domingo, 25 de mayo de 2008

Entre amigos


El Correo nos habla esta mañana del círculo íntimo del candidato Barack Obama. Nos presenta a John Favreau, la voz del candidato, un joven de 26 años que le escribe los discursos. Y la troika que dirige la campaña: David Axelrod, estratega jefe y media adviser, David Plouffe, campaign manager; y Robert Gibbs, director de comunicaciones. Un equipo de amigos

(...) Los grandes estrategas republicanos se quitan el sombrero ante la campaña de David contra Goliath con la que Barack Obama ha desmontado a Hillary Clinton. Newt Gingrich, arquitecto de la reconquista conservadora del Congreso durante la Administración de Bill Clinton, la califica de «brillante». ¿Quiénes son y cómo lo han conseguido? En el equipo del senador de Illinois no hay gritos ni rivalidades. Lo primero que advirtió el candidato después de la derrota de New Hampshire fue que no quería «dedos apuntando». «O ganamos juntos o nos hundimos juntos», les recordó. «Todos compartimos la responsabilidad», dijo al empezar a enumerar sus propios errores.

(...) En comparación, los malos tiempos de Hillary Clinton han dejado cadáveres por el camino y mucho resentimiento entre el personal. Sus asesores culpan sobre todo al principal estratega de su campaña, Mark Penn, un leal amigo del matrimonio al que Al Gore despidiese por arrogante y controlador. En contraste, el Mark Penn de Obama es un hombre de voz dulce y aspecto de profesor despistado que ha sabido crear un equipo de amigos. «¿Sabéis la suerte que tenemos de que sea nuestro Mark Penn?», recordó uno de los asesores a sus colegas, según 'The Politico'.

David Axelrod es considerado la voz que más escucha Obama. Junto con su socio David Plouffe se le atribuye el descubrimiento de Internet como pilar de recaudación de la campaña a través de donaciones pequeñas y la creación de un movimiento de bases, más que de un aparato político, que planeó una lucha larga, concentrada en estados pequeños, que otros candidatos suelen ignorar. Ambos forman un tándem compenetrado que combina el idealismo de Axelrod con la mano firme de Plouffe. Si Karl Rove, el famoso estratega de Bush, veía la política como un deporte de choque, Axelrod la ve como una batalla de las ideas.

Fue Plouffe quien trajo a Robert Gibbs como director de comunicación, sacado directamente de la oficina del senador John Kerry, que, además de ser amigo de Obama, ha proporcionado una cantera curtida en las batallas presidenciales. En lugar de competir por la atención de su jefe, los tres hombres comparten un abono de temporada para los partidos de los Nationals de Washington.

Continúa... (...)