lunes, 20 de octubre de 2008

El frenético cierre de campaña de 2004


Con el sondeo de CNN/USA Today/Gallup otorgando un 49% de intención de voto a cada candidato, un empate que se repetía en media docena de estados decisivos, el Presidente Bush y el Senador Kerry protagonizaron uno de los cierres de campaña más intensos y espectaculares que se recuerdan.

El último día de campaña, Bush visitó hasta seis estados, de Este a Oeste y de Norte a Sur, en una gira de siete escalas desde las primeras horas hasta entrada la noche. Empezó la jornada ante 3,000 personas en un hangar del aeropuerto de Wilmington, Ohio. Estaba acompañado por Curt Schilling, de los Red Sox, la gran estrella de la world series de aquel año. Era su visita número 40 a Ohio, el estado más problemático de los que ya había ganado en 2000, ya que había perdido más de 200,000 empleos entre 2001 y 2004. De allí se fue hasta Burgettstown, un pueblo rural al oeste de Pittsburgh, en Pennsylvania, un estado menos crítico en su estrategia.

Al mediodía, el Presidente voló hacia el Medio Oeste, con una parada en Milwaukee, Wisconsin, y dos paradas en Iowa, en las ciudades de Des Moines y Sioux City. Su discurso en cada mítin giraba alrededor de dos argumentos centrales: la mejora de la economía en los últimos meses, y la Guerra contra el Terrorismo. Al caer la tarde tomó rumbo hacia el Suroeste, para cerrar la gira de estados competitivos en Albuquerque, New Mexico, y culminar la campaña en casa, en Texas, con un multitudinario rally en la ciudad de Dallas. Había un gran desasosiego entre los seguidores y benefactores texanos de Bush en el cierre de campaña. Estaban todos entre la ilusión de ganar y el miedo a que al día siguiente todo se acabara.

El Senador John Kerry estuvo en cuatro estados aquel último día. Amaneció en Orlando, Florida, y antes de dirigirse a sus seguidores en Tampa, concedió entrevistas a Good Morning America (ABC) y The Early Show (CBS) y asistió a una misa católica -era Día de Todos los Santos. Acompañado en todo momento por los cantantes Stevie Wonder, John Bon Jovi y Bruce Springsteen, del calor de Florida viajó hasta la fría Milwaukee, Wisconsin, donde se cruzó con la comitiva de Bush en el aeropuerto, y Detroit, Michigan.

Llovía en Detroit, y su equipo se vio obligado a trasladar el acto a un recinto cerrado, el Joe Louis Arena, pabellón de los Red Wings. Pero el candidato demócrata optó por un estilo diferente al de Bush aquel día: dedicó más tiempo a hacer la calle, hablar directamente con votantes, y firmar autógrafos, que a dar largos discursos preparados. "Toquen en esas puertas, hagan esas llamadas, ayuden a llevar a sus amigos a las casillas," eran las palabras repetidas una y otra vez.

Para terminar el día, el demócrata optó por Ohio. Un rally ante cerca de 100,000 personas en Cleveland, un bastión demócrata en el estado, sirvió para poner el cierre oficial a su campaña. Se respiraba mayor ilusión entre los demócratas, menos miedo, tal vez porque no sentían ese riesgo de perder lo que ya se tiene. Pero Kerry no las tenía todas consigo, y pasada la medianoche, aterrizó en Toledo, Ohio, para un nuevo mítin de madrugada, y de allí viajó a La Crosse, otra vez a Wisconsin, con la intención de hacer un último esfuerzo la misma mañana del día electoral.

A pesar del terror a la derrota que se respiraba en el entorno del Presidente Bush, su itinerario del último día era el de un candidato ganador: de los seis estados que visitó, cuatro eran plazas que habían votado demócrata en 2000 -Pennsylvania, Wisconsin, Iowa y New Mexico-, y otro era su estado-hogar -Texas. De los estados ganados en 2000, sólo Ohio mereció su visita en la víspera electoral. Pero los medios interpretaron un recorrido tan largo en tan pocas horas como síntoma de ansiedad.

Kerry, en cambio, se concentró en tres grandes estados, de los cuales sólo uno -Michigan- había sido para Gore cuatro años antes. Pero se vio obligado a volver de madrugada a Wisconsin, estado que no votaba por un presidenciable republicano desde los años 80, sin tener tiempo de celebrar el cierre de campaña en su ciudad, Boston, con sus amigos y aliados de toda la vida. No llegó a Massachusetts hasta la tarde del día de las votaciones.

Videos:

* Cierre de campaña de Bush en Dallas, Texas (Real Player).

* Cierre de campaña de Kerry en Cleveland, Ohio (Real Player).

3 comentarios:

Jordi Coll dijo...

La foto debe ser de Wisconsin. xD

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Así es. Esa foto es en Milwaukee.

Anónimo dijo...

Esa campaña la seguí por medio de encuestas, en una página web llamada electoral vote o algo así ¿existe aún?. Recuerdo que daban mayoría en votos electorales a Bush durante toda la campaña excepto el día de las votaciones que daban vencedor a Kerry. Estaba convencido de que al final perdería Bush.

José Luis.