jueves, 16 de octubre de 2008

Los debates de 2008 ya son historia


Sentados frente a frente y con una moderación flexible, el de ayer fue el primer (y último) debate en que los candidatos enfrentaron sus opiniones, y el público pudo observar sus reacciones. El Senador McCain tuvo sus mejores momentos, aunque no fueron suficientes. Fue más directo que en el pasado, y tomó cada oportunidad para atacar a Obama en impuestos, gastos, educación, aborto, libre comercio, Ayers, ACORN, declaraciones del Congresista John Lewis, o financiación de la campaña. Encontró, al fin, una respuesta sólida y contundente ante la relación que los demócratas han establecido entre su candidatura y la Administración Bush. "Senador Obama, no soy el Presidente Bush. Si quería enfrentarse al Presidente Bush, debió haberse presentado hace cuatro años." Que esta respuesta llegase a tres semanas de las elecciones dice poco en favor de su pericia como candidato.

El Senador Obama estuvo más flojo que la semana pasada, pero su cometido era más sencillo. Sólo tenía que actuar como el luchador que llegados al décimo round va por delante en puntos. No hizo ningún movimiento que lo expusiera al peligro. Se resistió a responder algunas cuestiones, y utilizó su superioridad en recursos expresivos para disimular la ambigüedad entre palabras embobadoras, como esa vez que dijo que deberíamos "considerar" las perforaciones petroleras. Pero no desaprovechó la ocasión dar respuesta a aquellos asuntos que necesitaba aclarar cara a cara con el votante: pudo explicar con calma y claridad las verdaderas implicaciones de su relación con William Ayers.

El candidato demócrata volvió a ganar la batalla de la imagen. Pareció más presidencial. Si bien el formato benefició en líneas generales a McCain, no puede decirse lo mismo de esa fractura de la pantalla que puso de moda Richard Fleischer con su Estrangulador de Boston. Se le notaba demasiado molesto mientras hablaba su adversario, como si le diera cierta grima tener tan cerca la incómoda voz de Obama. Y volvió a olvidarse de mirar más a menudo a cámara. Sólo lo hizo al dirigirse a Joe Wurzelbacher, un fontanero de Ohio que hace cuatro días se acercó a Obama para cuestionar sus políticas fiscales. Un Joe Sixpack de carne y hueso. El trabajador blanco no universitario, el verdadero protagonista de esta campaña.

Puede que la mejor conclusión de lo que vimos la extrajera el consultor demócrata Chris Lehane: "El debate fue como un test de Rorschach. Si te gusta McCain, probablemente pienses que ganó; y si te gusta Obama, probablemente pienses que ganó. Y como en este momento hay más partidarios de Obama que de McCain, pues ha sido una buena noche para Obama." De todas formas, no podemos estimar el desempeño de McCain por debajo de su valor. Su firmeza y resolución en contenidos áltamente emocionales como el aborto, puede afianzar lo ya estipulado con sus bases conservadoras en estados como Ohio, Virginia o Carolina del Norte.

Video completo (gracias C-Span)

13 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Qué dijo sobre el asunto Bill Ayers?

José Luis

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Vino a decir que el vínculo era difuso. Que cuando Ayers coemtió los atentados, él tenía 8 años, y que años más tarde compartió con él asiento en el consejo de una fundación en la que había también gente muy respetable y tal y cual.

Anónimo dijo...

Has mencionado que McCain tenía electorado suficiente para ganar. Todo lo que has dicho del debate:"impuestos, gastos, educación, aborto, libre comercio, Ayers, ACORN, declaraciones del Congresista John Lewis, o financiación de la campaña" ¿no crees que le puede colocar en un buen lugar en la carrera electoral?. Lo digo porque interpreto tu tono un poco pesimista en relación a McCain.

José Luis

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Creo que el debate de ayer beneficia más a McCain que a Obama. A Obama le sobraba. Pero un vuelco en los sondeos motivado por este debate no va a haber. Si McCain quiere ganar tendrá que ser dando la sorpresa.

Poder puede hacerlo, necesita llegar al día de las elecciones con la carrera igualada en Ohio, Florida, Virginia, Carolina del Norte y Colorado. Y para eso le es imprescindible mantener movilizada a su base. Al menos el debate de ayer no va a desmoralizar más a las bases republicanas. La reacción en la blogosfera conservadora ha sido positiva, por lo que McCain está hoy más fuerte que hace una semana que parecía acabado. Luego a partir de ahí lo que pase terminará dependiendo de lo que vote gente como el Joe este.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Y lo que ha hecho la crisis de las últimas semanas, es que Obama ha logrado ser tomado en consideración por muchos de estos Joes que están más cerca del modelo cultural republicano, peor que están sufriendo una fuerte ansiedad económica. Es lo que ha consolidaod a Obama en cabeza en el último mes.

Lo que McCain necesita conseguir es que ese Joe que se ha propuesto tomar en consideración la posibilidad de votar a Obama, algo que no consideraba hace unos meses, de marcha atrás en el último momento, y no de el paso último de apretar el botón por Obama.

Anónimo dijo...

Según lo que entendí el tal Joe no le convenció la respuesta de Obama.

Es el drama de Obama o de McCain. El primero promete la reducción de impuestos pero por otro lado aumentar el gasto público mientras el segundo tambien promete mas recorte de impuestos pero sí reducción del gasto público pero no en defensa.

El plan de rescate funcionará si los chinos, arabes, rusos e indios compren deuda pública yanqui sino el aumento de impuestos va ser sí o sí. La clave va ser el recorte presupuestario. Las encuestas dicen que los democratas van tener casi mayoría absoluta en ambas camaras. En los dos ultimos años los dirigentes democratas no han sido muy eficaces así que con un presidente democrata puede haber un relajamiento por el lado ejecutivo y por el lado legislativo y financiero.

El mejor Clinton político fue cuando negoció con una mayoría republicana. Si Bush dejo un deficit público descontrolado, Obama puede ser un Clinton conservador fiscal(encima en contra del ideario de su partido) o un liberal Bush II.

Melchor Rodríguez.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Clinton (a partir del 95) gobernó como lo hubiera hecho un republicano de Rockefeller. Bush en políticas de gasto ha gobernado como un deócrata, creo que ha sido el Presidente que más ha gastadod esde Jimmy Carter. Y muchos ignoran que ese gasto no tuvo sólo que ver con los gastos de Seguridad Naiconal motivados por una crisis como el 9/11. Bush ha gastado más dinero en educación que Clinton.

Y no sé Obama qué piensa hacer, pero los líderes demócratas del Congreso están en políticas de gasto más cerca de lo que ha hehco Bush estos ocho años, que de lo que hizo Clinton a partir de su tercer año como Presidente.

Anónimo dijo...

Obama promete reducción en el gasto militar. Lo que hace la propaganda. Antes del 11-S Rumsfeld estaba reduciendo el contigente militar (reducción de efectivos en el exterior que se hizo igualmente tras 11-S) y lo curioso que la guerra de Irak en contra de algunos altos mandos militares se hizo con menos efectivos necesarios ya que Rumsfeld pensaba que la tecnología iba resolver las guerras y no con tener el mayor número de soldados.

Hay acuerdo mas o menos definitivo entre Estados Unidos y Irak (en el mismo acuerdo se deja la clausula de que en caso de incremento de la violencia se puede modificarlo) de que en 2011 se retira gran parte de los soldados. La reducción de la presencia militar en Irak aliviara las arcas publicas aunque parte sea destinado a la tierra de los talibanes pero sera de forma progresiva. Obama esta atado en este asunto. No puede retirar las tropas masivamente (ahora incluso habla de que permaneza un gran contigente, entre 50 a 80 mil soldados, permanente garantizando la fragil paz) en un año y dos años ya que Petraeus y cia han avisado que aun queda tiempo para una paz consolidada y quedara mal que tenga enviar otra vez batallones completos cuando Bush hijo dejo el asunto mas o menos controlado.

Así que ya me veo congelación de programas de armamento y reducción de bases militares -lo mismo que los republicanos antes del 11-S-. No puedo permitirse un recorte en las agencias de seguridad o de inteligencia. Bush hijo aunque sea con metodos ilegales consiguio que no hubiera otro 11-S en territorio de su país. Los fans europeos de Obama, sobre todo, la prensa, puede llevar sorpresas con Obama,el mismo que apoyo con su voto el programa de espionaje masivo en telecomunicaciones de Bush hijo.

Melchor Rodríguez.

Anónimo dijo...

La educación:

Pos sí en el incremento del gasto federal en la educación pareció que Bush hijo fue un democrata cuyo principal apoyo fuera el sindicato de los profesores.

El cheque escolar aun es minoritario a nivel estatal en los dos grandes partidos.

Obama no lo veo recortando en esta materia salvo que la posible recesión sea tan intensa que se imponga la necesidad y no los intereses corporativistas.

Melchor Rodríguez.

Anónimo dijo...

Bush hijo nunca me pareció que se fajó en ambas camaras, no se implicó mucho en la gestión (lo dejó todo a su vice). Los presupuetos se deciden a la hora de verdad con su voto los congresistas pero el gabinete presidencial puede hacer mucho, presionar, negociar, amenazar, pactar, castigar, tratar con los lobbies...(en "Ala Oeste" se ve reflejada el procedimiento aunque en realidad hay miles de agentes implicados que no aparecen la serie) que salvo varios asuntos que se implico gran parte del tiempo de su presidencia no trato de tu a tu al Congreso (desde 2006 con los democratas hubo una relajación por ambas partes).

Obama parece que no le gusta el conflicto y no fajarse en la negociación (en el plan Paulson dejo hacer a los lideres democratas de ambas camaras). Va ser importante que tipo de asesores y de colaboradores van nombrar para negociar con el Congreso en el presupuesto federal. McCain observando su historial es alguien que no le importa decir no aunque llegue a acuerdos con los democratas.

Melchor Rodríguez.

Anónimo dijo...

Añado: donde se vio que Bush perdio el liderazgo de su partido fue en la reforma migratoria que aupaba McCain con gran parte de los democratas y que Bush lo apoyaba. Una reforma migratoria que era positiva y que Bush se dejo vencer por un sector republicano. Bush hijo era un moderado y pragmatico (su pasado de gobernador tejano influyo en este apoyo) en este tema -no era tan lunatico como quien presentar alguna prensa-.

Melchor Rodríguez.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Lo de reducir el gasto militar está en manos de los acontecimientos. Si los terroristas le echan dos torres abajo en una ciudad estadounidense el año que viene, y le recuerdan que están en guerra, a ver cómo reduce el presupuesto de defensa.

Cornelio Sila dijo...

Sobre el debate pues se ha cumplido mas o menos lo que preveía.

Sobre Obama, me parece que aunque no va a tener más remedio que recortar gastos, los militares no van a ser precisamente los más perjudicados. De hecho, en su programa electoral promete un incremento sustancial del tamaño de las fuerzas armadas. Y a ello hay que sumar las reformas y proyectos militares que actualmente se están realizando y la cada vez mayor beligerancia de los estados enemigos de EE.UU.. No hay que olvidar que pese a lo que diga la prensa progre europea, Obama (si gana, claro) será el presidente de Estados Unidos y como tal defenderá los intereses de su país y de los que le permitieron llegar al cargo.