miércoles, 11 de febrero de 2009

John Sununu: Jefe de Gabinete de la Casa Blanca (1989-1991)


John Henry Sununu (n. 2 de julio, 1939) Político estadounidense. Miembro del Partido Republicano. Fue Gobernador de New Hampshire (1983-1989) y Jefe de Gabinete de la Casa Blanca (1989-1991).

Primeros años

Nació en La Habana, Cuba, en una familia católica estadounidense de ascendencia libanesa. Su padre fue un distribuidor cinematográfico que viajó por todo el mundo. Con un coeficiente intelectual de 180, y tras pasar por la Academia Militar de LaSalle, en Oakdale, Nueva York, el joven John se doctoró en Ingeniería Mecánica por la Massachusetts Institute of Technology (MIT).

Entre 1968 y 1973, fue profesor y decano asociado de la Facultad de Ingeniería de la Tufts University, en Medford, Massachusetts. Instalando su residencia en Salem, New Hampshire, en los años setenta participó en la fundación de dos compañías tecnológicas en el complejo Route 128, el segundo centro de microtecnología del mundo, situado a las afueras de Boston. También sirvió en la junta de asesores para programas de política y tecnología en la Massachusetts Institute of Technology (MIT).

Gobernador de New Hampshire (1983-1989)

Paralelamente a su exitosa carrera en el mundo académico y tecnológico, inició una carrera política en New Hampshire. Tras servir un mandato como republicano en la Asamblea Estatal de New Hampshire (1973-1975), fue precandidato al Senado de EEUU en 1980, siendo derrotado en la primaria republicana por Warren Rudman. En 1982, presentó su candidatura a Gobernador de New Hampshire, haciéndose con la nominación republicana y derrotando sorpresivamente en la elección general al carismático Gobernador demócrata Hugh Gallen.

Fue reelegido en 1984 y 1986. Aplicó políticas conservadoras en lo económico y lo social, y apoyó la expansión de la energía nuclear. Llevó a buen término su promesa electoral estrella: equilibrar el presupuesto estatal sin subir los impuestos. Heredó un déficit de 41 millones de dólares de la administraicón anterior, y lo convirtió en un superavit de 47.8 millones de dólares. Lo que le permitió incrementar el gasto para programas de enfermedades mentales, expandir el sistema de prisiones, y separar tierras para la construcción de parques y zonas verdes.


En la imagen: el Gobernador John Sununu durante una rueda de prensa en Concord, New Hampshire, en 1984.

Se valió de un avanzado programa informático de análisis financiero para imponer una estricta disciplina fiscal. Informatizó el funcionamiento de la administración. Ordenó datos presupuestarios y reorganizó los sistemas de cobertura financiera de modo que los registros de todos los ingresos y gastos fueran canalizados por una computadora central. Descargando la información del ordenador central a los ordenadores de escritorio de cada oficina, para después analizarla con hojas de cálculo Lotus 1-2-3, el Gobernador y su staff podían consultar al momento a dónde iba el dinero del estado.

Su obsesión por la computerización del trabajo, le llevó a pedir que apareciera un ordenador personal en su retrato oficial, y a ser un firme partidario de colocar ordenadores en las escuelas. Decidió gastar 2.5 millones de dólares de los recibos de la lotería estatal en minicomputadoras de Digital Equipment Corporation para su uso en las escuelas públicas, en contra de la opinión de la Legislatura estatal y las juntas escolares locales.

Causó estupor en la comunidad judía, cuando se convirtió en el único Gobernador de la Unión que no firmó una repulsa contra la Resolución 3379 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, que definía el sionismo como una forma de racismo. Más adelante varió su postura, mantuvo reuniones con líderes judíos nacionales, y apoyó plataformas políticas pro-israelíes.

Sirvió como presidente de la Coalición de Gobernadores del Noreste; presidente de la Asociación de Gobernadores Republicanos; y, desde 1987, presidente de la Asociación Nacional de Gobernadores.

Intervención decisiva en la primaria presidencial de New Hampshire (1988)

A finales de 1987, Lee Atwater, jefe de la campaña presidencial del Vicepresidente George Bush, comprendió que su candidato estaba perdiendo terreno en Iowa frente al Senador Bob Dole, de Kansas. Ante una previsible derrota en Iowa, una victoria en New Hampshire se volvía esencial. Para lograrlo, Atwater se aseguró el apoyo público del Gobernador de New Hampshire.

El Gobernador Sununu puso al servicio de Bush su agenda de contactos y todas sus redes electorales en el estado; y haciendo uso de su influencia sobre alcaldes, sheriffs y jefes de juntas locales, reclutó personalmente a los "capitanes" que liderarían la operación en favor de Bush en cada uno de los 234 pueblos y ciudades de New Hampshire.

El Senador Dole derrotó con contundencia al Vicepresidente Bush en el Caucus de Iowa, y se trasladó a New Hampshire como favorito en los sondeos. Cuando Bush llegó procedente de Iowa para hacer un último esfuerzo en New Hampshire, estaba abatido, con sondeos que lo mostraban por detrás de Dole. Pero el Gobernador Sununu le animó asegurándole que en New Hampshire ganaría con una ventaja no inferior a los 10 puntos.

Sununu sabía que la organización puesta en marcha por él sobre el terreno, otorgaría una notable ventaja a Bush el día de las votaciones. Además, la semana anterior a la primaria, Sununu se dirigió hasta la única estación de televisión VHF de New Hampshire, para convencer a los repsonsables de que modificaran su prorgamación para acomodar un agresivo comercial que describía a Dole como favorable a las subidas de impuestos. La noche del 16 de febrero de 1988, Bush derrotó a Dole por nueve puntos en la primaria republicana de New Hampshire. Esa inesperada victoria salvó la candidatura de Bush, y aceleró su nominación.

En los meses siguientes, el Gobernador Sununu siguió colaborando en la campaña presidencial de Bush, suministrando información sobre el candidato demócrata Michael Dukakis, al que conocía bien por ser Gobernador de la vecina Massachusetts. Tras la elección de George Bush, Lee Atwater describió así la importancia de Sununu en la campaña: "Ningún político ha hecho nunca tanto por otro político, como John Sununu hizo por George Bush. En este negocio, la única manera de obtener una verdadera evalucación de alguien es en tiempos de trincheras. En esos 10 últimos días anteriores a la primaria de New Hampshire, Sununu fue como un General de campo. Marcó la diferencia."

Jefe de Gabinete de la Casa Blanca (1989-1991)

El Presidente-electo George Bush premió a Sununu convirtiéndolo en Jefe de Gabinete de la Casa Blanca, en un movimiento similar al efectuado años antes por Eisenhower con Sherman Adams. Instalado en la Casa Blanca, Sununu llegaba a su despacho cada mañana a las 6:45 AM, y se reunía diariamente con el Presidente Bush en el Despacho Oval a las 8 AM y a las 4:30 PM. Pero durante el curso del día, podía llegar a ver al Presidente una docena de veces.

(hacer click para ver más grande)

De izquierda a derecha: el General Colin Powell (Jefe del Estado Mayor Conjunto), John Sununu (Jefe de Gabinete), Dick Cheney (Secretario de Defensa), el Vicepresidente Dan Quayle, el Presidente George Bush, James Baker (Secretario de Estado), Brent Scowcroft (Consejero de Seguridad Nacional), y Robert Gates (número dos de Scowcroft), en el Despacho Oval, en febrero de 1991.

Además de las labores propias del Jefe de Gabinete, se desempeñó como consejero del Presidente en asuntos de política doméstica -en asuntos de política exterior Bush consultaba sólo con el Secretario de Estado James Baker y el Consejero de Seguridad Nacional Brent Scowcroft.

En un Gobierno criticado con frecuencia por decir una cosa y hacer otra distinta, Sununu era conocido en el Capitolio como el "policía malo" en oposición al tono más amigable de Bush. Mientras el Presidente Bush utilizaba una retórica llena de generalidades en el tratamiento de los temas más incómodos para su administración, Sununu trabajaba entre bastidores para torpedear esos proyectos, ganándose la enemistad de medioambientalistas, defensores del aborto, o miembros liberales del Congreso.

La idea de actuar como "policía malo" contaba con la aprobación del Presidente, pero no gustaba en el Congreso, y actuaba como un "factor de intimidación" en la oficina presidencial, provocando que muchos staffers de la Casa Blanca sintieran miedo de dar algún consejo impopular en presencia de Sununu. Muchos de esos oficiales de la Casa Blanca preferían consultar con el Adjunto de Sununu, Andrew Card, al que consideraban el "policía bueno." Su carácter agresivo e intolerante a la hora de dictar las prioridades de la Casa Blanca, también le llevó a mantener enfrentamientos con varios departamentos del Gobierno.

Fue él quien recomendó al Presidente que seleccionara al Juez David Souter para cubrir una vacante en el Tribunal Supremo en 1990, siguiendo el consejo de su amigo el Senador Warren Rudman. Presentó a Souter como la opción ideal de juez conservador que podía ser confirmado por un Senado de mayoría demócrata abiertamente hostil al Presidente. El objetivo era evitar una dura batalla en el proceso de confirmación, que pudiera terminar con una victoria legislativa para los demócratas. Ese objetivo se logró, pero el Juez Souter resultó ser uno de los miembros más liberales de la Corte Suprema, y Sununu se convirtió en objetivo del enfado de las bases conservadoras del partido.

Se vio obligado a dimitir en diciembre de 1991, acusado de utilizar aviones militares para efectuar viajes personales con su familia, un escándalo que fue bautizado como "Air Sununu." Pero detrás del escándalo, estaba la conveniencia de apartar a un Jefe de Gabinete que se había ganado suficientes antipatías de los medios de comunicación, del resto del equipo de Bush, y de los principales líderes republicanos del Congreso, que le atribuían buena parte de la responsabilidad por la incapacidad de la Casa Blanca a la hora de enfrentar el creciente descontento de la opinión pública por la recesión económica del 91, o la situación educativa.

Últimos años

Retirado de la política, co-presentó el programa de televisión Crossfire en CNN, entre 1992 y 1998. Actualmente es presidente de JHS Associates, Ltd., y socio de la firma financiera internacional Trinity International Partners. Es también miembro de la Academia Nacional de Ingeniería y del consejo de dirección de la George Bush Presidential Library Foundation.

Su hijo, John E. Sununu, fue Senador por New Hampshire (2003-2009).