jueves, 4 de diciembre de 2008

Allen Dulles: Director de la CIA (1953-1961)


Allen Welsh Dulles (n. 7 de abril, 1893 - m. 29 de enero, 1969) Abogado estadounidense. Fue el primer civil y el que más tiempo estuvo como Director de la Agencia Central de Inteligencia (1953-1961).

Origen y formación

Nació en una prominente familia de Watertown, Nueva York. Su abuelo materno John W. Foster fue Secretario de Estado con el Presidente Benjamin Harrison, y su tío político Robert Lansing fue Secretario de Estado con el Presidente Woodrow Wilson. Su hermano mayor John Foster Dulles sería Secretario de Estado con el Presidente Dwight D. Eisenhower, y su hermana Eleanor Lansing Dulles una destacada diplomática y economista.

Allen Dulles se graduó por la Universidad de Princeton, y en 1916 entró en el servicio diplomático. En 1920 se casó con Clover Todd, hija de un profesor de la Universidad de Columbia; el único hijo de la pareja, Allen Macy Dulles Jr., quedaría discapacitado en la Guerra de Corea cuando un fragmento de mortero penetró en su cerebro.

En 1926 se graduó en Derecho por la Escuela de Leyes de la Universidad George Washington, y empezó a trabajar como abogado en la firma neoyorquina Sullivan & Cromwell, de la que su hermano John Foster Dulles era socio.

Carrera en los Servicios de Inteligencia

El Mayor General William J. Donovan, considerado padre fundador de los servicios de Inteligencia modernos, nombró a Dulles como cabeza de operaciones en Nueva York para la Coordinadora de Información (COI), con sede en la Habitación 3603 del Rockefeller Center, asumiendo oficinas gestionadas por el MI6 británico. El COI fue el precursor de la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS), renombrada en 1942. Tras un periodo en Gran Bretaña en los años 30, Dulles fue transferido a Berna, Suiza, hasta que terminó la Segunda Guerra Mundial.

Fue jefe de estación de la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS) en Suiza, y su carrera dio un gran salto adelante gracias a su facilidad para establecer contacto con exiliados y figuras de la resistencia alemana. Logró que Fritz Kolbe, un diplomático alemán enemigo de los Nazis, le proporcionara documentos secretos acerca de los espías alemanes en activo y sus planes acerca del avión de combate Messerchsmitt Me 262. Y recibió información de los conspiradores sobre el desarrollo de los planes para asesianr a Adolf Hitler en el verano de 1944.

También estuvo involucrado en la controvertida Operación Sunrise, que consistió en una serie de negociaciones secretas entre la Alemania Nazi y los aliados para acordar una rendición local de los alemanes en el Norte de Italia. En 1945, Dulles mantuvo reuniones personales en Luzerna, Suiza, con el oficial de la SS Karl Wolff, ex ayudante de Heinrich Himmler, y representante del Almirante Karl Dönitz, para tratar la rendición de las fuerzas alemanas, con el objetivo de que no cayeran en manos de los soviéticos. La misión Wolff-Dulles hizo posible que sólo un tercio de los prisioneros alemanes cayeran en manos de los soviéticos, y que algunos de ellos pudieran ser utilizados en el futuro por la Inteligencia estadounidense.

Concluída la guerra, fue jefe de estación de la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS) en Berlín durante seis meses. Cuando en 1947 el Congreso de EEUU creó la Agencia Central de Inteligencia (CIA) a partir de la estructura de la OSS, Dulles participó activamente en el desarrollo de la nueva agencia, siendo responsable de la Operación Paperclip, reclutando a los mejores científicos nazis y ocultando sus antecedentes, para que pusieran su experiencia y conocimientos al servicio del establishment militar estadounidense. A pesar de que el programa se dio por concluído oficialmente en septiembre de 1947, los oficiales de la operación continuaron con ella hasta mediados de los 50, ignorando las directivas presidenciales.

En 1948 ejerció de asesor de la campaña presidencial del Gobernador Thomas Dewey, de Nueva York.

Director de la CIA (1953-1961)

En 1953, el nuevo Presidente Dwight D. Eisenhower nombró a Allen Dulles Director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA). Se convertía así en el primer civil en dirigir los servicios de Inteligencia estadounidenses. Al mismo tiempo, su hermano John Foster Dulles sería Secretario de Estado. Las operaciones de la Agencia serían una parte importante de la nueva política de Seguridad Nacional de la Administración de Eisenhower, conocida como “New Look”.

Por petición de Dulles, el Presidente Eisenhower pidió que el senador Joseph McCarthy dejara de emitir citaciones contra la CIA. McCarthy había iniciado una serie de investigaciones concernientes a posibles subversiones en la Agencia y, aunque ninguna de sus investigaciones revelaron trama alguna, las audiencias habían sido bastante dañinas, no sólo para la reputación de la CIA, sino también para la seguridad de la información confidencial.

Dulles creó y supervisó la Operación Mockingbird, una campaña secreta de la Agencia para influir en los medios de comunicación domésticos y extranjeros. También aceleró los programas de investigación científica, destacando la Operación MK-Ultra, un costoso programa dirigido por Sidney Gottlieb, que abarcaba 150 proyectos de investigación orientados a estudiar el poder de las señales eléctricas y las drogas para cambiar el funcionamiento del cerebro humano y controlar la mente.

John F. Kennedy lo confirmó en el cargo cuando llegó a la Presidencia en enero de 1961.

Operación Ajax (1953) y Operación PB/Success (1954)

Remarcó el carácter intervencionista de la CIA, mediante operaciones encubiertas para hacer retroceder la influencia soviética y defender los intereses geoestratégicos de EEUU en el mundo. Su primer gran éxito fue la Operación Ajax de 1953, realizada de forma conjunta con la Inteligencia inglesa, para derrocar al gobierno del Primer Ministro iraní Mohammed Mosaddeq, quien había nacionalizado la Anglo-Iranian Oil Company (más tarde llamada British Petroleum Company). Se sobornó a distintos cargos de las administraciones iraníes, para que facilitaran el Golpe de Estado que devolvería al poder al Sha Mohammad Reza Pahlavi.

Un año más tarde, en 1954, el éxito se repitió en Guatemala con la Operación PB/Success. Con un coste de 15 millones de dólares, que incluía aviones estadounidenses P-47, y la utilización de estaciones de radio de la Agencia, la CIA orquestó el Golpe de Estado que, liderado por el Teniente Coronel guatemalteco Carlos Castillo Armas, concluiría con el derrocamiento del Presidente Jacobo Arbenz. La operación fue en respuesta a los planes de reforma agraria de Arbenz, y en defensa de los intereses de la United Fruit Company, multinacional estadounidense dedicada a la producción y comercio de frutas tropicales, que poseía una gran cantidad de tierras en Guatemala.

Operación 40 y Bahía de Cochinos (1959-1961)


En la imagen: el Senador John F. Kennedy (candidato presidencial) y Allen Dulles (Director de la CIA) se dirigen a la prensa después de una sesión informativa en Hyannisport, Massachusetts. 1960.

A raíz de la Revolución cubana de 1959, y ante el temor a que se pudiera producir una oleada de similares revoluciones contrarias a los intereses de EEUU en América Latina, Dulles creó una nueva unidad llamada Operación 40 destinada a planificar el derrocamiento de Jefes de Estado poco afines, cuyo responsable superior fue el Vicepresidente Richard Nixon.

La unidad incluyó a personas como Frank Sturgis (quien más tarde participaría en el escándalo de Watergate), Félix Rodríguez (un agente de la CIA que estaría involucrado en el asesinato del Che Guevara), Luis Posada Carriles, Orlando Bosch (fundador de la organización contrarrevolucionaria CORU), Rafael Quintero, Virgilio Paz Romero, Pedro Luis Diaz Lanz, y Bernard Barker, entre otros. El grupo reclutó también a militares con experiencia, antiguos miembros de la Policia Secreta de Fulgencio Batista, como Eladio del Valle o Rolando Masferrer, y veteranos agentes que habían participado en el Golpe de Guatemala.

Una de las primeras acciones de sabotaje orquestadas por la Operación 40 tuvo lugar en marzo de 1960, cuando La Coubre, un barco con bandera belga, fue hundido en la bahía de La Habana por ir cargado con armas y munición dirigidas a Cuba. Una segunda bomba explotó más tarde, destinada a asesinar a los voluntarios que rescataban a las víctimas de la primera explosión o que iban a participar en la revolución cubana. Murieron 75 personas y 200 resultaron heridas.

Ese mismo año, el Presidente Eisenhower firmó una directiva del Consejo de Seguridad Nacional que otorgaba autorización a la CIA para organizar, entrenar y equipar refugiados cubanos al modo de una guerrilla, con el fin último de derrocar a Fidel Castro. La Operación 40 incitó sin éxito la Guerra Civil en Cuba en otoño de 1960, y al fallar los planes, se creó la Brigada 2506, un grupo de 1,511 exiliados cubanos apoyados y armados por la CIA, que desembarcaron en Bahia de Cochinos en abril de 1961, para comenzar una invasión de la isla de Cuba, con la aprobación del nuevo Presidente John F. Kennedy.

Allen Dulles aseguró a Kennedy que la invasión desencadenaría levantamientos tras las líneas enemigas y deserciones en la milicia de Castro. Pero detectó poco entusiasmo por parte del nuevo Presidente, al que había instruído en los debates electorales del año anterior para que comprometiera públicamente su apoyo a la operación antes de su elección. Kennedy modificó y limitó los planes iniciales, preocupado por la imposibilidad de negar la participación nortemericana en una operación a gran escala.

Kennedy informó a Dulles que no iba a consentir el uso de fuerzas estadounidenses si la operación fracasaba, o no salía como le decía. La CIA no le creyó. Estaba convencida de que el Presidente no podría permitirse la derrota y se vería obligado a enviar a los marines. Pero al evidenciarse el fracaso de la operación, el Presidente Kennedy se negó a autorizar la invasión abierta de la Marina y a comprometer más recursos. El número de bajas entre de la Brigada 2506 sobrepasó el centenar de muertos, y 1189 combatientes fueron capturados.

El fracaso de Bahía de Cochinos resintió la credibilidad de la CIA. Allen Dulles cometió el error de no dejar en manos del Estado Mayor Conjunto la responsabilidad primaria de la operación cuando esta dejo de ser, a finales de 1960, una operación paramilitar, y falló al no advertir claramente al Presidente Kennedy que la operación no sería factible con los cambios y limitaciones que había impuesto.

Allen Dulles fue destítuído por el Presidente Kennedy en septiembre de 1961. Con él dimitirían también su número dos, el general Charles Cabell; y el Director de Operaciones Especiales, Richard Bissell. Cuando el Presidente le solicitó su renuncia, Dulles perdió la compostura y le dirigió una única increpación: "Traidor."

Últimos años

El 29 de noviembre de 1963, el Presidente Lyndon Johnson nombró a Dulles para uno de los siete puestos de la Comisión Warren para investigar el asesinato del Presidente Kennedy. A pesar de haber tenido conocimiento de muchos planes de asesinato contra Castro, no se ha documentado que mencionase estos planes durante las investigaciones de la Comisión Warren. Ese mismo año publicó el libro The Craft of Intelligence.

Murió en 1969 de una gripe que se complicó en neumonía a los 75 años de edad. Está enterrado en el Cementerio Greenmount de Baltimore, Maryland.

2 comentarios:

Carlos :. dijo...

justo ahora estoy leyendo "legacy of ashes" de Tim Weiner... es para no perdérselo y evidentemente, Dulles es uno de los grandes protagonistas.

Javier Argüeso dijo...

Buen trabajo, buen blog.

Enhorabuena y gracias por tus aportaciones, Antxón