jueves, 12 de abril de 2007

El regreso de Tom Daschle

Howard Finemann, de Newsweek, ha escrito un interesante artículo. Bajo el título The Return of Tom Daschle. Cuando uno lee ese título, la primera cosa que le puede venir a la cabeza es pensar que el antiguo líder de los demócratas en el Senado esté preparando su salto a la carrera presidencial. Pero no es el caso.

Su prometedora carrera política quedó arruinada en noviembre de 2004 cuando fue humillántemente derrotado por un republicano novato. Aprovechando la popularidad del Presidente Bush en el estado de Daschle, Dakota del Sur, Karl Rove dirigió una brutal campaña anti-Daschle centrada en las acusaciones de obstruccionismo al caucus demócrata liderado por el entonces Senador.

Acusado de obstruir las nominaciones judiciales y las políticas antiterroristas de la Casa Blanca, de poner en riesgo la seguridad nacional, de ser un partidista irresponsable, Daschle fue censurado sorpresivamente por los mismos votantes de Dakota del Sur que lo habían elegido hasta tres veces anteriormente. Se convirtió así en el primer líder senatorial en perder su escaño en los últimos 52 años.

Su carrera como figura pública, como aspirante a cualquier tipo de cargo electo, terminó aquel 2 de noviembre de 2004. Ahora Tom Daschle vuelve para jugar un importante papel (en la sombra) para la candidatura presidencial del Senador Barack Obama. Dashle no prestará su desgastada imagen a Obama. Le prestará su agenda de contactos y sus redes financieras. Que no son moco de pavo cuando estamos hablando de un hombre que ha pasado casi tres décadas en Washington y ha ocupado puestos de liderazgo en el Senado.

Además este apoyo refleja el cada vez más evidente fracaso de Hillary Clinton por posicionarse como la candidata inevitable, como la candidata que roba todos los apoyos y material financiero a sus rivales. Revela que el equipo de Hillary no está logrando asentar esa sensación de inevitabilidad que se tenía sobre su nominación desde el momento mismo en que presentó su candidatura.