lunes, 17 de septiembre de 2007

HillaryCare

Hillary Clinton ha anunciado en Iowa su esperado plan de salud. Lo más destacado del mismo es el concepto del "mandato individual". Inspirado curiosamente en la reforma sanitaria aprobada en Massachusetts bajo el mandato de Mitt Romney, así como también en la moda adoptada por cada vez más estados, de exigir a todos los conductores contar con un seguro de automóvil, este mandato requiere que todos los ciudadanos contraten obligadamente un seguro médico. Para reducir el coste de adquisción del seguro, el plan plantea una política de subsidios que rondaría los 110,000 millones de dólares al año, que se financiarían en parte subiendo los impuestos a los más ricos.

Hillary se convierte así en la última -last but not least- de los demóratas punteros en explicar su política sanitaria, aunque no es nueva esta obsesión en la Senadora. Durante el primer año del mandato presidencial de su marido -la foto que he colocado pertenece a aquella época, los tiempos en que no tenía labios-, cuando muchos la consideraban la fuerza móvil detrás del Presidente, ya apostó activamente por imponer un sistema sanitario universal con una propuesta más radical que la actual. Pero finalmente el plan fue retirado como resultado de las presiones ejercidas por la industria de los seguros médicos y el Congreso. Cuando los republicanos tomaron el control en 1994, el plan no tuvo ninguna opción de ser reflotado y la Primera Dama fue apartada por un tiempo de la vida pública para no perjudicar a su marido. El actual plan se distancia de aquel en una mayor preocupación por el control de los costos y por el fomento de la elección de opciones para el consumidor. Para que sea más difícil afirmar con rotundidad que el Gobierno pasaría a controlar el prorgama.

Las reacciones no se han hecho esperar entre demócratas y republicanos. Destacaría dos en especial. El ex Senador John Edwards, el primer demócrata que habló de sanidad en esta campaña, ha venido a acusar a Hillary de plagiarle muchos de los puntos de su plan. "Si la imitación es la forma más sincera de adulación... bien, me siento adulado", ha dicho Edwards sin perder ocasión, eso sí, para recordarnos que la Senadora está demasiado relacionada con los "intereses especiales de Washington" que según él, le impondrían sus propias condiciones y desnaturalizarían por completo el propósito del plan.

Entre los republicanos, Mitt Romney ha sido el más rápido en reaccionar para describir el proyecto como un intento por "socializar la sanidad" a la europea. Aquí tenéis el video de su declaración. Su opinión es particularmente interesante porque cuando era Gobernador de Masschusetts, Romney firmó una ley similar que mezclaba subsidios y primas de escala móvil, con penalizaciones contra aquellos que no contrataran seguro. Es en realidad el único de los candidatos principales que ya cuenta con un historial práctico en las políticas de expansión del seguro médico. Pero no es partidario de exportar la fórmula a nivel nacional y aboga por favorecer incentivos federales a los estados para que estos decidan libremente su propia legislación. Quien propone imponer el viejo plan de Romney a nivel federal es Hillary Clinton.

3 comentarios:

Jordi Coll dijo...

¿Si el plan de Hillary es el mismo que el de Romney, aunque a nivel federal, no es un poco hipócrita este al decir que es un intento de socializar la sanidad?

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Puede serlo pero se ampara en elf ederalismo. Y te dirá que Massachusetts no es comparable a otros estados y que por eso no es algo que pueda imponerse en otros estados en lso que priman otros puntos de vista u otras formas de vida.

De la misma manera que Giuliani dice que en Nueva York estaba a favor del control de la posesión de armas por las circunstancias propias del lugar, pero que esa visión no necesariamente ha de ser aplicable a nivel nacional.

America Decide dijo...

Romeny ha estado muy bien hoy en su meeting online. Hemos colgado un fragmento en nuestra web.

Saludos. Rubèn.