viernes, 8 de junio de 2007

Failed Presidential Hopefuls: Paul Tsongas

En la imagen: Paul Tsongas celebra su victoria en New Hampshire, 18 de febrero, 1992.

Paul Tsongas es uno de esos políticos que pierden la batalla por los votos pero ganan la batalla por las ideas. En 1991 dio inicio a una aventura presidencial que se le presentaba sumamente cuesta arriba. No llegó a coronar la cima, pero sí logró introducir para siempre el debate sobre el gasto público y la disciplina fiscal en la agenda nacional del Partido Demócrata. La alternativa centrista que planteó dentro de su partido fue derrotada en las elecciones, pero su mensaje perduró y fue asumido por los ganadores.

"El corazón de América no es racista. No es hostil a las mujeres. Se siente cada vez más ofendido por la persecución de los homosexuales. Aborrece el despilfarro del gobierno. Cree con fuerza en la responsabilidad fiscal y los presupuestos equilibrados. Cree en el crecimiento económico. Está preocupado por el medioambiente. Es intolerante con la protección y asistencia a quienes desdeñan la noción del esfuerzo y el trabajo. Pero también quiere que los niños pobres puedan almorzar en las escuelas, y quiere gastar dinero en tener buenas escuelas. En suma, la mayor parte de americanos son sensibles, de buen corazón, y prudentes. La cuestión, entonces, es que haya un partido político que pueda darles la bienvenida a casa." --Paul Tsongas

Aquí la biografía completa en español de Paul Tsongas (Wikipedia).

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Qué posibilidades tiene Ron Paul?

Cormac Milius dijo...

Recordaba a Tsongas por su triunfo en NH, su cancer(parezco Wilson) y que sucumbió ante Clinton. La verdad es que leyendo este discurso pienso que ahora probablemente ningún candidato demócrata sería tan explícito. Por cierto, ¿habría ganado Clinton a Bush padre sin el concurso de Ross Perot?

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Ron Paul es el típico candidato oveja negra, que se diferencia del resto, y que por eso es mimado de forma especial por la gran prensa. Porque no lo ven como una amenaza para los demócratas ya que dan por hecho que no será el candidato republicano. Si vieran alguna posibilidad de que lo fuera, entonces la prensa liberal dejaría de mimarlo y lo destrozarían de cualquuierr manera.

Cormac, tienes que pensar que Ross Perot fue una consecuencia del fracaso de la política doméstica de Bush, y no al revés. Por lo tanto, es de suponer que Bush estuviera condenado a perder aquella elección de todas formas. Bush ganó las eleccioens de 1988 porque prometió no subir los impuestos cuando este era un tema central de la campaña. Y en 1992 provocó que saliera la alternativa de Perot porque incumplió su proemsa de cuatro años atrás y accedió a subir los impuestos presionado por el Congreso.

De tdoas formas, aquella de 1992 fue una elección extraña. Hubo momentos en los que Clinton iba tercero en als encuestas, por detrás de Bush y Perot, después Perot se salió y volvió a entrar....