miércoles, 28 de mayo de 2008

Gore-Lieberman: el DLC copa el ticket


Aunque no fue hasta el mes de abril de 2000 cuando Al Gore nombró al ex Secretario de Estado Warren Christopher para encabezar el equipo encargado del proceso de selección de su running-mate, el candidato llevaba ya varios meses organizando el proceso. Tenía a gente como Charles Ruff, el abogado que defendió a Clinton en el Caso Lewinsky, o a Jamie Gorelick, veterano del Departamento de Justicia, examinando historiales de diferentes aspirantes. Sheldon Cohen, antiguo comisionado del Internal Revenue Service, había sido fichado para que revisara las declaraciones de renta.

Un equipo de jóvenes abogados de Washington DC preparó memorandums sobre la carrera pública de 25 posibles candidatos. El equipo encargado de examinar historiales y elaborar listas, estaría apoyado por un grupo consultivo de más de 70 oficiales del Partido Demócrata, entre ellos un elevado número de representantes de organizaciones de intereses especiales, una docena de mujeres, y unos 18 miembros de minorías raciales o religiosas. En el mes de mayo, Warren Christopher consultó la opinión de todos ellos, y se entrevistó personalmente con los nombres incluídos en la lista.

Para el mes de junio, la lista se había reducido a seis nombres cuyos historiales serían examinados más a fondo: el Senador Joe Lieberman, de Connecticut; el Senador John Kerry, de Massachusetts; el Senador Evan Bayh, de Indiana; el Congresista Dick Gephardt, de Missouri; la Gobernadora Jeanne Shaheen, de New Hampshire; y el Senador John Edwards, de Carolina del Norte. De estos seis se analizó cada voto que habían emitido, cada comunicado de prensa que habían escrito, transcripciones de cada discurso pronunciado, video grabaciones de debates, historiales médicos, o el estado de sus finanzas.

Muchos asesores de Gore habían trabajado en el pasado para alguno de ellos, y favorecían a sus conocidos. Bob Shrum presionó a favor de Edwards, quien por su pasado como abogado litigante ofrecía un buen perfil para dar fuerza al populismo de Gore al referirse a las compañías energéticas y farmacéuticas. Michael Whouley, otro hombre cercano a Gore, abogó por su antiguo jefe, John Kerry. Otros lanzaban advertencias para evitar ciertas selecciones. Alice Germond, presidenta de la National Abortion and Reproductive Rights Action League, vetó al Senador Bayh por haberse pronunciado en contra del aborto de nacimiento parcial.

Joe Lieberman era el favorito de William Daley, presidente de la campaña de Gore. Pero quien más hizo por promover al Senador por Connecticut fue Al From, presidente del Democratic Leadership Council, la agrupación de demócratas centristas en la que Gore confiaba ciegamente. Lieberman había sido el primer demócrata del Senado en criticar abiertamente a Clinton por su conducta durante el affaire Lewinsky. Era una buena selección para contrarrestar las repetidas referencias de los republicanos a eso de "restablecer el honor en el Despacho Oval". Y como judío, Lieberman podía ser de gran ayuda en el decisivo estado de Florida.

Se estudiaron detenidamente las más de 800 opiniones legales que Lieberman había vertido entre 1983 y 1989, cuando ocupó el cargo de Fiscal General de Connecticut. Y se prepararon respuestas enlatadas para todo tipo de preguntas incómodas que este pudiera enfrentar debido a su condición de judío ortodoxo: por ejemplo, cómo pensaba compatibilizar el cumplimiento del Sabbath con los deberes de la Vicepresidencia.

Mientras la prensa se entretenía con los falsos rumores sobre la selección de una mujer, la Gobernadora Shaheen, Gore y Lieberman se reunían por última vez el domingo 6 de agosto en una suite de la décima planta del Hotel Loews Vanderbilt Plaza de Nashville, Tennessee, cerca del cuartel general de Gore-2000, y tomaban la decisión definitivia de ir juntos.

Las fichas -a fecha de 2000- de los seis finalistas para acompañar a Gore en el ticket:

Evan Bayh (44 años) - Senador por Indiana desde 1999. Gobernador de Indiana (1989-1997). Secretario de Estado de Indiana (1987-1989). Graduado en Economía y Política Pública por la Universidad de Indiana. Doctor en Derecho por la Universidad de Virginia.



John Edwards (47 años)- Senador por Carolina del Norte desde 1999. Abogado litigante. Graduado en Derecho y Tecnología Textil por la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill.



Dick Gephardt (59 años) - Miembro de la Cámara de Representantes de EEUU por MIssouri desde 1977. Líder de la Minoría en la Cámara desde 1995. Líder de la Mayoría en la Cámara (1989-1995). Miembro del consejo municipal de Saint Louis (1968-1976). Graduado en Humanidades por la Northwestern University. Doctorado en Derecho por la Universidad de Michigan.

John Kerry (56 años) - Senador por Massachusetts desde 1985. Vicegobernador de Massachusetts (1983-1985). Procurador del condado de Middlesex (1977-1982). Participó en la Guerra de Vietnam, siendo distinguido con una Estrella de Plata, una Estrella de Bronce y tres Corazones Púrpura. Graduado en Ciencias Políticas por la Universidad de Yale. Graduado en Leyes por el Boston College.

Joe Lieberman (58 años) - Senador por Connecticut desde 1989. Fiscal General de COnnecticut (1983-1989). Miembro de la Asamblea Estatal de Connecticut (1970-1980). Líder de la Mayoría en la Asamblea Estatal de Connecticut (1974-1980). Graduado en Derecho por la Universidad de Yale.


Jeanne Shaheen (53 años) - Gobernadora de New Hampshire desde 1997. Miembro de la Asamblea Estatal de New Hampshire (1991-1997). Profesora de Lengua Inglesa. Graduada en Filología Inglesa por la Universidad de Pennsylvania.

*Discurso de Al Gore en la Convención Demócrata de 2000, en Los Angeles.

*Discurso de Joe Lieberman en la Convención Demócrata de 2000, en Los Angeles.

2 comentarios:

Jordi Coll dijo...

¿Crees que fue una buena elección?

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Tampoco tenía mucho dodne elegir. Florida, Ohio, Michigan, Pennsylvania... todos esos estados tenían pleno de Gobernadores y Senadores republicanos. El Senador Bob Graham, de Florida, era el único que tenía disponible pensando en ganar ese estado. Pero era un tipo totalmente pasado de moda.

Yo hubiera ido con Bill Richardson. Igualmente útil en Florida con los hispanos. Gore sabía que Bush iba a hacerlo mejor que otros republicanos entre el electorado hispano. Además Richardson, afiliado de la NRA, hubiera ayudado a Gore en el tema de la Segunda Enmienda que, como ya dije, estoy convencido de que fue el tema que le llevó a perder.

Creo que Richardson hubiera sido la mejor opción, y hubiera quedado muy bien con un blanco sureño como Gore. No así con Obama este año; un ticket Obama-Richardson sería demasiado racial.