miércoles, 21 de mayo de 2008

Resultados y conclusiones en OR y KY

El Senador Obama sigue acercándose a la nominación demócrata, aunque todas sus debilidades continúan siendo expuestas en cada primaria. La victoria de Clinton en Kentucky fue superior a la de Obama en Oregon, por lo que la Senadora por Nueva York continúa recortando la diferencia en el voto popular, y esto puede empeorar porque se calcula que Puerto Rico -vota el 1 de junio- cuenta con un potencial de 2.4 millones de votantes registrados, y haciendo de la no inclusión de Florida y Michigan un argumento para deslegitimar la ventaja de Obama.

Obama se llevó una derrota de 35 puntos en Kentucky. Su victoria en el condado de Jefferson, el condado de Kentucky más favorable a sus intereses debido a que alberga una población más urbana, se quedó en los siete puntos. Esperaba poder aventajar a Hillary en cerca de veinte puntos en ese condado. Definitivamente, a Obama se le dan mal los Apalaches. Ha vencido sólo en dos condados de Kentucky, cinco de Ohio, ninguno de Virginia Occidental, y por ir más al este, sólo siete de Pennsylvania. El reciente endorsement de John Edwards ha tenido un impacto nulo en términos de recuperación del voto obrero industrial y rural blanco de esa zona. Parece que se esfuman así las opciones de John de ser el running-mate de Obama.

En Oregon, el front-runner logró una victoria de 16 puntos. Según los sondeos a pie de urna, una de las claves de su victoria en Oregon ha sido su posición contraria a la suspensión temporal del impuesto federal sobre las gasolinas. Al parecer, los votantes más liberales de Oregon, gente bien acomodada de un buen status económico, y muy desarrollada conciencia ecologista, defienden un Gas Tax alto porque consideran que el problema está en que la gente utiliza demasiado el coche particular. En cambio en Kentucky, un estado más pobre y con menos facilidades en el transporte público, apoyaban masivamente la suspensión del impuesto prometida por Hillary Clinton. Para la gente de Kentucky, la actitud de los votantes de Oregon podría calificarse de elitismo.

Hillary sigue dando guerra, pues. Si la Convención Nacional Demócrata tuviera lugar una semana después de dar por terminadas las primarias, la Senadora Clinton podría plantear en Denver una batalla formidable por la nominación. Pero los dos meses y medio que van desde la última primaria -3 de junio- hasta la Convención -25 de agosto-, con el consecuente enfriamiento de la batalla, la dejarán en mala situación para luchar por nuevos compromisarios.

Primaria de Kentucky

Hillary Clinton 459,145 votos (65%)

Barack Obama 209,771 votos (30%)

Primaria de Oregon

Barack Obama 319,164 votos (58%)

Hillary Clinton 228,494 votos (42%)


Recuento de delegados totales (2,026 para ganar)

Barack Obama 1,953 delegados (1,648 delegados electos + 305 superdelegados)

Hillary Clinton 1,770 delegados (1,493 delegados electos + 277 superdelegados)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Obama tiene que luchar por tan solo 71 delegados y tiene el pavo en el horno. Doña Hillary tiene que subir Alpe de Huez de rodillas para alcanzar la cifra de 270 delegados. Si eso no es una mala situación, como será en los días de enfriamiento previos a la convención.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Hillary lucha porque Florida y Michigan sean tomadas en cuenta. Si se incluyen esos dos estados, el número necesario para asegurar la nominaicón se elevaría a más de 2,200. Y los superdelegados siempre están abiertos a cambiar de bando, su compromiso no es definitivo, pueden cmabiar de parecer 1 minuto antes de votar en la Convención.

Por eso digo que si la Convención se celebrase en junio, Hillary podría plantear batalla, especialmente si sigue avanzando en voto popular. Pero siendo la Convención a finales de agosto, no tiene ninguna opción porque dos meses dan de sobra para que el partido lo ate todo bien atado.

De lo que no hay duda es de que los delegados de Hillary quieren llevar esto hasta la Convención, aunque no ganen, para plantear una batalla similar a la de Ted Kennedy en 1980
, que llegaba mucho peor de lo que llega Hillary a esta Cionvención. Pero la candidata mirara por su futuro y supongo que pedirá que rompan filas. Aunque no sería descartable que algunos grupos de delegados armen jaleo y se hagan escuchar en la Convención. Especialmente si Hillary no va para VP. Se les ve muy muy fanáticos y comprometidos con la causa.

Anónimo dijo...

Teniendo en cuenta que quien ganara en un Estado se llevara todos los electores,¿ cuales serían los resultados ?.

Para mí, Obama es un mal candidato y como mínimo un 30 % de los votantes de Hillary van a votar a McCain. ¿ podrá Obama superar esto ?. ¿ Ganará Obama alguno de los estados donde ha ganado ampliamente a Hillary, Sur y Rocosas ?. Creo que los demócratas van a perder e Hillary lo sabe y se está postulando para 2.012.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Aún es demasiado pronto apra hacer cálculos de votos electorales. Los dos últimso meses lo veremos más claro. Aún habrá mucho altibajos, la selección de los running-mates, las convencioens... todo eso suele traer mucha espuma. Como cuando la espuma colma un vaso que en realdiad está lleno sólo hasta la mitad. A partir de septiembre los números se estabilizan y vemos con más claridad donde es fuerte cada cual.

En principio lo que está claro es que Hillary es más fuerte (más ffuerte y más fuerte que McCain, parece) en el Rust Belt, en los estados que combinan zonas industriales con los valles de lso Apalaches. Y también en Florida. Un análisis tradicional de la situaicón nos llevaría a la conclusión de que es la mejor candidata para ganar.

Pero aún no sabemos en qué puede quedar la aparente fortaleza de Obama en algunos estados del Centro y el Oeste. Si realmente su avance ene stados como Colorado, Dakota del Norte... es algo que lo convierte en competitivo en esos lugares novedosos para un demócrata, o si en realdiad esos números son como los números que en 2004 decían que Kerry eera favorito en Colorado (estado que luego perdió claramente) o que Bush podía ganar en Hawaii (hatsa envió a Cheney la última semana a hacer campaña allí) y al final no pasó nada de eso.

LO que sí es evrdad es que es mucho más sencillo ganar la Presidencia ganando Florida, Ohio, Missouri, y ese tipo de estados... que intentando ganar en estados ganados por Bush por 15 y 20 puntos hace cuatro años. Además, un estado como Florida aporta más al colegio electoral que Colorado, Dakotas, Nebraska o Montana juntos.