Cartel dentro de la politica estadounidense, no solo democrata, por eso hacen lo que se les da la gana, no han retrocedido ante cosas más delicadas, no van a hacerlo ahora. Creo que Hillary no solo en numeros ha ido de un Gran Gran Mas a un gran Menos, también ha sido despedezada en imagen publica a nivel nacional, en aceptabilidad, en desaprobación, en falta de escrupulos y juego sucio.

"Si incluyeramos los votos de Michigan, si fueran caucus, si el winner take all, sí Florida, sí esto, sí aquello y más alla"

"Si en 5 minutos me ganará la lotería, si el Barça elimina al Manchester, si el Madrid pierde la liga, sí el precio del petroleo bajará"

Por favor, son muchos sís para darle la victoría a Hillary, cuando la tenía en sus manos casí escriturada y se hizo polvo frente a sus mismos ojos teniendo toda la maquinaria democrata, los millones y las influencias de los Clinton. El winner take all tampoco lo tienen los republicanos, las normas estaban puestas de antemano.

Los republicanos en tiempos de crisis han dado ejemplo alineandose a regañadientes, creo que los democratas igual, salvo como dije, el Cartel Clinton.

Sauzer Gush

Anónimo dijo...

3.523 es el numero total de delegados en juego en la contienda democrata en 2008. Gracias a Pensilvania, ayer, Barack Obama ha obtenido 1.686 delegados, es decir, 59 delegados más, por encima de la mitad. Este sí es un buen argumento para decir quien debe ser el nominado.

Vladymir

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Sauzer Gush, yo no hablo de ventajas en sondeos. Lee bien el artículo. Donde digo lo de 'menos a más' estoy hablando de la diferencia existente en voto popular entre Obama y Hillary Clitnon. Va menguando respecto a lo que era en febrero. Tras las primarias del 4 de marzo y las de ayer, Hillary ha recortado notablemente la ventaja de Obama en voto popular total.

Obama es el candidato mejor financiado de la historia (exceptuando al Bush de 2004), el que más minutos televisivos está recibiendo, es el favorito, el nominado inevitable, hace campaña hasta el último día en Pennsylvania, y PIERDE POR 10 PUNTOS. Eso no es culpa de Hillary Clinton. Eso nos habla de la incapacidad de Obama para llegar a amplios sectores del electorado.

Salvo en las últimas dos elecciones, las priamrias demócratas siempre llegaron hasta junio -desde 1992 para atrás todas. Pero ningún front-runner fue incapaz de asegruarse la nominación mediante pledged delegates. Sólo este.

Si no queréis verlo, a mí me es igual. Pero yo no estoy aquí para hacer campaña por nadie y ocultar la realidad de los datos.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

A vosotros supongo que os parece algo DE LO MÁS NORMAL que ese nominado indiscutible tras el cual debieran cerrar filas todos los demócratas, siga a estas alturas de carrera perdiendo por 10 puntos estados en los que hace campaña e invierte fondos.

No es normal. Y mientras no se concience de ello y estos datos, en lugar de rechazarlos, no fuercen una reflexión en su entorno, en noviembre reflejará los mismos problemas. Y no es una cuestión de unidad o no unidad.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Vuestro error es que creéis ingenuamente, que con la retirada de Hillary ya quedaría resuelto el problema que tiene Obama con los blue-collar workers o los blancos no universitarios de estados mixtos.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Un dato que debí incluir en ela rtículo. Obama se ha gastado en Pennsylvania 3 VECES MÁS dinero que Hillary Clinton.

Jim dijo...

Coincido con el análisis de Antxon. Es evidente que Obama no logra llegar a grandes porciones del electorado. Esto es así, es evidente. Como dice Antxon, se ha gastado mucho más dinero y ha hecho campaña activa,y aún así es incapaz de ganar en grandes Estados. Sí, logró reducir la ventaja de Hillary, y eso es un buen dato para que reflexionen qué hacen bien y qué mal desde el Team Obama. Pero no consolida, por eso Hillary se mantiene en liza.
Los Demócratas van a tener un serio problema en noviembre porque el desgaste está siendo brutal, los partidarios de Obama o Clinton van a estar de uñas con el otro. En fin, demasiado apetitioso para un McCain con las uñas bien afiladas.
Personalmente, prefiero que Hillary y Obama sigan compitiendo, es necesario que los Demócratas vean y decidan de una bendita vez quién de sus candidatos es el mejor para representarlos.
Todo esto no es malo desde el punto de vista democrático, sólo de los Demócratas, que se les indigesta una posible victoria Republicana :)

Jim dijo...

Coincido con el análisis de Antxon. Es evidente que Obama no logra llegar a grandes porciones del electorado. Esto es así, es evidente. Como dice Antxon, se ha gastado mucho más dinero y ha hecho campaña activa,y aún así es incapaz de ganar en grandes Estados. Sí, logró reducir la ventaja de Hillary, y eso es un buen dato para que reflexionen qué hacen bien y qué mal desde el Team Obama. Pero no consolida, por eso Hillary se mantiene en liza.
Los Demócratas van a tener un serio problema en noviembre porque el desgaste está siendo brutal, los partidarios de Obama o Clinton van a estar de uñas con el otro. En fin, demasiado apetitioso para un McCain con las uñas bien afiladas.
Personalmente, prefiero que Hillary y Obama sigan compitiendo, es necesario que los Demócratas vean y decidan de una bendita vez quién de sus candidatos es el mejor para representarlos.
Todo esto no es malo desde el punto de vista democrático, sólo de los Demócratas, que se les indigesta una posible victoria Republicana :)

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Hillary Clinton está demostrando talento para la supervivencia. Aunque en realdiad estoy convencido de que todo viene del defecto de Obama.

Cuando Hillary anunció su candidatura, nadie la veía como la candidata de los trabajadores industriales o los votantes no universitarios de ingresos bajos. Ese era el rol de John Edwards. Es Obama el que la ha convertido en lo que hoy es. Los blue-collar workers la votan porque es la alternativa a Obama.

Hillary no sería más que una elitista criada en la Ivy League para mucha de esa gente, candidata de consumo urbano con poca afinidad con aquellos que no son liberales por una cuestión de principios. Exáctamente lo mismo que ven en Obama. Pero es este último el que no convence a ese electorado; no Hillary la que los entusiasma. A Hillary la han adoptado porque es a día de hoy la única alternativa. Y ese es el mayor problema de Obama.

Creo que en todo este proceso, Hillary Clinton se está transformando en una mejor candidata de lo que era al principio; todo lo contrario le ocurre a Obama. Si Hillary saliera nominado (cosa que no creo que ocurra) saldría muchísimo más fuerte que si hubiera ganado las primarias con el mínimo esfuerzo. Ha logrado llegar al voto fluctuante que dio la Presidencia a los republicanos en las últimas elecciones. El blanco de bajos ingresos, patriota, bebedor de cerveza, residente en grandes estados del Noreste y el medio oeste, poco interesado por la política pero que va a votar cada cuatro años. Obama la ha hecho buena entre ese electoraodo.

Pep Martí dijo...

¿Es realista pensar en una tercera opción, tipo Gore, si Obama gana pero perdiendo fuelle, y Hillary resiste y lo hace mejor en las últimas semanas pero aun así quedar un punto por debajo?

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

No lo creo. Hay sólo dos candidatos. Aunque se llegara sin nominado definitivo a la Convención, siemrpe que todos los delegados y superdelegados se pronunciaran, uno de los dos tendría que alcanzar la nominación. El bloqueo suele llegar cuando el favorito de lso dos principales aspirantes no alcanza el número de delegados suficiente debido a que canddiatos menores retienen delegados que podrían amrcar diferencias. Eso puede llevar a una candidatura de compromiso.

Pero en este caso veo más probable que todo lleve a un ticket conjunto entre Obama y Hillary. Salvo que Hillary pierda en Indiana, o después de la última primaria de junio decida retirarse y ofrecer su apoyo a Obama, restaurar su imagen dentro del partido, esperar desde fuera (pero haciendoc ampaña por él) una derrota de Obam, y presentarse de nuevo en 2012.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Creo que para que ocurriera lo que tú planteas, Al Gore tendría que ofrecerse de antemano, empezar un par de meses antes de la Convención a recabar apoyos entre los superdelegados, y llegar a la convención apoyado por un buen puñado de superdelegados. Y eso no lo hará.