martes, 13 de mayo de 2008

En Campaña: Hillary confiada en WV


Hillary Clinton y Barack Obama coincidieron ayer por primera vez en Virginia Occidental. Para la Senadora por Nueva York era su segundo día de intensa campaña en el estado. A pesar de que los sondeos de opinión la colocan con una ventaja inalcanzable para la primaria de hoy, la candidata no quiere disgustos y está trabajando el voto como si se tratase de un estado indeciso. La última encuesta de Suffolk University le concede una ventaja de 36 puntos.

Después de comer se pasó por Logan, un pueblo en crisis cuya economía depende de las minas de carbón. En un abarrotado gimnasio de una escuela de secundaria, Hillary tocó todos los temas centrales de su discurso, prometiendo a las masas que ella arreglará la devastada economía del lugar, acabará con la dependencia del petroleo extranjero, y será una resolutiva comandante en jefe en tiempos de crisis.

"Virginia Occidental es un indicador real sobre en qué dirección soplarán los vientos políticos." Su objetivo es que este estado envíe un claro mensaje de que la gente trabajadora, la gente de cuello azul, la quiere a ella, no a Obama. "No estaría haciendo esto si no creyera que sería la mejor Presidente para Virginia Occidental y América, y que soy la candidata más fuerte para derrotar a John McCain en otoño." Mitin de Hillary en Logan.

El paso de Obama por el estado fue menos intenso. Apenas una parada en Charleston antes de marcharse a Kentucky, donde tampoco le sonríen los sondeos. El Senador quiso mirar más hacia McCain que hacia Clinton. Habló sobre asuntos de veteranos de guerra, un tema inusual en su campaña. Anda preocupado por los ataques que está recibiendo de los republicanos que lo acusan de no apoyar a las tropas por haber votado en contra de destinar más fondos para las operaciones militares en Iraq.

También adelantó que la próxima semana tiene previsto dejarse ver por Missouri, Michigan y Florida, tres estados que serán decisivos en noviembre. En dos de ellos -Missouri y Florida- sus números son preocupantes, y en Michigan tiene enfadados a muchos demócratas que no han tenido derecho a participar en el proceso de primarias. Quiere concentrarse en la elección general, pero no podrá huir de la preocupante realidad que puede aflorar esta noche en Virginia Occidental: su recuperación de la pasada semana, y el endorsement de un elevado número de superdelegados, no parecen haber relanzado ni siquiera un poquito sus opciones en este estado ganado por todo demócrata elegido Presidente desde 1916. Mitin de Obama en Charleston.