lunes, 21 de mayo de 2007

¿A quién apoyará James Dobson?

Hace unos días leíamos el durísimo artículo que el fundador de Focus on the Family escribía sobre Rudy Giuliani. Este pasado fin de semana James Dobson ha sido el invitado del programa de radio de Laura Ingraham. Allí ha vuelto a reafirmar su voluntad de no apoyar ni a Rudy Giuliani, ni a John McCain.

Pero preguntado por Mitt Romney, su respeusta fue: "I have spent an hour and a half with him and I liked him. I mean he is very presidential and he has got the right answers to many, many things. I haven’t made a decision yet, but lets just say he is still on the list". Escuchar audio.

De llegar a convertirse esta afinidad en apoyo explícito, Dobson podría proporcionarle a Romney millones de votantes evángelicos, así como despejar las dudas que a estos pueda provocarles el mormonismo del candidato. A comienzos de este año el ex Gobernador de Massachusetts estuvo reunido durante dos horas con el señor Dobson en la sede central de su organización, en Colorado Springs.

Para conocer mejor la influencia creciente de esta organización en el funcionamiento interno del Partido Republicano, os recomiendo la lectura del libro Una nación conservadora de J. Micklethwait y A. Wooldridge. En él se analiza la naturaleza de uno de los más eficaces movimientos políticos contemporáneos en EEUU. Como muestra, aquí os dejo el perfil que en el libro se hace sobre James Dobson y su organización Focus on the Family.

(...) La infantería está abandonando los viejos estandartes y se está agrupando alrededor de otros nuevos. Quizá el más importante sea Focus on the Family. Focus no es ni tan conocida ni tan abiertamente política como la Christian Coalition., pero alcanza mejores resultados en cuanto al mantenimiento de su influencia. Fue fundada en 1977.

Dobson era un oscuro universitario, un profesor numerario de pediatría en la facultad de medicina de la Universidad del Sur de California, con un manual sobre dificultades de desarrolo y una serie de artículos académicos con su firma. Más tarde publicó 'Dare to Discipline', una guía para padres que, desde entonces, ha vendido más de tres millones de ejemplares. Posteriores libros versaron, en su mayoría, sobre cómo criar a los hijos en un mundo tan poco amigable, y Dobson expandió Focus hasta convertirla en una organización con unos ingresos anuales de más de ciento treinta millones de dólares. Sus emisiones, libros y videos llegan a un público de veintidós millones de personas en Estados Unidos y quizá a unos doscientos millones en todo el mundo.

El campus de Focus, en Colorado Springs, con sus más de treinta hectáreas, es tan grande que tiene su propio código postal y desvío de entrada directo desde la autopista. Dobson no es un animal político de la talla, por ejemplo, de Ralph Reed (Christian Coalition). La gente del cuartel general de Focus desconfía de los políticos. Dobson no se cansa de repetir a sus seguidores que su primera obligación es para con su iglesia. Solo un 5% aproximadamente del presupuesto anual de ciento treinta millones de dólares de Focus está dedicado a políticas públicas, y su gente dice que asuntos como el aborto tendrían que ser temas morales, no políticos.

Sin embargo, las creencias de Dobson -que la familia es la piedra angular de toda sociedad sana y que hay poderosas fuerzas en EEUU trabajando en actividades contra el país- le obligan inevitablemente a tomar partido sobre el aborto y otros temas de carga política, como la homosexualidad, la clonación y la oración en la escuela. Por ejemplo, en agosto de 2003, durante la disputa sobre si debía permitirse al presidente del Tribunal Supremo de Alabama, Roy Moore, mantener una escultura tallada con los Diez Mandamientos a la vista del público en la sede estatal del tribunal, Dobson visitó Montgomery para ofrecer su apoyo, llamando a la batalla de Moore "una lucha contra la tiranía judicial". La página web de Focus insertó un "Centro de Acción por los Diez Mandamientos" explicando cómo se podía implicar la gente.

Dobson tiene una enorme influencia dentro del GOP. Fue él, por ejemplo, quien ayudó a fundar el Consejo de Investigación de la Familia para ejercer de lobby en Washington D.C. a favor de los "valores familiares tradicionales"; en la actualidad tiene cuatrocientos cincuenta mil miembros. Un ejemplo de esta musculatura se produjo en 2002, cuando el ala empresarial del Partido Republicano intentó impulsar una reforma de las leyes de quiebra estadounidenses.

Charles Schumer, senador demócrata por Nueva York, adjuntó astutamente una cláusula pensada para tomar medidas enérgicas contra los manifestantes antiabortistas. Muchos republicanos del Congreso la toleraron al principio de buen grado, pero Tony Minnery, director político de Focus, entró en liza para explicar al Congreso el malestar de Dobson. El propio Dobson denunció los esfuerzos de Tom DeLay por someter la ley a votación en la Cámara. Focus incitó a la gente para ponerse en contacto con sus congresistas y con DeLay en particular. La ley fue descartada.


En 2003, el presidente de Focus, Donald Paul Hodel (antiguo miembro del gabinete de Reagan), escribió una carta al Weekly Standard quejándose de la reseña de un libro que urgía a los evangélicos a trazar una línea divisoria entre la religión y la política. "El hecho -escribió Hodel- es que, sin el duro trabajo y los votos de millones de cristianos, no habría mayoría republicana en las dos Cámaras del Congreso, ni habría presidencias de Bush, habría pocos gobernadores y solo unos cuantos estados en manos republicanas".

Focus también ha tenido su efecto en el Partido Republicano local. Los miembros de la organización no dejan de ser conservadores cristianos cuando regresan a casa de noche; reaparecen en las reuniones de la circunscripción electoral local a título personal. Minnery, por ejemplo, fue presidente del Partido Republicano en el condado de El Paso (que incluye Colorado Springs) en 1997-1999. "Para bien o para mal, a mediados de los noventa, la derecha cristiana se hizo con muchos de nuestros distritos electorales".


Las reuniones de distrito electoral son el corazón de cualquier partido; a menudo son tediosas y registran poca asistencia. Pero los activistas que se toman la molestia de ir tienen la oportunidad de escoger a los delegados que irán a las asambleas del estado y del condado, que a su vez seleccionarán a los candidatos a las primarias. Gradualmente, la mayoría de los políticos republicanos de la zona de influencia de Colorado Springs han acabado siendo "tres erres" (Radical, Religius and Right), o, por lo menos, sabiendo pronunciar las oraciones del mismo misal.

Frente a ello, los RINO (Republicans In Name Only), que han defendido posiciones moderadas en temas como los derechos de los homosexuales y el aborto, han pasado por esta razón un mal momento. Dos miembros en particular, Mary Lou Makepeace, que fue alcaldesa de Colorado Springs hasta 2002, y Marcy Morrison, diputada local de la asamblea del estado. En 1998, Morrison se vio obligada a realizar una petición de recogida de firmas para entrar en las listas porque sabía que nunca lograría el apoyo necesario por parte del caucus.

Esta "toma de poder" por parte de los cristianos no debe exagerarse. Makepeace y Morrison rechazaron a la mayoría de los contrincantes, aunque una exhausta Morrison se ha retirado a la alcaldía de Manitou Springs, la ciudad vecina, algo más bohemia, de Colorado Springs. Pero lo que ocurrió en Colorado Springs parece estar pasando ahora en todo el país. Durante la mayor parte de los últimos treinta años, los conservadores religiosos han ido generalmente a su aire. Ahora están aplicando su talento para la organización de bases a las reuniones de circunscripciones electorales y similares en el seno del partido.


Según un estudio publicado en la revista 'Campaigns & Elections', los conservadores cristianos ejercen en la actualidad una influencia "fuerte" o "moderada" en cuarenta y cuatro comités estatales republicanos, frente a los treinta y un comités de 1994, la última ocasión en que se llevó a cabo un estudio de esas características. Solo son débiles en seis estados, todos ellos del nordeste. (...)

2 comentarios:

xtomasbl dijo...

Me sumo sin duda a la recomendación del libro "UNA NACIÓN CONSERVADORA".

Lo leí hace unos meses y me pareció un ensayo magnífico sobre la influencia (sobretodo pasada) de la derecha cristiana y el conservadurismo en general en EEUU y su política.

Odalric dijo...

Quizas Mitt no llegue a presidente pero conciliarà los mormones con los evangelicos...

Recuerdo que estos no llegaban ni a considerar cristianos a los mormones.