jueves, 23 de octubre de 2008

Farewell Address: Eisenhower, Nixon y Reagan

Cuando un Presidente se va, emite un discurso dirigido al pueblo americano, en el que enumera sus logros, pide perdón por los pecados, y expone su visión de lo que vendrá después. Tres despedidas inolvidables:

17 de enero de 1961

La despedida del Presidente Dwight D. Eisenhower supuso un relevo generacional en la política estadounidense. La retirada de la generación de políticos nacidos a finales del Siglo XIX, la generación que combatió en la Primera Guerra Mundial y dirigió la Segunda Guerra Mundial. América pasaba de golpe de un líder nacido en 1890 a otro nacido en 1917. El cambio prometía ser tan ilusionante como traumático. Eisenhower dejaba un país tranquilo en apariencia, pero con conflictos raciales y urbanos a los que no había dado solución, y una grave crisis diplomática a la vista con el problema de Cuba.

Había erradicado el extremismo en la vida política, censurando abiertamente el macarthismo, pero bajo su deslumbrante brillo presidencial y desconocimiento total de los detalles, ese extremismo se había instalado en sectores del ejército y en un complejo militar-industrial en crecimiento en la América de la posguerra. La cita más recordada del discurso de despedida del Presidente lanzaba una advertencia sobre esa realidad.

(...) "Esta combinación de un inmenso establishment militar y una enorme industria armamentística es nueva en la experiencia americana. La influencia total - económica, política, aún espiritual - es sentida en cada ciudad, cada órgano legislativo de cada Estado, cada oficina del Gobierno Federal. Reconocemos la necesidad imperativa de este desarrollo, pero no debemos dejar de comprender sus graves implicaciones. Nuestro trabajo duro, recursos y sustento están implicados; ha llegado a ser estructura misma de nuestra sociedad. En los consejos de gobierno, debemos protegernos contra la adquisición de una influencia injustificada, buscada o no, por el complejo militar industrial.

El potencial de desastre existe y existirá. Nunca debemos dejar que el peso de esta combinación ponga en peligro nuestros derechos o procesos democráticos. No deberíamos dar nada por sentado ni seguro. Sólo una ciudadanía despierta y bien informada puede obligar a una enorme maquinaria industrial y militar de defensa ajustarse a nuestros métodos pacíficos y objetivos, de modo que la seguridad y la libertad puedan prosperar juntas.
" (...)



9 de agosto de 1974

Esta fue la despedida más traumática. El Presidente Richard Nixon se despedía del personal de la Casa Blanca, horas después de haber anunciado su dimisión por el escándalo Watergate. La Cámara de Representantes tenía previsto votar ese mismo día sobre los artículos para su impeachment. Con su dimisión quiso evitar que una mayoría de legisladores lo enviaran a juicio, y prevenir el daño irreparable que ello pudiera causar a la institución presidencial.

La despedida fue muy emocional, llena de palabras de sabiduría y reflexión. Aunque la tensión acumulada le dio un estilo algo incoherente, y una presentación balbuceante. El Presidente que abrió la puerta a China y comenzó a cerrar el conflicto vietnamita, el que odiaba a los comunistas pero sabía tratar con la URSS, salía por la puerta de atrás, sacrificado para exorcizar el país de los traumas y pecados que arrastraba desde cuatro presidencias atrás.

(...) "La grandeza se alcanza, no cuando todo va bien, sino cuando la vida te pone a prueba. Cuando tienes un gran tropiezo. Cuando te decepcionan. Cuando la tristeza te invade. Porque sólamente estando en lo más profundo de un valle puede saberse lo magnífico que es estar en la cima de una montaña.

Aprovecho esta ocasión para deciros lo orgulloso que me siento de cuantos han estado a mi lado, trabajando conmigo, y sirviendo a este Gobierno y a este país. Tenéis que continuar sirviendo al Gobierno, si eso es lo que deseáis. Pero recordad, que debéis ser los mejores, nunca os desaniméis, nunca seáis mezquinos. Y recordad también que los demás pueden odiaros, pero nada conseguirán si no les correspondéis. Odiándoles, os destruiríais a vosotros mismos. Me despido pues, con grandes esperanzas, elevado espíritu, y profunda humildad."
(...)



11 de enero de 1989

Un anciano Presidente Ronald Reagan se despedía de sus compatriotas con la satisfacción de quien sabía que había establecido las bases que guiarían la vida americana durante décadas, pero con un sabor marcadamente nostálgico, recordando todo aquello que hizo posible que el pueblo estadounidense volviera a soñar con grandes esperanzas en una década irrepetible.

(...) "Hemos hecho nuestra parte. Y mientras me marcho por las calles de la ciudad, una palabra final para los hombres y mujeres de la Revolución Reagan, los hombres y mujeres que a través de América hicieron durante ocho años el trabajo que trajo a América de vuelta. Amigos míos, lo hicimos. No estuvimos sólo haciendo tiempo. Hicimos la diferencia. Hicimos la ciudad más fuerte. Hicimos la ciudad más libre, y la dejamos en buenas manos. En general, no mal, nada mal." (...)

Parte I



Parte II

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Curiosamente, desde la despedida de Eisenhower no hubo un presidente que pudiera enorgullecerse hasta Reagan. Johnson con el partido y la sociedad polarizada por la guerra de Vietnam, Nixon por razones evidentes, Ford con su partido en crisis electoral y tras haber perdido las elecciones y Carter con los problemas económicos y también tras perder las elecciones.

Bush tampoco tendrá un discurso de despedida my bueno, la verdad.


Cornelio Sila

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

No son muchos los que tienen la suerte de llegar plenos a ese día.

Pero Reagan da igual que hubiera dado el discurso en el 77, 74 o 69. Ese hombre era capaz de hacerte creer en cualquier cosa xD Es hipnótico.

Hablaba siempre con entusiasmo sobre América, eso es algo que no han sabido hacer muchos Presidentes. Él tenía una imagen idealizada de América (probablemente falsa), la América que nos vendió el cine, pero de verdad en lo más profundo de su ser creía que esa era la América real. Eso es lo que ha fallado a muchos Presidentes, que intentan vender su visión de América como una visión ideal, pero no creen en ella.

Reagan en muchos aspectos era un hombre tan apartado de la realidad, que creía de verdad en lo de la ciudad resplandeciente sobre la colina, nos contaba los mitos de su infancia, las ilusiones de su vida. Cuando imaginamos cómo debe ser algo que todavía no hemos visto.

Jordi Coll dijo...

El de Reagan para mí siempre ha sido uno de sus mejores discursos. Una declaración de amor a la libertad y a América como pocas he oído.

Anónimo dijo...

No voy a tratar de tirarte abajo un ídolo abajo, porque tu tienes las cosas claras. Por otro lado los crímenes de Nixon fueron promovidos por su secretario de Estado.

Pero si decir que nadie, en ningún pais se siente orgulloso con un presidente saliente, sino que es la historia la que les da el lugar.

Lo se Reagan es un caso para mil estudios, fue con el cuando America se vendio al mundo y nos mostró que el mundo era bastante mas frivolo de lo que creiamos. Fue la peor america, la mas codiciosa e inescrupulosa y fueron las peliculas de la peor decada del cine estadounidense la que genero tanto americanofilos.

Francisco

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

'Cazafantasmas', 'ET', 'Poltergeist', 'Regreso al Futuro', 'Los Goonies'.... amistad, primer amor, el hermano mayor, sueños, aventuras, tesoros, bicicletas, cindy Lauper... una respuesta de negación frente al fin de la inocencia de los años anteriores, a través de la imaginación. Jamás lo entenderás...

Anónimo dijo...

Negación, exactamente lo que digo.

Venia de El Padrino, Taxi Driver, Atrapado sin salida, La Naranja mecanica, The French Conection, PAtton, Anie Hall, eso que los 70 fueron bastante malos.

Francisco

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Todas esas pelis que te he citado son muestras de buen cine. Creo que las infravaloras. Era un tipo de cine que lleva els ello caracterítico del Spielberg, Joe Dante, Zemeckis... de aquella época, el cine que contaba historias y aventuras que estimulaban nuestra imaginación más que nuestra conciencia. Que nos enseñaba a imaginar, a ilusioanrnos. Y que era mucho mejro que el cine de aventuras ques e ha hehco posteriormente. Aquellas películas tenían una "historia", contaban cosas, no era películas en als que la historia era algo que estuviera sólo al servicio de grandes efectos visuales. Las historias que se cotnaban eran lo más importante. Creo sinceramente que infravaloras esa clase de cine.

De todas formas en los 80 también hubo pelis que seguramente te gusten, como Blade Runner, Ordinary People, Paris Texas, Atlantic City, Érase una vez en América, La ley de la calle, Platoon, La chaqueta metálica, El hombre elefante, La mosca, etc.

Pero películas como las que he citado antes, u otras como La historia interminable, la saga de Indiana Jones, Cuenta Conmigo, Exploradores, Karate Kid, Gremlins, El secreto de la pirámide, o la magnífica Juegos de Guerra, atraparon nuestra imaginación como nada lo había hehco antes, y anda lo hará después.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Ohhhh!! Jaja! Ay Dios... o este otro tema que ya todos lo asociamos con la épcoa navideña ^_^

Gawyn dijo...

Hombre, como crítico os digo que los 80 generalmente se consideran como la década más floja de lo que llevamos de historia del cine.

Y Platoon me parece horrorosa. Mucho mejor la primera de Rambo, y no es coña.

Anónimo dijo...

Los 80 eran una epoca flojisima, despues se ha venido reactivando un poco, hoy en el cine hay cosas impresentables (en los 80 nada llegaba a ser asi) y cosas que de verdad son obras maestras. Mezcladas con peliculas como Reality Bites que surgen de la opresion comercial de los 80 y el estimulo, algo snob, de la generacion X.

En el 80 aparecieron grandes nombres de culto como David Lynch, que es un genio y que siguiendo una estetica algo idealista de los 80 ha puesto mucho de lo mejor, mejor que casi todo de lo que vino despues.

No te niego Antxon que a mi si me gusta el ciene de los 80, es entrañable, de cuando era muuuy niño, y en los 90 llegaban como estrenos o casi a la TV. Los Cazafantasmas, Regreso al futuro, Cocktail, Despedida de Soltero, las de Bill Murray eran mediocres pero se podian ver y entretenian y despues uno las jugaba con amigos o solo. Hoy muchas son serias y otras tratan de serlo y son malisimas.

Francisco

Gawyn dijo...

La primera película de David Lynch es en los 70.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

A ver dime, ¿cual es la mejor película de aventuras de esta década?

Anónimo dijo...

hi all
http://www.tor.com/community/users/conshasenfca1978
http://www.tor.com/community/users/teritiche1988
http://www.tor.com/community/users/glucenumal1986
http://www.tor.com/community/users/ritipusig1989
http://www.tor.com/community/users/mitgnolundblut1983