sábado, 24 de marzo de 2007

Dos apuntes antes del Grand Ole Opry

Ha amanecido hoy un bonito sábado. Aquí esta mañana sólo se habla del certamen de Miss America que se celebró ayer. La ganadora resultó ser la representante de Tennessee y esto se está celebrando en Nashville como un reconocimiento a la belleza característica de este estado sin igual. Veo a la gente contenta. Algunos ya consideran a Rachel Smith la Tennessiana más importante desde el Presidente Andrew Johnson. Yo creo que exageran un poco, aunque viendo la reacción de los vascos cuando una vasca ganó Operación Triunfo, a mí ya nada me sorprende.

Hoy es el cumpleaños de mi cuñado Ury. Ury de Uriel. Le pusieron el nombre en honor al Arcangel que está en las puertas de las tierras y los templos de Dios para evitar que el mal las penetre. Para celebrarlo nos ha regalado entradas para al Grand Ole Opry, que, como sabréis, se celebra todos los sábados por la noche en Nashville desde 1925. Es un programa de música country que se emite en directo desde la estación de radio WSM. Me gusta. Lo pasaremos bien.

Antes de enfrentar este día tan ocioso, voy a hacer un par de comentarios sobre la campaña electoral, acompañados de dos documentos audiovisuales. Por una parte, comentar que la Senadora Hillary Clinton ya ha comenzado a utilizar de forma descarada la imagen de su marido el ex Presidente. Esta le ha dicho a Bill que grabe un video para pedir a sus seguidores que contribuyan económicamente a la campaña antes de que se cierre el plazo de los tres primeros meses del año y se den a conocer alas cifras de recaudación de los candidatos en ese periodo. Aquí podéis ver el video.

El ex Gobernador Mitt Romney (R - Massachusetts) por su parte, anda obligando grabar mensajes de video a todos aquellos miembros del Congreso que han anunciado públicamente que lo apoyan. Entre ellos el antiguo Speaker Dennis Hastert, el Senador Bob Bennett, el Senador Orrin Hatch, y un largo etcétera. Aunque entre todos ellos yo destacaría al Senador Jim DeMint, por su importancia estratégica. Senador por Carolina del Sur, el primer estado sureño que albergará primarias. Carolina del Sur fue el estado clave en las internas republicanas del 2000 y puede serlo en 2008. Aquí el video de DeMint apoyando a Romney.

John McCain tiene el apoyo indisimulado del otro Senador del Estado, Lindsay Graham, y del gobernador Mark Sanford -aunque este último no se haya pronunciado-. El movimiento de DeMint es importante porque supone un espaldarazo a Romney ante las bases del partido por parte del político más conservador de Carolina del Sur -DeMint está en el Top-5 de miembros más derechistas del Senado-.

Es muy interesante este desacuerdo entre las figuras republicanas de Carolina del Sur a la hora de apoyar a uno u otro candidato. Es interesante porque por primera vez en mucho tiempo eso ocurre en ese estado. En teoría el Gobernador Mark Sanford debería ser el auténtico "kingmaker" para los republicanos, pero es un gobernador que está enfrentado con el establishment del Partido Republicano de Carolina del Sur y puede que no tenga demasiado control sobre el voto republicano en las primarias.

Esto contrasta con el escenario que teníamos en pasadas elecciones. Había un claro "kingmaker" en la política republicana de Carolina del Sur. El antiguo Gobernador Carroll Campbell, uno de los políticos más brillantes del Sur moderno, que con su decisivo apoyo dio la victoria en ese estado a todos los candidatos que apoyó en diferentes elecciones presidenciales, desde Reagan hasta Bush en 2000.

Como escribió Jonathan Martin en el Opinion Journal el pasado mes de septiembre:

"Since 1980, no Republican presidential candidate has won the nomination without winning the South Carolina primary. And in every contested nomination battle since that time, the man who delivered those winning Republican votes was Carroll Campbell. A Greenville-area Congressman in 1980, Campbell and his young protégé Lee Atwater spurned Strom Thurmond’s preferred candidate to run Ronald Reagan’s South Carolina campaign.

Eight years later, as governor, he and Atwater engineered the Palmetto State effort for Reagan’s vice-president, securing a victory for George H. W. Bush over Bob Dole (again, Thurmond’s preferred candidate). When Bush was challenged from the right by Pat Buchanan in 1992, the Campbell organization was there again. Facing another Buchanan insurgency four years later, Campbell, by this point a Washington insurance lobbyist, patched things up with Dole to deliver another much-needed primary victory — a win so impressive as to get Campbell on Dole’s vice-presidential short list.

In 2000 there was little doubt whom Campbell and his friends would get behind. The Campbells and the Bushs were like family. And once again, he came through with a must-have victory, stopping the bleeding from another Bush loss in New Hampshire.

A year later, the architect of the modern South Carolina Republican party was diagnosed with Alzheimer’s at 61."