viernes, 21 de septiembre de 2007

Un vistazo a la carrera para el Senado

















Voy a echar un primer vistazo a las elecciones al Senado que tendrán lugar en 2008, coincidiendo con la elección presidencial. Como ya sabréis, se renovará un tercio de los escaños de la Cámara Alta, que vienen a ser unos treinta y tres. A día de hoy, y a falta aún de catorce largos meses para la elección, veo sobre todo seis carreras altamente competitivas. Tres para cada partido. Seguramente de aquí a noviembre de 2008 irán surgiendo más plazas competitivas, por ejemplo en Minnesota u Oregon, o incluso en Alaska si al inclasificable Senador Ted Stevens se le ocurriera por un casual retirarse algún día.

Pero para empezar, lo mejor es ver cómo están esas seis carreras que hoy se creen más competitivas:

Colorado

El escaño ocupado por el republicano Wayne Allard es una de las grandes oportunidades para los demócratas en 2008. El Senador ha decidido cumplir con la promesa de no permanecer más de dos mandatos en el Senado, que hizo cuando se presentó por primera vez en 1996. Lo que ha dejado abierta la carrera en un estado de acusado espíritu independiente que tiende a moverse según sopla el viento. Colorado, estado del que ya hablé brevemente en otro post, es un estado de derechas a secas, más que de un partido o de otro. Vota al hombre, no al partido.

Los esfuerzos del GOP por convencer al popular ex Gobernador Bill Owens para que se lance a la carrera no han dado frutos hasta ahora. Owens, que en las presidenciales apoya a Mitt Romney, viejo compañero en la Republican Governors Association, parece más interesado en ser candidato a Vicepresidente de EEUU en 2008. Otros nombres barajados entre los republicanos han sido el antiguo quarterback de los Broncos, el popular John Elway, o el polémico Congresista Tom Tancredo, pero ambos han rechazado la posibilidad. Otro que no parece tener intención de presentarse es el Fiscal General de Colorado, John Suthers, cuyo objetivo parece ser optar al puesto de Gobernador en 2010. Así las cosas, todo apunta que el candidato republicano será el Congresista Bob Schaffer.

Entre los demócratas, tras el autodescarte del Alcalde de Denver John Hickenlooper, todo parece dispuesto para lanzar al hijo favorito de una de las familias políticas más famosas y reconocibles del Oeste. Efectivamente, hablo de la familia Udall. El Congresista Mark Udall, representante del segundo distrito de Colorado, será con toda probabilidad el aspirante demócrata al Senado. Hijo del difunto Mo Udall, mítico Congresista por Arizona y candidato presidencial fallido en 1976, sobrino del ex Secretario de Interior Stewart Udall, y primo del Senador republicano Gordon Smith, de Oregon.

Los sondeos vaticinan una carrera cerrada entre Schaffer y Udall, con diferencias que se mueven dentro del margen de error. Es de prever que en el desenlace de esta carrera tenga gran influencia la aceptación del candidato presidencial que presente cada partido.

New Hampshire

El Senador republicano John Sununu, hijo del ex Gobernador del mismo nombre, se presenta por primera vez a la reelección en 2008 tras completar su primer mandato de seis años en el Senado. New Hampshire, tradicionalmente considerado un swing state por ser el más conservador de todos los estados de la región de Nueva Inglaterra, votó por George W. Bush en las presidenciales de 2000 y por John Kerry en 2004, y en 2006 los demócratas capturaron el control de las dos cámaras estatales que antes habían estado bajo control republicano.

En esa tendencia reciente se apoyan los demócratas para confiar en derrotar a Sununu. Su candidato ideal, el popular Gobernador John Lynch, ya ha rechazado la idea de presentarse. El médico Jay Buckey, antiguo cirujano de la Fuerza Aérea, y Katrina Swett, esposa del ex Congresista Richard Swett, ya han anunciado sus candidaturas a la nominación demócrata. Pero la gran favorita es la ex Gobernadora Jeanne Shaheen, la misma candidata que perdió ante Sununu en 2002, a quien esta vez las encuestas dan una ligera ventaja sobre el Senador republicano. Si quiere ganar tendrá que luchar contra la tradición que nos indica que New Hampshire no ha elegido a un demócrata para el Senado desde 1975.

Virginia

Tras el reciente anuncio de retirada del republicano John Warner, su escaño se presenta como la mejor oportunidad para los demócratas. Warner, un hombre que llegó casi de rebote al Senado en 1978, apoyado en la popularidad de su entonces esposa Elizabeth Taylor, y tras la muerte del que iba a ser el candidato republicano originalmente, se ha convertido con los años en uno de los miembros más destacados de la Cámara Alta, habiendo presidido durante largo tiempo el poderoso Comité de las Fuerzas Armadas. Era un valor seguro para los republicanos, y ahora una baja casi insustituible.

Los republicanos barajan una larga lista de nombres: el Congresista Tom Davis parece el mejor organizado hasta el momento; el ex Gobernador Jim Gilmore, fallido candidato presidencial; el Congresista Randy Forbes; y el Congresista Eric Cantor. Cualquiera de ellos lo tendrá cuesta arriba para derrotar al demócrata Mark Warner, popular ex Gobernador al que ya dediqué un post. El que mejor parece hacerlo frente al demócrata es el Congresista Cantor. Aunque a día de hoy pocos dudan de que la carrera terminará con la elección de Mark Warner. Hay poco más que decir.

Arkansas

Los republicanos harán del Senador demócrata Mark Pryor uno de sus objetivos a batir en 2008. Pryor fue el único demócrata capaz de derrotar a un incumbent republicano en el ciclo electoral de 2002. Pero su mandato en el Senado ha sido de muy bajo perfil y se cree que sus apoyos pueden ser débiles en un estado que votó por Bush en 2000 y 2004.

Muestra de la debilidad del Senador Pryor puede ser el hecho de que el Vicegobernador Bill Halter no haya negado los rumores que hablan de que pudiera enfrentarse a Pryor en la primaria demócrata. Algo que ha enfadado a muchos demócratas en el estado. Además, en esta carrera puede tener gran impacto la candidata ecologista del Green Party, Rebekah Kennedy, quien en 2006 logró un 4,4% de los votos en la elección para Fiscal General de Arkansas.

Hasta el momento, el único republicano que ha mostrado interés en desafiar a Pryor ha sido el antiguo fiscal Chuck Banks, quien ya se presentó sin éxito al Congreso en 1982. Pero los republicanos contienen la respiración a la espera de que el ex Gobernador y precandidato presidencial Mike Huckabee, muy popular en Arkansas, se decida a anunciar su candidatura una vez quede fuera de la carrera por la Casa Blanca. De momento no se ha pronunciado con la esperanza de poder llegar más lejos en su aventura presidencial.

La peor noticia para Mark Pryor es que, a diferencia de lo ocurrido en 2002, esta vez la carrera coincide con una elección presidencial que se celebrará el mismo día. Seguramente el Senador demócrata tendrá que arreglárselas para buscar la manera de no ser identificado con el candidato presidencial de su partido.

Louisiana

La Senadora demócrata Mary Landrieu fue elegida por primera vez en 1996 después de un recuento de los votos. En 2002 fue reelegida con apuros en la segunda vuelta, después de que en la primera no alcanzara el 50% de los votos. El estado votó por Bush en 2000 y 2004. Con estos antecedentes no es de extrañar que se convierta en objetivo prioritario para el GOP.

La Senadora Landrieu tendrá que enfrentar además la nueva realidad de Louisiana, que tras el Huracán Katrina ha perdido a un número considerable de votantes demócratas registrados, especialmente afroamericanos, en los suburbios de New Orleans. La elección a Gobernador de Louisiana que se celebra este año 2007 puede servir como termómetro para la elección del próximo año. Los republicanos, alentados por las encuestas estatales, parecen muy confiados en recuperar la Gobernación dentro de un par de meses con el Congresista Bobby Jindal como candidato.

Para enfrentar a Landrieu en 2008, el gran favorito entre los republicanos es el Tesorero del estado, de nombre evocador, John Kennedy. Kennedy era demócrata hasta el pasado 27 de agosto, cuando anunció que se cambiaba de partido, lo cual fue rápidamente interpretado como el primer paso para presentar su candidatura al Senado contra Mary Landrieu. Otros posibles candidatos republicanos incluyen al Congresista Richard Baker, el Secretario de Estado de Louisiana Jay Dardenne, y la antigua comisionada Suzanne Terrell, que ya fue candidata en 2002.

El escaño que está en juego ha sido ocupado en el pasado por auténticas leyendas que han dejado huella en el Senado, como el Senador Allen Ellender, que durante cuarenta años fue una de los grandes nombres de la Cámara Alta como presidente del Comité de Agricultura. Toda una leyenda en los estados agrícolas. Mary Landrieu parece distar mucho de ser un peso pesado en el Senado.

Dakota del Sur

En Dakota del Sur tenemos una carrera incierta. El actual ocupante de este escaño, el demócrata Tim Johnson, ganó en 2002 por apenas 524 votos de diferencia sobre su rival republicano. Sus recientes problemas de salud –sufre una malformación arteriovenosa cerebral- que le han mantenido apartado del Senado en el último año, no han hecho más que acrecentar las dudas sobre su reelección. En un principio se dudó de que estuviera en condiciones mentales adecuadas para volver a presentarse, pero su voluntad para aspirar a la reelección parece definitiva.

Si bien goza de unos buenos niveles de aceptación entre los votantes del estado, algo que también ocurría en 2002, representa a uno de los estados más decididamente republicanos de la Unión. Un estado que recientemente aprobó una legislación antiabortista que enfrentaba el status quo del Roe vs. Wade. El electorado de Dakota del Sur es además recordado por la humillante derrota a la que condenó en 2004 al Senador Tom Daschle, entonces líder demócrata en el Senado.

El Comité Nacional Republicano está intentando reclutar como candidato al popular Gobernador Mike Rounds, pero este no muestra de momento mucho interés por dejar la relajada mansión del Gobernador para instalarse en el lejano Washington DC. Semi-descartado Rounds, y a la espera de nuevos nombres, el candidato republicano más visible hasta ahora parece ser Joel Dykstra, miembro de la Asamblea Estatal.

El Senador Johnson tendrá dos grandes desafíos. En primer lugar, demostrar que sigue estando en condiciones físicas de dedicarse en cuerpo y alma a una larga y dura campaña, y en segundo lugar, evitar a toda costa que sus rivales lo alineen con el candidato presidencial demócrata que no tendrá mucha aceptación en Dakota del Sur.