viernes, 23 de marzo de 2007

Team McCain

Ya volví a Nashville después de asistir al show de Edwards. Me he traído todo tipo de dulces y comida típicos de Carolina del Norte. He traído por ejemplo una paleta de cerdo, que allí dicen hacerlo mejor que en otros lugares. Allí todo lo basan en el gusto por la larga espera ante el carbón. La verdadera barbacoa. Me lo tomaré esta noche con alguien que me dirá que eso engorda y que no quiere tomarlo. Pero aunque sea un poco tenemos que probarlo. Pero antes de eso toca hablar del candidato que me queda para cerrar la lista de los seis más potentes.

John McCain. El que hace pocos meses era el claro front-runner entre los republicanos. Durante 2006 organizó y participó en 346 eventos, en los que reunió más de 10,5 millones de dólares para las campañas electorales de diversos candidatos republicanos. Lo cual le garantiza un firme apoyo entre otros senadores y representantes de su partido a los que ayudó.

Todo esto le permitía lanzarse esta vez como un insider dentro del aparato partidista y contar con poderosas redes de apoyo financiero. Para ello incorporó a varios operativos de campaña que trabajaron para Bush, formando el equipo más experimentado en campañas electorales de todos los que estamos viendo.

Pero ha decidido llevar una campaña de muy bajo perfil en estos primeros meses del año. Tomando decisiones difíciles de entender para muchos. La no asistencia a la convención anual del Conservative Political Action Committee (CPAC), o su ausencia en la reunión del Club For Growth al que fue invitado igual que el resto de candidatos del GOP.

Todo esto pueden ser síntomas que nos indican que John McCain no se siente cómodo en el papel de insider. Movimientos encaminados a evitar convertirse para los republicanos lo que Hillary es para los demócratas en estas elecciones. El candidato de la élite. El candidato formal. Durante sus dos décadas de servicio en el Senado, McCain se ha ganado una imagen de rebelde indomable que ha sido el secreto de su inmensa popularidad como figura nacional. No es de extrañar pues, que exista el miedo a echar a perder ese aura si la campaña más importante de su vida la hace jugando un papel que no concuerda con su espíritu de maverick.

Conociendo su carácter, me atrevería a decir que puede llegar a sentirse indigno si contradice ese espíritu. No quiere que los norteamericanos piensen desde ahora que él es el candidato inevitable de los republicanos. Necesita ser combativo y ganar compitiendo. Buscaría el llamado "efecto underdog", es decir, el del candidato que parece desamparado, y que encuentra en la superación de las expectativas la fuerza que necesita para que el votante se termine decidiendo por él.

Considerando la enorme experiencia de sus operativos de campaña, es impensable que la aparente depresión de su candidatura en los últimos meses sea consecuencia de la incapacidad o la mala planificación. Yo diría que están organizando una estrategia que busca que el votante identifique al McCain de 2008 con el McCain de 2000. Aquel entusiasta insurgente desconocido que inesperadamente surgió en la carrera y causó sensación poniendo en apuros la poderosa maquinaria del Gobernador Bush. Con ocho años más, y sin contar esta vez con el efecto novedad o sorpresa, está buscando la manera de generar igual entusiasmo.

Para buscar ese éxito, contrató como campaign manager a todo un experto. Terry Nelson. Natural de Iowa, su nombre se escuchó por primera vez siendo muy joven en 1992, cuando dirigió la campaña del republicano Jim Nussle al Congreso, dos años antes de graduarse en la universidad. En 2000 entró en el National Republican Congressional Committee como director político, y a partir de 2002 fue subjefe de gabinete del presidente del Partido Republicano. En julio de 2003 fue nombrado director político nacional de la campaña Bush-Cheney 2004.

En 2001 fundó la firma de comunicaciones Dawson McCarthy Nelson Media, y en 2005 co-fundó el Crosslink Strategy Group, con otros socios relacionados con la creación de los anuncios de los Swift Boat Veterans for Truth en 2004. El Senador McCain lo fichó a principios de 2006 para su comité de acción política Straight Talk America.

John Weaver, el que fuera su director de campaña en el año 2000, esta vez tendrá el cargo de "chief political strategist". En el año 2000 John Weaver estuvo en la lista negra de Karl Rove durante las primarias republicanas. La guerra entre las campañas de Bush y McCain fue tan enconada, que, después de las elecciones, Weaver fue marginado y condenado al ostracismo por toda organización relacionada directa o indirectamente con el Partido Republicano. Incluso llegó a trabajar para algunosos demócratas, hasta que en 2004 llegó a un acuerdo con Rove para que McCain apoyara la reelección de Bush a cambio de reinsertar a su gente en el establishment del partido.

Michael Dennehy será el director político nacional. Esto supone un paso adelante en su carrera. Será su primera campaña nacional. Hasta ahora sólo había operado en New Hampshire. En el año 2000, Dennehy fue el artífice de la sensacional victoria de McCain en las primarias de New Hampshire, donde derrotó al favorito Bush por más de 15 puntos de ventaja. Esta vez operará sorbe los 50 estados.

Rick Davis será el "chairman" de la campaña. Supervisará la recaudación de fondos y el desarrollo del prorgama político. Ya tuvo el mismo papel en 2000. Carla Eudy será la "top fundraiser". Es una mujer de confianza del poderoso ex senador texano Phil Gramm. Texas es el segundo estado del que más dinero sale para campañas electorales.

El fichaje más destacado del equipo de McCain es el de Mark McKinnon, un genio de la publicidad por televisión que trabajó para Bush en 2004. Los servicios de McKinnon han sido muy codiciados por muchos candidatos, pero McCain se ha llevado el gato al agua. Más de la mitad del dinero gastado por Bush-Cheney en publicidad en 2004, fue a parar a la firma Maverick Media, propiedad de McKinnon. Uno de sus anuncios más conocidos fue el llamado "Windsurfing", que ridiculizaba los cambios de postura de John Kerry.

"McKinnon launched his career as a Democratic campaign consultant, then dropped out of politics to work for corporate clients. But the Austin, Texas, image consultant was lured back into politics by his close friend George W. Bush, this time as a Republican strategist", escribía Bill McConnell el 27 de junio de 2005 en Broadcasting & Cable.

Brian Jones, hasta hace poco director de comunicaciones del Comité Nacional Republicano, es ahora el director de comunicaciones de McCain 2008. El hispano Danny Diaz será su número dos. Hasta ahora ha sido jefe de comunicaciones regional en el RNC. Mark Slater será el redactor de discursos del senador. Slater ha sido todos estos años jefe de gabinete de McCain en el Senado.

El encargado de los sondeos de opinión será Bill McIntruff, quien ya ocupó la misma posición en la campaña presidencial de McCain en 2000. Lo acompañará Lance Tarrance, un estratega bien conocido en la vieja escuela de toda la vida en el GOP.

Steve Schmidt será "senior adviser", centrándose sobre todo en el desarrollo del mensaje del candidato. Schmidt es otra de las más notables incorporaciones que ha hecho McCain a su equipo. Protegido de Karl Rove, es uno de los más brillantes y jóvenes consultores políticos del país. Siempre se movió en el círculo cercano a Bush, ejerciendo como portavoz del Vicepresidente Dick Cheney en el primer mandato, y en 2005 participó en el proceso de selección de jueces para el Tribunal Supremo.

El año pasado fue contratado por el Gobernador Arnold Schwarzenegger para manejar su campaña de reelección. Tras este éxito en California, sus servicios fueron pretendidos por diferentes aspirantes presidenciales.

Otro que trabajó para el Gobernador Schwarzenegger en 2006 es Matt David. Él será el encargado de la unidad de respuesta rápida de la campaña presidencial de John McCain. En la campaña de reelección de Schwarzenegger tuvo esa misma función. Fred Davis, supervisor de la publicidad televisiva de Arnold en California, trabajará como consultor creativo para McCain.

Como asesores para asuntos de política doméstica y política inernacional contará con el ex senador Phil Gramm (R - Texas), antiguo presidente del Comité de Finanzas del Senado; y Robert Zoelick, ex Secretario de Estado Adjunto, y antiguo representante comercial de EEUU.

También cuenta ya con importantes asesores en algunos de los primeros estados que albergarán elecciones primarias el año que viene:
  • En Iowa: Marlys Popma, conocida activista evangélica y antigua directora ejecutiva del Comité Republicano de Iowa; Bob Haus, que ya trabajó en Iowa para la campaña presidencial de Phil Gramm en 1996 y para Steve Forbes en 2000; Tim Miller, participó en la campaña de Jeff Lamberti para el Congreso.
  • En New Hampshire: Peter Spaulding presidirá las operaciones de McCain en este estado; Jill Hazelbaker se encargará de las comunicaciones en New Hampshire, el año pasado fue director de comunicaciones de la campaña senatorial de Tom Kean en New Jersey; Christian Winthrop, que fue portavoz del republicano John Spencer en su campaña senatorial en Nueva York; Steve Duprey, ex presidente del Comité Republicano de New Hampshire, y su mujer Susan Duprey, conocida abogada en el estado; y el ex congresista Chuck Douglas.
  • En Carolina del Sur: B.J. Boling, ex director de comunicaciones del Comité Republicano de Carolina del Sur; Doug Smith, Speaker pro Tempore de la Asamblea Estatal;.
  • En Michigan: el Fiscal General de Michigan, Mike Cox, será el máximo responsable de la campaña en el estado; Glenn Clark, antiguo director ejecutivo de la Christian Coalition; Dave Dishaw, experto en el reclutamiento de voluntarios.

Otros integrantes de Team McCain son: Sarah Simmons, otra protegida de Karl Rove que trabajó para Schwarzenegger el año pasado; Sig Rogich, consultor asentado en Nevada, con experiencia en el Oeste; Gerald Parsky, íntimo de Bush, considerado el más prominente recaudador de fondos del Partido Republicano en California; Russ Schriefer y Stuart Stevens, miembros del equipo mediático del Presidente Bush; Kathleen Shanahan, que fue jefa de gabinete del ex Gobernador Jeb Bush en Florida; Rob Gray, consultor asentado en Massachusetts; y Spence Whalen, que llevará la campaña por internet.