sábado, 31 de enero de 2009

Dick Cheney: Jefe de Gabinete de la Casa Blanca (1975-1977)

La biografía de Cheney para Wikipedia en español, también la hice hace un par de años. Ahora la he completado un poco más.


Richard Bruce Cheney (n. 30 de enero de 1941) Político estadounidense. Jefe de Gabinete de la Casa Blanca (1975-1977), Secretario de Defensa (1989-1993) y 46º Vicepresidente de los Estados Unidos (2001-2009).

Primeros años

Hijo de un funcionario del Departamento de Agricultura, nació en Lincoln, Nebraska, y se crió en Casper City, Wyoming, a donde su padre fue trasladado. Gracias a sus buenas calificaciones, fue aceptado en la Universidad de Yale, donde estuvo durante un curso, pero no logró adaptarse y volvió a Wyoming.

Tras trabajar durante un tiempo instalando tendidos eléctricos, obtuvo una maestría en Letras y se graduó en Ciencias Políticas por la Universidad de Wyoming. Realizó estudios doctorales en la Universidad de Wisconsin-Madison, pero no llegó a completarlos al empezar a trabajar para la campaña electoral del Congresista William Steiger, de Wisconsin, en 1968.

Llega a Washington DC

Su carrera de servicio público se inició en 1968, cuando llegó a Washington DC a hacer prácticas para el Congresista republicano William Steiger. Este se lo recomendó a Donald Rumsfeld, que lo incorporó al gobierno de Nixon para prestar servicios en un sinnúmero de cargos en el Consejo del Costo de Vida (Cost of Living Council), la Oficina de Oportunidades Económicas (Office of Economic Opportunity), y dentro del staff de la Casa Blanca.

Cuando Gerald Ford asumió la Presidencia en agosto de 1974, Cheney figuró como parte del equipo de transición, y más adelante como Auxiliar Adjunto al Presidente, y asistente del Jefe de Gabinete Donald Rumsfeld. Debido al estilo de "intercambiabilidad" aplicado por Rumsfeld -la práctica de dejar a su adjunto sustituirle en varias tareas de forma regular-, durante el primer año de mandato de Ford, Cheney pasó con el Presidente tanto tiempo como Rumsfeld.

Jefe de Gabinete de la Casa Blanca (1975-1977)

En Noviembre de 1975, fue nombrado Auxiliar del Presidente y Jefe de Gabinete de la Casa Blanca, un cargo que retuvo durante el resto del gobierno del Presidente Ford. Había dentro de la Casa Blanca un halo de confusión y deriva. Cheney obtuvo buenas críticas por su buen hacer a la hora de hacer llegar al Presidente una amplia gama de opiniones e ideas opuestas. Pero el Presidente hizo poco para aliviar las tensiones entre Cheney, cuya oficina empezó a tener una creciente influencia en la elaboración de los discursos presidenciales, y Robert Hartmann, redactor de discursos y amigo personal de Ford.

David Gergen, asesor de Cheney, fue promovido al cargo de consejero especial del Presidente, y Stefan Halper asignado para ayudar a Cheney y Gergen a evaluar las implicaciones políticas de todas las iniciativas de la Administración. Sin embargo, tanto Gergen como Halper eran antiguos redactores de discursos, un hecho que precipitó el conflicto entre las operaciones de Cheney y Hartmann.

(hacer click para ver más grande)

En la imagen: el Presidente Ford y el Jefe de Gabinete Dick Cheney repasan documentos a bordo del Air Force One, mientras viajan a la cumbre del G-7 en Rambouillet, Francia, el 17 de noviembre, 1975.

Durante la campaña electoral de 1976, Cheney viajó por todo el país con el Presidente, y fue uno de los integrantes de su círculo más íntimo de asesores electorales, junto a Robert Hartmann; el consultor californiano Stuart Spencer; John Marsh, hombre de total confianza del Presidente; Robert Teeter, de Market Opinion Research Corp.; y Jack Ford, uno de los hijos del Presidente.

Cheney fue criticado por no explotar lo suficiente la proyección presidencial de Ford; en época de campaña, el Presidente apenas concedió conferencias de prensa en la Casa Blanca, y prefería hacerlo en los pueblos y ciudades que visitaba en la ruta de campaña, lo que no le permitía aparecer más presidencial que el resto de candidatos. Pero Cheney se defendió de las críticas responsabilizando a Ford: "Es el Presidente quien establece el estilo para la Casa Blanca. Y así es como debe ser."

Congresista por Wyoming (1979-1989)

Tras retornar a su estado de residencia, Wyoming, en 1978, Cheney fue elegido como republicano a la Cámara de Representantes de Estados Unidos para servir el único cargo de congresista del estado. Fue vuelto a elegir cinco veces y sus colegas lo seleccionaron para que prestara servicios como presidente del Comité Republicano de Política (Republican Policy Committee) de 1981 a 1987. Fue elegido presidente de la Asamblea Republicana de la Cámara de Representantes (House Republican Conference) en 1987 y Líder de la Minoría de esa cámara en 1988.

Por lo general, Cheney, que se sentía mejor trabajando en la Cámara que en la Casa Blanca, donde se sentía un extraño, apoyaba los programas de política interna y exterior del Presidente Ronald Reagan, especialmente de Defensa, aprobando los fondos para el desarrollo de la multimillonaria Iniciativa de Defensa Estratégica (SDI), más conocida como "Guerra de las Galaxias", la ayuda militar a la Contra de Nicaragua, y a los insurgentes de Afganistán y Angola.

También votó contra la propuesta de exigir al Presidente que notificara al Congreso en 48 horas cualquier operación secreta emprendida. En la política interna fue muy conservador, se opuso a la integración de niños blancos y negros en las escuelas públicas, al aborto, y se mostró a favor de que se impartieran clases de religión en las escuelas.

En 1987, el Congresista Cheney tuvo a su cargo la investigación del escándalo Irán-Contra y llegó a la conclusión de que, a pesar de posibles errores cometidos por la Administración Reagan, no existía evidencia de que el Presidente tuviera conocimiento alguno de que se desviaran fondos de las armas vendidas.

Secretario de Defensa (1989-1993)

El 10 de marzo de 1989, el nuevo Presidente George H. W. Bush propuso a Cheney como Secretario de Defensa después de que su primera opción, el Senador John Tower, fuese rechazado por el Senado. Al ser preguntado por los reporteros sobre su inexperiencia en materia de Defensa, señaló que, como Jefe de Gabinete del presidente Gerald Ford, había asistido a todas las juntas del Consejo de Seguridad Nacional, y como republicano era el de más antigüedad en el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes.

A pesar de la rápida y unánime aprobación del Senado para que ocupara el puesto de Secretario de Defensa el 17 de marzo de 1989, Cheney sabía que encontraría ciertos reparos en el Pentágono por no haber servido en la Guerra de Vietnam, y por haber apoyado como Congresista el uso del detector de mentiras en el Departamento de Defensa. Proponiéndose afirmar rápidamente su autoridad, sólo permitió que dos o tres subordinados le aconsejaran en decisiones claves sobre el personal, empleó únicamente personas de absoluta confianza, y nombró a David S. Addington, uno de sus más fieles ayudantes del Congreso, en el puesto de asistente especial suyo.

(hacer click para ver más grande)

En la imagen: el Presidente Bush conversa en el despacho Oval con el Secretario de Defensa Dick Cheney, en presencia de Samuel Skinner (Jefe de Gabinete) y Brent Scowcroft (Consejero de Seguridad Nacional), en 1992.

Para lograr el propósito del Presidente Bush de alcanzar la meta de un crecimiento real del 0% en Defensa para 1990, en 1989 Cheney tuvo que recortar 1,000 millones de dólares del presupuesto de Defensa, propuso detener la producción de los nuevos portaaviones V-22, rechazar la modernización de los aviones de caza F-14 Tomcat, cancelar la construcción de nuevos modelos de helicópteros, de un submarino de ataque y del caza F-15, frenar el desarrollo de los bombarderos B-2 Stealth, dar de baja el portaaviones US Coral Sea y otros barcos, y reducir el personal a 17,200 efectivos. Pero apoyó la investigación y desarrollo de los antimisiles Brilliant Pebbles, menos costosos que otros sistemas de antimisiles espaciales en desarrollo, que orbitarían en el espacio en prevención de ataques enemigos.

En abril de 1989, Cheney rechazó la petición de Alemania Occidental de abrir negociaciones con la URSS para reducir armas nucleares de corto alcance en Europa, por considerar dichas negociaciones una trampa peligrosa, dada la aplastante superioridad soviética en armas convencionales.

Entre 1990 y 1991, jugó un papel clave en el conflicto bélico desencadenado con Iraq por la invasión de Kuwait. Dirigió todos los acuerdos y alianzas previas a la Guerra del Golfo; consiguió que el Rey Fahd de Arabia Saudí permitiera la instalación de bases militares estadounidenses en Daharan, y en 1992 firmó un acuerdo de seguridad entre EEUU y el emirato de Qatar, donde se instaló el comando central de las tropas de EEUU estacionadas en la región del Golfo Pérsico.

El Secretario Cheney recibió la Medalla Presidencial de Libertad otorgada por el Presidente George Bush el 3 de julio de 1991, por su liderazgo durante la Guerra del Golfo.

Vicepresidente de EEUU (2001-2009)

Abandonó el Departamento de Defensa el 20 de enero de 1993, y aterrizó en el sector privado. En 1995 fue contratado como presidente ejecutivo por Halliburton Company, firma que presta servicios de campo a la industria petrolera, con sede en Dallas. En 1996 a punto estuvo de presentarse como candidato a las primarias presidenciales del Partido Republicano, pero finalmente desechó la idea. Se mantuvo en el sector privado hasta que, en el año 2000, el Gobernador George W. Bush lo seleccionó como compañero de fórmula en su candidatura presidencial.

Convertido en Vicepresidente de los Estados Unidos en 2001, tras los atentados del 11 de septiembre fue trasladado a un lugar secreto y seguro desde el que siguió en contacto con el Presidente Bush, y coordinando las actividades gubernamentales, al frente de una administración de emergencia. Y la mañana del 29 de junio de 2002, mientras a Bush se le practicaba una colonoscopia, Cheney sirvió como Presidente en funciones bajo los términos de la 25ª Enmienda de la Constitución: actuó como Presidente desde las 11:09 horas hasta las 13:24 horas. La mañana del 21 de julio de 2007, volvió a ejercer la Presidencia en funciones, mientras Bush se sometía a un procedimiento médico que requería sedación.

Consejero presidencial de primer orden en asuntos de política energética, política exterior y Seguridad Nacional, destacó como uno de los miembros más duros de la Administración Bush, defendiendo la guerra contra Iraq con o sin el respaldo del Consejo de Seguridad de la ONU (2003). Y está considerado como el Vicepresidente más poderoso de la historia: su poder fluía básicamente de la plena confianza que recibía del Presidente Bush. Desde un principio, formó parte del círculo más íntimo del Presidente, con pleno acceso al Despacho Oval, al mismo nivel del Jefe de Gabinete, sirviendo como confidente, y rompiendo con la tradición de excesiva formalidad que existía en anteriores relaciones Presidente-Vicepresidente.

(hacer click para ver más grande)

En la imagen: el Presidente Bush y el Vicepresidente Cheney ante el retrato de Abraham Lincoln, en el Despacho Oval, en 2001.

Lejos del papel meramente ceremonial de un Vicepresidente, Cheney asumió un rol protagónico en la formulación de políticas oficiales. Síntoma de ese poder, fue la decisión del Speaker of the House Dennis Hastert de acondicionarle un despacho propio en la Cámara de Representantes, para tener conexión directa con la Casa Blanca. Se convirtió así en el Vicepresidente que más despachos oficiales ha tenido repartidos por los distintos centros de poder de Washington DC: el despacho de la Cámara de Representantes, se sumó a los que ya tenía en el Ala Oeste, en el Viejo Edificio Ejecutivo, y sus dos despachos del Senado, uno en el Dirksen Senate Office Building, y otro pegado a la cámara del Senado.

A pesar de haber sido acusado de un posible delito de fraude cometido cuando era presidente de la compañía petrolera Halliburton Company, en las elecciones presidenciales de 2004 repitió como candidato republicano a la Vicepresidencia para un segundo mandato junto a George W. Bush. Una vez ganadas las elecciones, el 20 de enero de 2005 Dick Cheney volvió a jurar como Vicepresidente para otros cuatro años. Siempre mantuvo que no tenía ambiciones presidenciales, y renunció a optar a la Presidencia en 2008.

Entregó el cargo al Senador demócrata Joe Biden, el 20 de enero de 2009.

*Enlace relacionado: Cómo se hizo... el ticket Bush-Cheney

viernes, 30 de enero de 2009

Donald Rumsfeld: Jefe de Gabinete de la Casa Blanca (1974-1975)

Ya había escrito la biografía de Rumsfeld para Wikipedia hace dos años. Ahora sólo la he completado.


Donald Henry Rumsfeld (n. Chicago, 9 de julio de 1932) Político estadounidense. Fue Jefe de Gabinete de la Casa Blanca (1974-1975) y dos veces Secretario de Defensa (1975-1977) y (2001-2006).

Orígenes

Donald Henry Rumsfeld, hijo de un piloto de la Armada, nació en Chicago en 1932. En su juventud fue campeón de lucha libre además de capitán de un equipo de fútbol americano, y se licenció en Ciencias Políticas por la Universidad de Princeton. Terminados sus estudios, se alistó en la US Navy en 1954, y allí sería piloto de cazas durante tres años (1954-1957).

Congresista por Illinois (1963-1969) y Administración Nixon (1969-1973)

En 1957 llegó por primera vez a Washington DC, contratado como asistente administrativo por el Congresista David Dennison, de Ohio. En 1959, pasó a trabajar como asistente de personal para el Congresista Robert Griffin, de Michigan. Y en 1962, a la edad de treinta años, él mismo fue elegido Congresista republicano por el distrito de la exclusiva zona de North Shore, en Illinois. Sería la primera de cuatro legislaturas en el Congreso, siendo reelegido en 1964, 1966 y 1968.

En el Congreso, sirvió en el Comité Económico Conjunto; el Comité de Ciencia y Aeronáutica; y el Comité de Operaciones Gubernamentales; así como en los Subcomités de Operaciones Militares y Exteriores. Y fue co-fundador del Consejo Inter-Parlamentario EEUU-Japón.

En 1965, Rumsfeld fue uno de los líderes de la facción de jóvenes legisladores republicanos, conocidos como "young turks," que forzaron un cambio generacional en el liderazgo republicano de la Cámara de Representantes. El veterano Congresista Charles Halleck, de Indiana, fue depuesto como Líder de la Minoría, y sustituído por el más joven Congresista Gerald Ford, de Michigan.

Durante la década de los 60 y 70, fue una de las jóvenes estrellas en alza del Partido Republicano y rival de George Bush, otra de las estrellas en alza dentro del partido. En las presidenciales de 1968, los dos jóvenes Congresistas fueron recomendados a Richard Nixon para seleccionar a su candidato vicepresidencial. Pero Nixon prefirió a Spiro Agnew, y nombró a Rumsfeld director de la Oficina de Oportunidades Económicas, un puesto con categoría de consejero personal del Presidente, y rango de miembro del gabinete.

Entre 1973 y 1974, estuvo de enviado en Bruselas como Embajador de Estados Unidos ante la OTAN hasta que, tras la dimisión del Presidente Nixon, se le pidió que volviera a Washington para presidir el equipo de transición de Gerald Ford, al que conocía de sus años en la Cámara de Representantes. Integró el equipo de transición con el ex Gobernador de Pennsylvania, William Scranton, el Secretario de Interior Rogers Morton, y el consejero presidencial John Marsh.

Jefe de Gabinete de la Casa Blanca (1974-1975)

En septiembre de 1974, el Presidente Ford le pidió que aceptara el comprometido cargo de Jefe de Gabinete de la Casa Blanca. En ese cargo, Rumsfeld sería responsable de transmitir y ejecutar las órdenes del Presidente, y de llevar toda su agenda de compromisos, con poder para determinar lo que este necesitaba, o a quién veía. A diferencia de Nixon, el Presidente Ford quería ser accesible para el resto de miembros del Gabinete y los Senadores, por lo que Rumsfeld no buscó controlar las reuniones políticas, y procuró que cada asesor del equipo tuviera su oportunidad de expresarse o disentir ante el Presidente.

Estuvo involucrado en varias luchas internas de poder. Se impuso sobre Robert Hartmann, el principal asesor de Ford, y uno de sus hombres más cercanos: Rumsfeld convenció al Presidente para que limitara el papel de Hartmann a mero redactor de discursos, y no invadiera sus competencias de Jefe de Gabinete. También chocó con el Vicepresidente Nelson Rockefeller a la hora de decidir nombramientos para el staff de la Casa Blanca, y cuando Ford decidió optar a la reelección, Rumsfeld indujo a Howard Callaway, uno de los hombres fuertes de la campaña electoral, a que dijera al Presidente que Rockefeller podía ser un problema en el ticket electoral de 1976.

También le tocó poner en orden el gabinete, integrado por personal propio de Ford y personal heredado de la Administración Nixon. Fue el principal impulsor de la reorganización del gabinete en octubre de 1975: preocupado porque Henry Kissinger se llevara todo el crédito de la política exterior, ensombreciendo el protagonismo del Presidente, aconsejó relevar a Kissinger de su doble papel como Consejero de Seguridad Nacional, dejándolo sólo como Secretario de Estado; y despedir al Secretario de Defensa James Schlesinger, al que sustituiría él mismo.

(hacer click para ver más grande)

En la imagen: Donald Rumsfeld (Jefe de Gabinete) y Dick Cheney (asistente de Rumsfeld) conversan con el Presidente Gerald Ford en el Despacho Oval, el 23 de abril, 1975.

Secretario de Defensa (1975-1977)

Al cabo de un año como Jefe de Gabinete, Ford nombró a Rumsfeld nuevo Secretario de Defensa para cubrir el puesto de James Schlesinger. Con sólo 43 años y en plena crisis militar después de la experiencia de Vietnam, se convirtió en el Secretario de Defensa más joven de la historia de los Estados Unidos.

Por su exigente gestión en el Pentágono se granjeó el respeto de los militares. Aconsejó al Presidente Gerald Ford abandonar el término de "distensión," y creía inútiles los programas de control de armamentos negociados con la URSS, porque creía que a la larga resultarían en inestabilidad para el mundo debido a que la URSS mostraba una superioridad manifiesta en armamento convencional. Se opuso sin cautelas a la ratificación del Tratado de Limitación de Armas Estratégicas (SALT) firmado con la Unión Soviética en 1972.

Tras la derrota de Ford en las elecciones presidenciales de 1976, pasó al sector privado siendo presidente de la junta de directores en la multinacional farmacéutica G.D. Searle & Company.

Participación en la Administración Reagan

Ronald Reagan lo nombró enviado especial a Oriente Próximo en 1983, y miembro del Comité Asesor de Control de Armamento (1982-1986). En estos años fue también enviado especial del Presidente para la Ley del Tratado de los Mares (1982 – 1983), asesor presidencial en el Panel de Sistemas Estratégicos (1983–1984) y miembro de la Comisión Asesora de Relaciones EEUU-Japón (1989–1991), la Comisión Nacional de Servicio Público (1987–1990) y la Comisión Nacional Económica (1988–1989).

Cuando fue enviado especial de Reagan en Oriente Proximo, tuvo una reunion de 90 minutos con Saddam Hussein para darle apoyo táctico en su guerra contra Iran, y para acelerar la producción de petroleo de Iraq por medio de un oleoducto que cruzaría Siria.

Durante la Administración Reagan, Rumsfeld había sido uno de los articuladores de la Iniciativa de Defensa Estratégica (SDI) conocida como 'Guerra de las Galaxias' y, tal vez por su experiencia sobre esa materia, en 1998 el presidente Bill Clinton lo nombró presidente de la Comisión de Estados Unidos sobre la Amenaza de Misiles Balísticos, que evaluó la amenaza de los misiles balísticos contra Estados Unidos.

Secretario de Defensa (2001-2006)

Junto a otros ex funcionarios e intelectuales, Rumsfeld había enviado al Presidente Bill Clinton una carta, que se convertiría en el embrión del Proyecto para un Nuevo Siglo Americano, en la que criticaba las estrategias de "retirada reflexiva" basadas en la utilización del disuasorio misil de crucero, y pidiendo la sustitución de esa estrategia de disuasión por una estrategia más ofensiva.

Esa estrategia la pudo poner en práctica cuando el Presidente George W. Bush lo nombró de nuevo Secretario de Defensa, convirtiéndose esta vez en la persona de mayor edad que se convertía en jefe del Pentágono. Nada más tomar posesión en enero de 2001, abogó por una modernización de las fuerzas armadas, por el cierre de bases militares en el extranjero y por el abandono de lo que él consideraba programas obsoletos.

Durante su periodo como jefe del Pentágono, se llevó a cabo la mayor reestructuración del Departamento en toda su historia desde que fue creado en los años 40 durante la Administración Truman. Rumsfeld dirigió la reorganización de la estructura militar global de los Estados Unidos, conocido como Unified Command Plan, bajo la que se estableció el nuevo U.S. Northern Command y el U.S. Strategic Command, en sustitución de los viejos Strategic y Space Commands.

El plan de Rumsfeld para la modernización de las Fuerzas Armadas, que incluía el cierre de numerosas bases y el abandono de programas de armamento que juzgaba obsoletos, tropezó pronto con la oposición de los generales e incluso sus correligionarios republicanos en el Congreso. No obstante, persistió en su objetivo último de elaborar una estrategia militar para el siglo XXI hasta convertir al ejército en una especie de policía global y galáctica, frente a los que seguían abogando por una overwhelming force (fuerza aplastante) sobre el terreno. En su opinión el centro de los intereses de EEUU ya no estaba en Europa, sino en Asia.

Bajo su mandato, apoyado principalmente en la nueva situación geopolítica surgida tras el 11-S, el presupuesto del Departamento de Defensa se disparó más que nunca antes. Consiguió desplazar hacia el Pentágono importantes partidas presupuestarias destinadas a priori a la Inteligencia civil, lo cual provocó un importante cisma entre el Pentágono y la comunidad de Inteligencia. Se podría decir que durante su mandato el Pentágono invadió competencias, tanto de Inteligencia como diplomáticas, representando un papel protagonista en ámbitos que en condiciones normales corresponderían a la CIA o el Departamento de Estado.

Cultivó unas relaciones de amor y odio con el Congreso. Consciente del poder de su apabullante personalidad, era capaz de hacer balbucear a los senadores que le interrogaban en sus comparecencias ante el Comité de Defensa del Senado. Su estilo seco y dominador tampoco facilitó las relaciones con sus subordinados, civiles o militares.

(hacer click para ver más grande)

De izquierda a derecha: el General Peter Pace (Jefe del Estado Mayor Conjunto), el Secretario de Defensa Donald Rumsfeld, el Presidente George W. Bush, y la Secretaria de Estado Condoleezza Rice, caminan por los jardines de la Casa Blanca, el 1 de mayo, 2006.

Proyecto de Escudo Antimisiles

En su obsesión por la modernización tecnológica, también estableció como una de sus prioridades la futura construcción de un escudo antimisiles heredero del proyecto Iniciativa de Defensa Estratégica (SDI). Revitalizó los programas de desarrollo y test de misiles, gracias a que, en diciembre de 2001, la Administración Bush denunció el tratado ABM firmado en 1972 con la Unión Soviética, y que imponía trabas al desarrollo de ese tipo de programas balísticos.

El Secretario Rumsfeld explicó que EEUU tenía que hacer frente a los Estados tiranos extendiendo el proyecto desde Canadá hasta Nueva Zelanda, de Europa a Asia. En mayo de 2001, emprendió una ofensiva diplomática para convencer a sus aliados de la OTAN de las virtudes del nuevo programa de Escudo Antimisiles. Sin embargo, se encontró con la oposición de la mayoría de gobiernos extranjeros que veían en el proyecto un incentivo para una nueva carrera de armamentos.

Este nuevo sistema presuponía el abandono de la lógica de la disuasión, todavía en vigor. El programa se desarrollaría en tres fases. En una primera etapa -2007- serían desplegados en Alaska una veintena de misiles. En una segunda fase, EEUU podría colocar en alerta a otros 100 misiles defensivos, dispuestos para desbaratar y neutralizar posibles señuelos en la hipótesis de que el enemigo hubiera situado en un misil varias cabezas para engañar a la defensa adversaria. Esta segunda fase no estaría a punto antes de 2010. La tercera fase se iniciaría en 2011 con la instalación de 125 misiles defensivos en Alaska y otros 125 en Dakota del Norte. El dispositivo se completaría, para asegurar su eficacia, además de con este cinturón de misiles en tierra, con la instalación en el espacio de satélites encargados de desviar el vuelo de los misiles intercontinentales enemigos.

El coste de la instalación estaría considerado en cientos de miles de milloens de dólares. Para ello, en sus cuatro primeros años de mandato, el Presidente Bush pididó un incremento del 50% en el presupeusto de Defensa y para los siguientes diez años, Donald Rumsfeld reclamó una ampliación del presupuesto de 200,000 a 300,000 millones de dólares.

Según sus críticos, la nueva doctrina estratégica de Rumsfeld corría el riesgo de debilitar la construcción de una paz basada en el control mutuo. Pero en contrapartida a este escudo antimisiles, el Pentágono se comprometió a reducir unilateralmente la cantidad de armas nucleares norteamericanas. Lo que se tradujo en la histórica firma del acuerdo de reducción de armas nucleares entre el presidente Bush y Vladimir Putin el 24 de mayo de 2002, que liquidaría definitivamente la Guerra Fría. Según el tratado firmado, durante los 10 años siguientes, Estados Undios y Rusia desmantelarían en dos tercios sus arsenales nucleares de largo alcance. EE UU pasaría de las cerca de 7,000 cabezas nucleares de que disponía en 2002 a unas 2,200 en 2012, mientras que Rusia reduciría sus 6,000 cabezas hasta 2,000.

El acuerdo suscrito entre Bush y Putin reemplazaba al Start-II (de 1993, que fijó la reducción de cabezas nucleares entre 3,500 y 3,500 para el 2007, pero que nunca llegó a a ser ratificado), que sustituía a su vez al Start-I (de 1991, que marcó el inicio del acercamiento ruso-americano). El nuevo tratado entró en vigor tres meses después de su ratificación por el Senado norteamericano y por la Duma rusa.

El Nuevo Escudo Antimisiles tendra bases de Misiles interceptores en Polonia y Republica Checa.

Guerras de Afganistán (2001) e Iraq (2003)

Partidario de una estrategia militar sin concesiones, tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, Donald Rumsfeld fue el estratega civil y máximo defensor de la llamada Operación Libertad Duradera en Afganistán y de la Invasión de Iraq de 2003.

La Guerra de 2001 en Afganistán se inició el 7 de octubre de 2001, ante la negativa del régimen talibán que gobernaba Afganistán de entregar Osama bin Laden que estaba en ese país, considerado responsable principal de los ataques del 11-S. Estados Unidos emprendió, con apoyo de la ONU y con el consenso de la comunidad inetrnacional, una serie de bombardeos sobre Afganistán, con el fin de derrocar al régimen gobernante y encontrar a su enemigo público número uno.

Los bombardeos se centraron en las ciudades de Kabul, Kandahar y Jalalabad y se apoyaron en el avance de la Alianza del Norte por tierra, sin necesidad de utilizar tropas terrestres estadounidenses. Tuvo como resultado el fin del régimen extremista talibán y la ocupación estadounidense, con la imposición de Hamid Karzai, como nuevo presidente. No obstante, Bin Laden no fue capturado. Pero otros combatientes con nexos con Al Qaeda y el régimen talibán fueron hechos prisioneros y trasladados a Guantánamo.

Con el prestigio y la ambición de los mandos civiles del Pentágono por las nubes después del éxito en Afganistán, en marzo de 2003 dio comienzo la invasión de Iraq por tropas estadounidenses y británicas siguiendo la estrategia marcada por Donald Rumsfeld, y basada en la guerra tecnológica con despliegue de pocos soldados. El plan dio resultado y en apenas tres semanas las fuerzas norteamericanas entraron en Bagdad siendo derrocado el régimen de Saddam Hussein. Defensor a ultranza de la guerra digital, con pocos soldados, muchas máquinas y una potencia de fuego sin parangón, sus polémicas con la jerarquía militar parecieron pronto acalladas por la fulminante derrota del régimen de Saddam Hussein en una campaña de veintiún días.

La campaña de Iraq convalidó inicialmente algunas de las previsiones de la guerra electrónica: la efectividad de los bombardeos con bombas guiadas y misiles de alta precisión, la actuación de comandos de fuerzas especiales para asegurar los pozos de petróleo y la movilidad de los helicópteros Apache. Pese a los contratiempos de la primera semana y la confusión que llegó a reinar en algunas unidades, Rumsfeld mantuvo la estrategia del avance acelerado de los blindados hacia Bagdad, con pocas tropas de tierra, mientras que algunos generales eran partidarios de una pausa en los combates para consolidar las líneas de avituallamiento y esperar algunos refuerzos. Pero la rápida caída de la capital iraquí, que permitió eludir los temidos combates callejeros, fortaleció el crédito del jefe civil del Pentágono sobre los mandos militares.

EEUU logró que la ONU reconociera a la nueva autoridad gobernante en el país, pero la posguerra se caracterizó por la incapacidad del ejército norteamericano para garantizar la seguridad en el país frente a los constantes ataques terroristas. A pesar de esas dificultades en el manejo del nuevo escenario en Iraq o escándalos que salpicaron directamente al Pentágono, como el maltrato a los prisioneros iraquíes por parte de soldados estadounidenses en la prisión iraquí de Abu Ghraib, el presidente George W. Bush confirmó a Donald Rumsfeld para que siguiera dirigiendo el Departamento de Defensa en su segundo mandato.

Pero las dificultades continuaron sobre el terreno. La posguerra conllevaba varios problemas para las fuerzas ocupantes; por un lado una guerra de guerrillas cada vez más profesionalizadas gracias a miembros del antiguo ejército y experiencia de campo, los constantes sabotajes de las líneas de suministro de petróleo así como los ataques a las empresas encargadas de su extracción, por otro lado la cada vez más presionada sociedad norteamericana que ofrecía una enorme limitación al gobierno norteamericano en la dirección de la guerra y en sus futuras operaciones en Oriente Medio. El resultado de todas estas acciones revirtieron en una mayor inseguridad e inestabilidad social que también complciaría el establecimiento de una fuerza de seguridad eficaz y el asentamiento de las nuevas instituciones nacidas de la nueva Constitución política iraquí.

El 8 de noviembre de 2006, Donald Rumsfeld dimitió de su cargo como Secretario de Defensa, debido a las críticas recibidas por el Congreso y a la derrota del Partido Republicano en las elecciones de mitad de mandato celebradas el 7 de noviembre. Su sustituto fue Robert Gates, ex director de la CIA.

Últimos años

En septiembre de 2007 se integró en la Hoover Institution, un think-tank con sede en la Universidad de Stanford, para trabajar en un grupo de estudio dedicado a desarrollar la ideología para la política exterior posterior al 11-S.

jueves, 29 de enero de 2009

Alexander Haig: Jefe de Gabinete de la Casa Blanca (1973-1974)

Su biografía ya la redacté hace dos meses. Aquí la tenéis.

Alexander Haig: Jefe de Gabinete de la Casa Blanca (1973-1974) y Secretario de Estado (1981-1982)

Para Wikipedia.


Alexander Meigs Haig, Jr. (n. 2 de diciembre, 1924) Militar y político estadounidense. General retirado de cuatro estrellas, fue Jefe de Gabinete de la Casa Blanca (1973-1974), y Secretario de Estado (1981-1982).

Primeros años

Nació en una familia católica de Philadelphia, Pennsylvania. Tras acudir a colegios católicos de la ciudad, ingresó en la Universidad de Notre Dame por un año, antes de trasladarse a la academia militar de West Point, donde se graduaría en 1947. Entre 1954 y 1955 estudió en la Escuela de Negocios de la Universidad de Columbia, y en 1961 realizó un master en Relaciones Internacionales en la Universidad de Georgetown, con una tesis sobre el papel del ejército en la política nacional.

Héroe de Guerra

Asignado como asesor al General Douglas MacArthur durante la ocupación de Japón, sirvió a las órdenes de este en la Guerra de Corea (1950-1951). Haig fue el encargado de mantener el mapa de situación, y de ofrecer al General MacArthur una sesión informativa diaria sobre los eventos en el campo de batalla. En Corea, participó en siete campañas militares, entre ellas la Batalla de Incheon, la Batalla de la Reserva de Chosin, y la Evacuación de Hungnam. Fue condecorado con dos Estrellas de Plata al heroísmo, y una Estrella de Bronce.

Fue destinado a Europa en los años 50, y en 1960 volvió a los Estados Unidos como profesor en la Academia militar de West Point, y oficial del Departamento de Defensa. Trabajó en la oficina del adjunto al Jefe de Personal de Operaciones en el Pentágono (1962-1964), y como asesor militar del Secretario de la Marina Stephen Ailes (1964), y asistente del Secretario de Defensa Robert McNamara (1964-1966).

Volvió al campo de batalla en 1966, como comandante de un batallón de la 1ª División de Infantería en la Guerra de Vietnam. En marzo y abril de 1967, en Ap Gu, a 110 kilómetros de Saigón, el 1º batallón del 26º de Infantería de la 1ª División, dirigido por Haig, libró la última batalla importante de la segunda fase de la Operación Junction City contra el Vietcong.

Cuando sus tropas quedaron inmovilizadas por fuerzas del Vietcong que los triplicaban en número, Haig, en contra de las recomendaciones, montó en helicóptero para volar hasta el punto de contacto y tener una visión general del campo de batalla. El helicóptero fue derribado, pero el coraje y la determinación mostrado por Haig inspiró a sus hombres en dos días de lucha mano a mano con el Vietcong. A pesar de la inferioridad numérica, los hombres de Haig fueron capaces de dar muerte a 592 soldados vietnamitas.

Promovido al rango de Coronel, Haig fue condecorado por el General William Westmoreland con la Cruz al Servicio Distinguido, la segunda condecoración más importante al heroísmo. También recibió la Cruz Distinguida de Vuelo, y el Corazón Púrpura.

Protegido de Henry Kissinger

A su vuelta a los Estados Unidos, se incorporó como asistente militar al equipo del Consejero de Seguridad Naiconal Henry Kissinger, en la nueva Administración Nixon (1969-1970). En 1970, el Presidente Nixon lo promovió para Adjunto al Consejero de Seguridad Naiconal (1970-1973).

En esa responsabilidad defendió bombardeos masivos contra Camboya y Vietnam del Norte, y ayudó al Presidente Nguyen Van Thieu, de Vietnam del Sur, a negociar el alto el fuego en 1972. También pidió al FBI que pinchara los teléfonos de catorce oficiales del Gobierno, y tres periodistas, para averiguar quién estaba filtrando información reservada a los medios.

En 1973 fue nombrado Vice-jefe de Estado Mayor del Ejército.

Jefe de Gabinete de la Casa Blanca (1973-1974)

De izquierda a derecha: Kissinger, Nixon, Ford, y Haig.

El 30 de abril de 1973, H.R. Haldeman dimitió como Jefe de Gabinete del Presidente Nixon, y Haig fue reclamado para cubrir la vacante. Le tocó dirigir el Gabinete presidencial en los quince últimos meses de mandato de Nixon (mayo 1973 - agosto 1974). Se ganó la reputación de buen administrador en el manejo de los asuntos del día a día en medio de la crisis provocada por las investigaciones sobre el escándalo Watergate.

También se dedicó a vigilar al Presidente en momentos de crisis personal. Sólo él y otras dos personas, Rosemary Woods, secretaria personal del Presidente, y Stephen Bull, asistente del Presidente, tuvieron conocimiento de la supresión de algunas partes de las cintas entregadas a la justicia, de las grabaciones efectuadas en el Despacho Oval.

Si bien en un primer momento aconsejó a Nixon que resistiera, más tarde fue uno de los que le convencieron de la necesidad de dimitir. Dirigió la transición presidencial en los primeros días de mandato de Gerald Ford, y jugó un papel importante para que el nuevo Presidente otorgara el perdón a Nixon.

Comandante Supremo de la OTAN (1974-1979)

El 1 de noviembre de 1974, el Presidente Ford lo nombró Comandante Supremo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), con rango de General de cuatro estrellas. En esa responsabilidad defendió el papel de la OTAN como garantía contra los procesos revolucionarios en Europa.

Frente a los aires revolucionarios en Portugal, la Alianza participó en un movimiento de presión para hacer volver las cosas a la normalidad; además de las presiones del Fondo Monetario Internacional, se dio la presión de la OTAN, para volver atrás el proceso revolucionario portugués. En Italia advirtió contra la posible ingerencia de los comunista en ministerios claves como Defensa, Interior y Asuntos Exteriores. Y en España abogó por la estabilización del proceso democrático interno, y el pronto alineamiento del país en la OTAN.

El 25 de junio de 1979, escapó vivo de un intento de asesinato en Bélgica por parte de la Facción del Ejército Rojo. Los terroristas alemanes colocaron una mina terrestre al paso de la comitiva del General Haig, hiriendo a tres de sus guardaespaldas que viajaban en otro coche.

Ese mismo año, Haig se retiró definitivamente del ejército, y pasó a ocupar la presidencia de United Tecnologies, sociedad vinculada a la fabricación de material militar.

Secretario de Estado (1981-1982)

En sus años como Comandante Supremo de la OTAN, se había ganado la atención de los sectores políticos conservadores en EEUU, gracias a su oposición a la decisión del Presidente Jimmy Carter de cancelar la bomba de neutrones, y sus reservas sobre el tratado SALT II. Y a finales de 1980 fue recomendado al Presidente-electo Ronald Reagan para ocupar el cargo de Secretario de Estado.

Tras un tumultuoso proceso de confirmación en el Senado, en el que se puso en cuestión su papel durante la Administración Nixon, fue confirmado gracias a su condición de héroe de guerra con 93 votos a favor y 6 en contra. Se convirtió en el segundo militar de carrera en ocupar ese puesto -el otro había sido George Marshall.

De izquierda a derecha: Haig, Richard Allen (Consejero de Seguridad Nacional), el Presidente Reagan, William Clark (número dos del Departamento de Estado), James Baker (Jefe de Gabinete), y Caspar Weinberger (Secretario de Defensa).

Entre sus prioridades estaría hacer frente al expansionismo soviético, con especial énfasis en América Central, donde consideraba que el poder soviético se había transformado de defensivo a ofensivo. Trazó una línea estratégica en el canal de Panamá para fijar los límites de la zona de seguridad de EEUU. Dentro de esa zona se incluían Nicaragua, Guatemala, y El Salvador, países de interés supremo para EEUU.

Para el Secretario Haig, el principal peligro para la Seguridad Nacional era que el límite de seguridad llegara hasta la frontera con México. Impulsó las primeras acciones encubiertas contra las guerrillas de Guatemala, el Frente Farabundo Martí de El Salvador, y el Gobienro sandinista de Nicagagua; y el fortalecimiento del cuerpo diplomático norteamericano en la vecina Honduras, un aliado.

Aunque los aliados apreciaron su designación por su conocimiento de los problemas europeos, pronto desconfiaron de sus modales ariscos y destemplados. Una de sus primeras decisiones como Secretairo de Estado fue prohibir al embajador soviético Anatoly Dobrinin, decano del cuerpo diplomático de Washington, estacionar su coche en el aparcamiento del Departamento de Estado, en un espacio privilegiado que un día le concediera por cortesía Henry Kissinger. Y en noviembre de 1981, indignó a los aliados europeos al advertir que EEUU tenía previsto en sus planes utilizar una bomba atómica en Europa en caso de una agresión convencional soviética.

Su estrategia agresiva logró algunos éxitos, como la paralización de la diplomacia soviética en los últimos meses del gobierno de Leonid Breznev, o cierto acercamiento a los partidos socialdemócratas europeos, destacando su apoyo a la alternativa ganadora de Felipe González en España. Pero lo condenaron sus malas relaciones con otros departamentos del Gobierno. Trató de introducir una completa red de ayudantes en el Departamento de Estado y en otros organismos de la Administración. El Consejo de Seguridad Nacional y el Pentágono sufrieron sus continuas intrigas para ampliar su red de poder. Pero nunca logró ganarse la confianza del Presidente Reagan, ni acceder a su círculo personal.

Para su segundo año como Secretario de Estado, ya había creado suficientes resistencias en el servicio diplomático y antipatías extranjeras como para hacer recomendable su alejamiento. Sabía que estaba sentenciado y dimitió en julio de 1982.

Atentado contra Reagan (30 de marzo, 1981)

Mientras el Presidente Reagan era operado en el Hospital George Washington después de haber recibido un balazo, Haig fue el encargado de informar de lo ocurrido a los Gobiernos aliados y a la Unión Soviética. Y ante la ausencia del Vicepresidente George Bush, que se encontraba de viaje en Texas, Haig tomó el mando en la reunión de urgencia del Gabinete en la Sala de Situaciones de la Casa Blanca.

El subsecretario de prensa Larry Speakes fue preguntado por los periodistas sobre quién estaba al mando del Gobierno. "No puedo responder a esa pregunta en este momento", fue su respuesta. Tras escuchar a Speakes, Haig irrumpió en la Sala de Prensa de la Casa Blanca para decir: "Constitucionalmente, caballeros, tenemos al Presidente, al Vicepresidente y al Secretario de Estado, en ese orden. Si el Presidente decidiera que quiere traspasar los poderes al Vicepresidente, lo podrá hacer. Mientras tanto, yo estoy al mando aquí, en la Casa Blanca, pendiente de la vuelta del Vicepresidente y en contacto con él."

Lejos de tranquilizar a la población, sus palabras fueron interpretadas como un exceso en su autoridad. En sus palabras, Haig se saltó la Constitución. El tercero en la línea de sucesión era el Speaker of the House y el cuarto el Presidente pro tempore del Senado. Más tarde se defendió asegurando que no hablaba en términos legales.

Guerra de las Malvinas (1982)

Tras la invasión de las islas Malvinas por parte del ejército argentino, y en contra de la opinión de otros elementos de la Administración Reagan, Alexander Haig creyó que EEUU debía jugar un papel de mediador, para evitar que América Latina reaccionara contra EEUU si se ponían en forma automática del lado británico. El 8 de abril de 1982, inició una intensa gira diplomática de varias escalas por Londres y Buenos Aires.

Su primer planteamiento se basó en intentar persuadir a las dos partes -Argentina y Reino Unido- de aceptar algún tipo de administración provisional neutral, con posterioridad a la retirada de Argentina, que se hiciera cargo de la administración de las islas mientras se decidía su futuro a largo plazo. Sus propuestas incluían la creación de una comisión, en sustitución del Gobernador, compuesta por representantes de Estados Unidos, Reino Unido y Argentina, que actuarían de forma conjunta para asegurar el cumplimiento del acuerdo de paz que se alcanzara, y las negociaicones en cuanto a una solución duradera se desarrollarían en función de los objetivos y principios de la Carta de Naciones Unidas.

Pero los argentinos se resistían a la necesidad del retiro de sus tropas de las Malvinas, tal y como señalaba la Resolución 502 de las Naciones Unidas, y los británicos mantenían que la soberanía británica debía prevalecer, y la administración británica debía ser restaurada. Los esfuerzos de Haig fracasaron y el 19 de abril volvió a Washington.

Últimos años

John Dean, ex consejero del Presidente Richard Nixon, publicó en 1982 un libro en el que señalaba a Alexander Haig como la fuente secreta del Washington Post en el escándalo Watergate. Haig desmintió las acusaciones y las describió como debidas a motivaciones comerciales de Dean. En 2005 se confirmó que la identidad de Garganta Profunda correspondía en realidad a Mark Felt, antiguo número dos del FBI.

En 1987 presentó su candidatura a la nominación del Partido Republicano para las elecciones presidenciales de 1988. Cuando abandonó la carrera por falta de apoyos, prestó su apoyo al Senador Bob Dole, de Kansas, y criticó duramente al Vicepresidente George Bush. Siempre pensó que Bush tuvo parte de responsabilidad en su rápida salida del Departamento de Estado, porque lo consideraba un futuro rival.

H. R. Haldeman: Jefe de Gabinete de la Casa Blanca (1969-1973)

Ya existía su biografía en español en Wikipedia, y sólo he tenido que completarla.


Harry Robbins "Bob" Haldeman (n. 27 de octubre de 1926 – m. 12 de noviembre de 1993) Fue Jefe de Gabinete de la Casa Blanca en el gobierno de Richard Nixon. Encarcelado por 18 meses por el Escándalo Watergate. Durante su estancia en la Casa Blanca lo apodaron "The Brush" por su distintivo corte de cabello.

Primeros años

Haldeman nació en Los Angeles, California de padres prominentes. Su padre (quien fundó y dirigió una compañía de suministros para calefactores y refrigeradores), aportó tiempo y apoyo financiero a los políticos republicanos locales, mientras que su madre Betty fue voluntaria durante mucho tiempo del Ejército de Salvación y otras organizaciones filantrópicas.

El joven Haldeman y sus hermanos Tom y Betsy fueron criados dentro de la fe de la Ciencia Cristiana. Era descrito por sus amigos como "derecho como una flecha," por su franqueza. Bromeaba acerca de su cabello (flat-top) de sus primeros años de escuela, disfrutaba discutir sobre ética, y llegó a alcanzar el rango de Eagle Scout en los Boys Scouts. Acudió a la escuela Beverly Hills High School, donde conoció a su futura esposa Jo (Joanne) Horton. Se casaron en 1949.

Después asistió a la Universidad de Redlands y a USC. Dejó los estudios para unirse al ejército como reservista naval en la Segunda Guerra Mundial; ya como veterano de guerra continuó sus estudios y se graduó en Derecho por UCLA en 1948, donde fue miembro de la fraternidad Beta Theta Pi. Fue en UCLA donde conoció a su amigo y después colega en la Administración Nixon, John Ehrlichman.

Después de graduarse de la universidad, Haldeman pasó los siguientes veinte años trabajando para la compañía J. Walter Thompson. Fue ejecutivo de publicidad tanto en Nueva York como en Los Angeles, donde llegó a ser vicepresidente de las oficinas en California.

Devoto de Richard Nixon

Haldeman había admirado a Richard Nixon desde hacia algún tiempo -fue durante 1948 cuando Nixon ganó notoriedad en su investigación en el Comité de Actividades Antiamericanas siendo Congresista, en el caso de espionaje que se seguía en contra de Alger Hiss y sus supuestas conexiones comunistas. Nixon y Haldeman se conocieron durante la década de los años 50. En 1952, el padre de Haldeman fue uno de los contribuyentes en la campaña privada de Nixon para recaudar fondos que casi arruinó su lugar como Vicepresidente en la fórmula electoral de Eisenhower.

El joven Haldeman trabajó como hombre de avanzada en la campaña de Nixon por la reelección a la Vicepresidencia en 1956, y en las infructuosas campañas de 1960 (por la Presidencia de Estados Unidos, la cual perdió contra John F. Kennedy) y 1962 (por la Gobernación de California, la cual perdió contra el entonces Gobernador Pat Brown). Fue censurado públicamente junto con su jefe por ciertas irregularidades cometidas en la campaña de 1962 en California.

En 1968, trabajó como jefe de personal en la exitosa campaña de Nixon por la Presidencia. Se le acreditó el manejo de una imagen pública mas revitalizada de Richard Nixon, utilizando su previa experiencia como publicista. A la hora de presentar a un "nuevo Nixon" al electorado, Haldeman entendió que la existencia de medios electrónicos permitía limitar los agotadores viajes del pasado a un puñado de estados de la Unión. Sabiendo que Nixon tenía tendencia a aparecer balbuceante cuando se sentía fatigado, aligeró su agenda de viajes e intensificó sus apariciones en la televisión nacional, obteniendo como resultado un candidato más descansado y relajado que no perdió el control sobre el mensaje.

Jefe de Gabinete de la Casa Blanca (1969-1973)

El Presidente-electo Nixon nombró a Haldeman como su primer Jefe de Gabinete. Cuando fue hecho publico su nombramiento como Jefe de Gabinete, Robert Rutland (un amigo personal muy cercano y un eminente especialista en estudios presidenciales), exhortó a Haldeman a comenzar a llevar un diario para llevar un registro de los eventos más importantes de cada día y el punto de vista de Haldeman acerca de ellos. Haldeman tomó en cuenta su estancia en la Casa Blanca -desde el 20 de enero de 1969, hasta el 30 de abril de 1973. La transcripción del texto completo de los diarios es de casi 750,000 palabras.


De izquierda a derecha: H. R. Haldeman, Dwight Chapin (asistente especial del Presidente), y John Erlichman, reunidos con el Presidente Nixon en el Despacho Oval, en 1970.

Fue el menos visible pero el más poderoso hombre de todos los que rodeaban al Presidente. Raramente se dejaba fotografiar o ver en público en los eventos sociales que tenían lugar en la Casa Blanca, pero era cada día el que más temprano llegaba a la residencia presidencial, y el que más tarde se marchaba. Ejerció un fuerte poder que fluía directamente de su cercanía con el Presidente, y su control sobre todas las personas y trabajos del gabinete presidencial. Severo en su aspecto físico, y adusto y cortante en su carácter, desalentó a los Senadores republicanos y a los miembros del gabinete por las dificultades que ponía para concertar citas con Nixon.

Haldeman junto con Ehrlichman (principal asesor del Presidente para política nacional) eran conocidos como "Los Alemanes" por otros empleados a forma de juego por sus apellidos alemanes, pero sobre todo fueron conocidos como "el Muro de Berlín," por su propensión compartida de alejar a todos los demás de Nixon y prácticamente servir como sus "porteros." Llegaron a ser los ayudantes mas leales y confiables de Nixon durante su presidencia. Ambos eran despiadados al proteger lo que ellos consideraban eran los mayores intereses de Nixon. Haldeman resumía su misión diciendo que "todos los Presidentes han de tener un hijo de perra, y yo soy el de Richard Nixon," y jamás huyó al despedir a otros miembros del gabinete.

Implicación en el Caso Watergate

Haldeman fue uno de los muchos personajes clave en el encubrimiento del Escándalo Watergate. Después de un testimonio muy costoso por parte del consejero legal de la Casa Blanca John Dean, que había negociado con el Departamento de Justicia para obtener la inmunidad a cambio de sus declaraciones, Nixon se vió obligado a pedir las renuncias de Haldeman y Ehrlichman en lo que fue descrito como una larga y emotiva reunión en Camp David. Dean fue despedido, y las renuncias de Haldeman y Erlichman fueron anunciadas el 30 de abril de 1973, en una alocución televisada del Presidente, en la que este los describió como "dos de los más excelentes colaboradores con los que he tenido el privilegio de trabajar."

Se ha afirmado en reportes nunca confirmados (ni por Nixon , ni por Haldeman), que después de anunciar las renuncias, Haldeman llamó a Nixon y en un intercambio emotivo, Nixon terminó afirmando lo sigiuiente: "Te quiero, ya lo sabes.....como a un hermano." En la víspera de la renuncia de Nixon, Haldeman lo exhortó a que emitiera un perdón completo para él, junto con un perdón completo para todas las personas que evadieron el servicio militar para evitar ir a la Guerra de Vietnam. Argumentó que perdonando a los que evadieron ir a Vietnam, quitaría algo de presión de encima de Haldeman. Nixon se negó a hacerlo.

Su hermano de la fraternidad Beta Theta Pi de UCLA, W. Mark Felt (también conocido como Garganta Profunda), fue quien reveló el Escándalo Watergate.

El 1 de enero de 1975, Haldeman fue declarado culpable de conspiración y obstrucción de la justicia, y sentenciado a 18 meses de prisión, los cuales los pasó en la Prisión Federal de Lompoc.

18 minutos y medio

Nixon tenía instalado un sistema de grabación que se activaba con la sola emisión de la voz humana o cualquier otro ruido para registrar todo lo que se dijera en el Despacho Oval, pensando en la posteridad de una presidencia histórica. Y las grabaciones fueron solicitadas judicialmente por los investigadores del Caso Watergate. La inexplicable laguna de los 18 minutos y medio en las grabaciones de Nixon en el Despacho Oval entregadas a la justicia, sucedió cuando la fiel secretaria del Presidente, Rose Mary Woods, borró "accidentalmente" una discusión, la cual incluía a Nixon y a Haldeman.

En su libro The Ends of Power, Haldeman hablaba de un encubrimiento de la CIA en varios actos dañinos para la agencia, incluidos los relacionados con el asesinato de Kennedy. Usando esta información, el director Oliver Stone, en su película de 1995 llamada Nixon, especuló que los 18 minutos y medio perdidos de las cintas de la Oficina Oval pudieran haber contenido una conversación acerca del encubrimiento del asesinato de Kennedy. En The Ends of Power, Haldeman afirmó que cuando Nixon le pidió que le informara al FBI que la investigación Watergate pudiera "abrir lo de Bahía de Cochinos" como se puede escuchar en las cintas difundidas, en realidad Nixon se refería al asesinato de Kennedy.

Vida después de la Casa Blanca

En los años posteriores a su estancia en la Casa Blanca, tuvo éxito como hombre de negocios, siendo sus principales intereses las áreas de hostelería, bienes raíces y restaurantes en Florida, entre otras inversiones. También fue un consultor exitoso en muchas compañías que recién comenzaban.

En 1978, co-escribió el libro titulado The Ends of Power con Joseph Di Mona, en el cual aceptó la responsibilidad por fomentar la atmósfera en la cuál floreció el escándalo Watergate; contrario con Ehrlichman, quién jamás perdonó a Nixón ya que no lo exoneró (tampoco a Haldeman) de la participación de ambos en Watergate.

El 12 de noviembre de 1993, Haldeman falleció por causas no hechas públicas (a veces se reportó que padecía cáncer abdominal), en su casa de Santa Barbara, California. Sus restos fueron cremados y esparcidos en un sitio no dado a conocer. Le sobrevive su esposa con quien estuvo casado por 45 años, Jo, y sus cuatro hijos - Susan, Harry (Hank), Peter, y Ann.

Sobre su muerte, Richard Nixon emitió la siguiente declaración, "He conocido a Bob Haldeman como un hombre con una inteligencia, fuerza, integridad y coraje poco comunes....jugó un papel indispensable en tiempos turbulentos en los que nuestra administración emprendió iniciativas de muy amplio alcance tanto locales como en el extranjero."

Los diarios de Haldeman en la Casa Blanca fueron publicados como los Los Diarios Haldeman en 1994. Los Diarios de Haldeman incluyen un prefacio y un epílogo del notable historiador Stephen E. Ambrose.
--------------------------------------------------------

Video

Aquí tenéis una grabación de audio efectuada en la oficina presidencial en octubre de 1972, cuatro meses después del asalto a las oficinas nacionales del Partido Demócrata en el Hotel Watergate. Es una conversación entre Nixon y Haldeman, en la que se evidencia que ya sospechaban de Mark Felt como informante de la prensa en el Caso Watergate. "Sabemos qué se filtró y quién lo filtró", dijo Haldeman. "¿Alguien en el FBI?", preguntó Nixon. "Sí señor", respondió Haldeman. "¿Quién?", cuestionó el Presidente, "Mark Felt", dijo Haldeman. "¿Por qué diablos haría eso", fue la pregunta de Nixon.

miércoles, 28 de enero de 2009

Jim Jones: Jefe de Gabinete de la Casa Blanca (1968-1969)


James Robert Jones (n. 5 de mayo, 1939) Político estadounidense. Fue Jefe de Gabinete de la Casa Blanca (1968-1969) al final de la presidencia de Lyndon B. Johnson, y Congresista por Oklahoma (1973-1987).

Primeros años

Nacido en Muskogee, Oklahoma, se graduó en Humanidades por la Universidad de Oklahoma, y en Derecho por la Universidad de Georgetown. Tras trabajar para el periódico local de Muskogee siendo un adolescente, a la edad de 19 años trabajó como secretario de prensa para la exitosa campaña del demócrata J. Howard Edmondson para Gobernador de Oklahoma.

Sirvió en la Reserva del Ejército de EEUU (1961-1968) y en los cuerpos de contrainteligencia del ejército (1964-1965) con el rango de Capitán. Admitido en el colegio de abogados de Oklahoma, ejerció la abogacía y la consultoría de negocios en la ciudad de Tulsa, Oklahoma.

Jefe de Gabinete de la Casa Blanca (1968-1969)

Su primer contacto con Washington DC fue como asistente legislativo del Congresista Ed Edmondson, hermano del Gobernador J. Howard Edmondson, de Oklahoma, entre 1961 y 1964. En 1965, recomendado por Edmondson, Jones dejó el Capitolio y se trasladó a la Casa Blanca para integrarse en el staff del Presidente Lyndon Johnson. Trabajó como número dos del Jefe de Gabinete W. Marvin Watson, hasta que en abril de 1968 sustituyó a este. El Presidente se refería a él como "mi muchacho."

Tenía sólo 28 años cuando se convirtió en Jefe de Gabinete de la Casa Blanca, lo que aún a día de hoy lo sitúa como la persona más joven que haya ocupado ese cargo. Pero tuvo menos funciones que su predecesor, ya que el Presidente Johnson le obligó a repartirse el trabajo con Larry Temple, un hombre de su total confianza, antiguo asistente ejecutivo del Gobernador John Connally, de Texas.

Congresista por Oklahoma (1973-1987)

Tras sólo nueve meses como Jefe de Gabinete, abandonó la Casa Blanca en enero de 1969, coincidiendo con la salida del Presidente Johnson. Volvió a Oklahoma para trabajar como abogado, hasta que en 1972 decidió presentarse como demócrata a la Cámara de Representantes de EEUU por el 1º Distrito de Oklahoma. Fue elegido, y posteriormente reelegido seis veces, sirviendo hasta 1987.

Destacado conservador en política fiscal, mantuvo importantes desencuentros con el Speaker of the House Tip O'Neil y el liderazgo demócrata. Sirvió como adjunto al whip de la mayoría demócrata en la Cámara (1975-1977); presidente de un grupo de expertos sobre comercio EEUU-Japón (1977-1980); presidente del Comité de Presupuesto de la Cámara de Representantes (1981-1985); y presidente del Subcomité sobre Seguridad Social del Comité de Medios y Arbitrios (1985-1987).

Decidió no presentarse a la reelección en 1986, para competir por un escaño en el Senado contra el Senador republicano Don Nickles, pero perdió la elección.

Últimos años

Fue presidente de American Stock Exchange (1989-1993). El Presidente Bill Clinton lo nombró Embajador de EEUU en México (1993-1997) para asistir en la aprobación e implementación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA).

Tras abandonar definitivamente el servicio público, fue presidente de Warnaco International (1997-1998), una multinacional textil. Actualmente es consejero de Manatt, Phelps, & Phillips, una firma legal de Washington DC.

martes, 27 de enero de 2009

W. Marvin Watson: Jefe de Gabinete de la Casa Blanca (1965-1968)



William Marvin Watson (n. 6 de junio, 1924) Fue Jefe de Gabinete de la Casa Blanca (1965-1968) bajo la presidencia de Lyndon Johnson.

Primeros años

Nació en Oakhurst, Texas, en el seno de una familia humilde, y atendió la Baylor University de Waco, gracias a una beca como músico. Durante la Segunda Guerra Mundial, dejó sus estudios para alistarse en el Cuerpo de Marines y participar en la campaña militar del Pacifico. Terminada la guerra, volvió a la Baylor University y se graduó en Administración de Empresas.

Fue alguacil y presidente de la Cámara de Comercio de la ciudad de Daingerfield, Texas, y empezó a trabajar en el sector privado para importantes hombres de negocios del estado, destacando como asistente ejecutivo de E. B. Germany, presidente de Lone Star Steel Company, compañía especializada en la fabricación de tuberías de acero para el negocio petrolero, con sede en Dallas.

Hombre de Johnson en Texas

Entró en contacto con el Congresista Lyndon Johnson a finales de los años 40. Con sólo 24 años, trabajó para su campaña por la nominación demócrata para ser candidato al Senado en 1948. En aquella época, no existía un Partido Republicano efectivo en Texas, por lo que las elecciones se decidían en las primarias demócratas. Johnson se enfrentaba al popular ex Gobernador Coke Stevenson, favorito para hacerse con la nominación.

Watson se unió a las fuerzas de Johnson, que pusieron en marcha una potente operación electoral basada en el control político sobre los condados fronterizos del Sur de Texas, y Johnson derrotó a Stevenson por sólo 87 votos. Stevenson acudió a los tribunales alegando fraude en los condados de Welles y Bexar, pero Johnson fue confirmado como ganador, y en noviembre se convirtió en Senador.

En los años posteriores, Watson continuó activo en la política local de Texas, siendo asignado a diferentes responsabilidades dentro del Comité Demócrata estatal, como un hombre de confianza del Senador Johnson. En 1958, creó uno de los primeros clubes "Johnson for President" en Texas, para promocionar a Johnson como candidato presidencial de cara a las elecciones de 1960.

Watson participó desde el principio en la campaña, y ejerció de coordinador del equipo de Johnson en la Convención Nacional Demócrata de 1960, celebrada en el Memorial Sports Arena de la ciudad de Los Angeles: organizaron un movimiento de Stop Kennedy y lanzaron entre los delegados y la prensa el falso rumor de que el Senador Kennedy padecía la enfermedad de Addison, pero perdieron la nominación presidencial frente a Kennedy por 397 delegados, conformándose con la Vicepresidencia.

Mientras Johnson era Vicepresidente de EEUU, Watson permaneció en Texas, compaginando su trabajo en la Lone Star Steel Company, con su participación en la campaña de John Connally, otro hombre de Johnson, para Gobernador de Texas en 1962.

Poco después del asesinato del Presidente Kennedy, el nuevo Presidente Johnson colocó a Watson como presidente del Comité Demócrata de Texas (1963-1965), que estaba viviendo fuertes luchas intestinas por el control del aparato, entre el Gobernador John Connally, líder de la facción derechista, y el Senador Ralph Yarborough, un liberal que se había covertido en el demócrata texano con más influencia sobre el Presidente Kennedy, y cuyas políticas liberales habían llevado a algunas de las primeras derrotas electorales de los demócratas de Texas en todo el siglo XX.

Organizador de la Convención Nacional Demócrata (1964)

Actuó como organizador de la Convención Nacional Demócrata de 1964, en Atlantic City. Robert Kennedy iba a pronunciar un esperado discurso en recuerdo de su hermano, y el Presidente Johnson asignó a Watson la misión de frenar cualquier posible movimiento espontáneo de los delegados que pidiera la inclusión del hermano de JFK como número dos en el ticket. Con ese propósito, modificó la programación y trasladó el emotivo homenaje a JFK al último día de Convención, cuando un running-mate del gusto de Johnson -Hubert Humphrey- ya hubiese sido nominado por los delegados.

Jefe de Gabinete de la Casa Blanca (1965-1968)

Tras su aplastante victoria electoral en las elecciones de 1964, el Presidente Johnson pidió a Watson que dejara Texas para acompañarle en la Casa Blanca. Le otorgó el título oficial de asistente del Presidente y secretario presidencial para nombramientos, ejerciendo como Jefe de Gabinete de facto: jefe de personal, emisario de la Casa Blanca ante los barones demócratas de las grandes urbes y el Comité Nacional Demócrata, y factotum personal del Presidente. Johnson se refería a él como "el hombre más eficiente que he conocido nunca; tan sabio como mi padre, tan tierno como mi madre, y tan leal como Lady Bird."

(hacer click para ver más grande)

De izquierda a derecha: el Presidente Lyndon Johnson, Bill Moyers (Secretario de Prensa), Jack Valenti (asistente especial), Horace Busby (redactor de discursos), y W. Marvin Watson (Jefe de Gabinete), reunidos en el Despacho Oval, en 1965.

Se ganó una reputación de hombre implacable entre el personal de la Casa Blanca. Restringió el uso de coches del Gobierno para llevar a las secretarias que trabajaban hasta tarde, y trató sin éxito de limitar las pagas al personal por las horas extra trabajadas. También trató de establecer un sistema de supervisión y registro de llamadas telefónicas, y ordenó construir un muro entre el Edificio Ejecutivo y el Ala Oeste de la Casa Blanca, para bloquear la visión a los reporteros. El proyecto fue cancelado, pero Watson logró prohibir el paso a los periodistas a la cafetería del Edificio Ejecutivo, y restringir su acceso a los oficiales que trabajaban de la Casa Blanca.

Se le consideró responsable del deterioro de las relaciones entre la Casa Blanca y algunas organizaciones vinculadas al Partido Demócrata. Pero nunca fue un formulador de políticas en la administración y, a pesar de su pasada experiencia como líder del partido en Texas, nunca estuvo considerado como un técnico político. Siempre funcionó como un estricto oficial de operaciones que seguía las órdenes de Lyndon Johnson, sin el más mínimo espíritu crítico hacia su jefe.

Últimos años

Abandonó la Casa Blanca en abril de 1968, cuando el Presidente Johnson lo nombró director del Servicio Postal de EEUU. En 1969 volvió al sector privado: fue presidente de Occidental International Corporation (1969-1971); presidente de Occidental Petroleum Corporation (1971-1979), elevando la compañía durante su gestión del puesto 22º al 9º en la lista de corporaciones más importantes de EEUU; presidente de la Universidad Baptista de Dallas (1979-1987); presidente de Polish Telephones and Microwave Corporation (1991-1993); y presidente de Radopath Pharmaceuticals Corporation (1996-1998).

Actualmente es presidente del consejo de administración de Maxim Oil and Gas, Inc., una compañía de exploración, desarrollo y producción de petróleo y gas natural, con sede en Houston, Texas.

Devoto de la Iglesia Baptista, es abstemio, no toma alcohol y no fuma.

Vacante (1961-1965)

El Presidente John F. Kennedy decidió prescindir de la figura de un Jefe de Gabinete en su administración. Decidió ser él mismo su propio Jefe de Gabinete, gestionando personalmente todos los nombramientos, y tuvo en su mano derecha Kenneth O'Donnell a la persona de plena confianza que atendía todos los asuntos secundarios de personal en la Casa Blanca, le ofrecía consejo político, y le solucionaba los problemas. El puesto de Jefe de Gabinete continuó vacante hasta el segundo mandato de Lyndon Johnson.

lunes, 26 de enero de 2009

Jerry Persons: Jefe de Gabinete de la Casa Blanca (1958-1961)


Wilton Burton "Jerry" Persons (n. 19 de enero, 1896 - m. septiembre, 1977) Militar estadounidense. Estrecho colaborador del Presidente Dwight D. Eisenhower, y Jefe de Gabinete de la Casa Blanca (1958-1961).

Carrera militar

Nacido en Montgomery, Alabama, hijo de un farmacéutico local, se graduó en Ingeniería por el Instituto Politécnico de la Universidad de Auburn. En 1917, se alistó en las Fuerzas Armadas y sirvió como capitán de artillería en la costa francesa, como parte de la fuerza expedicionaria americana en la Primera Guerra Mundial.

Permaneció en el ejército mientras estudiaba Administración de Empresas en la Universidad de Harvard. A principios de los años 30, estableció una estrecha amistad con el Mayor Dwight D. Eisenhower, cuando ambos trabajaban como oficinistas para el Jefe del Estado Mayor Conjunto, Douglas MacArthur. Sirvió como oficial de enlace del Secretario de Guerra Harry Woodring con el Congreso (1933-1940). Durante la Segunda Guerra Mundial sirvió en Europa y ascendió a Mayor General. Y de vuelta en EEUU, dirigió la oficina de relaciones legislativas del Departamento de Defensa (1948-1949).

Tras dos años como superintendente de la Academia Militar de Staunton, en Virginia, en 1951 recibió la llamada de su amigo el General Dwight D. Eisenhower, entonces Comandante en Jefe de las Fuerzas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), para servir como su asistente especial en el cuartel general del Comando Supremo Aliado en Europa.

Jefe de Gabinete de la Casa Blanca (1958-1961)

Como asistente especial y principal hombre de confianza de Eisenhower en el cuartel general aliado en París (1951-1952), Persons fue el encargado de negociar con los innumerables emisarios que los dos grandes partidos políticos estadounidenses enviaron a Europa para convencer al General -todavía no afiliado a ningún partido- que fuese su candidato a la Presidencia de EEUU en 1952. Prosperaron las negociaciones con el emisario del ala internacionalista del Partido Republicano, el Senador Henry Cabot Lodge, de Massachusetts, y Persons estableció un grupo de asesoría política para seguir de cerca el movimiento Draft Eisenhower, que terminaría con la nominación y elección de Eisenhower.

Tras la llegada de Eisenhower a la Casa Blanca, Persons fue nombrado adjunto al Jefe de Gabinete Sherman Adams (1953-1958). Y tras la dimisión de Adams en otoño de 1958, Persons le sucedió como Jefe de Gabinete de la Casa Blanca. A pesar de haber servido durante siete años como ayudante de Adams, y haber aprendido de él todo lo que un jefe de personal del Presidente debía saber, el estilo de Persons era totalmente diferente.

En Washington describían esa desemejanza como la diferencia entre el sabor de una sidra amarga ácida y un bourbon suave. Mientras Adams había sido un hombre brusco actuando como un hombre de negocios en sus relaciones con el Congreso, Persons era un hombre afable que siempre encontraba tiempo para darles un toque humano a las relaciones. Mientras Adams se hacía llamar "Gobernador" por todos -por su pasado como Gobernador de New Hampshire-, a Persons todo el mundo en Washington le llamaba "Jerry."

Persons emprendió una importante reorganización en la estructura de la oficina del Jefe de Gabinete de la Casa Blanca, que serviría como referencia al futuro desarrollo del cargo. Mientras Adams había dispuesto de un sólo adjunto -Persons-, Jerry Persons delegó poder y distribuyó responsabilidades entre tres adjuntos: un ayudante personal; un encargado de las relaciones con el legislativo; y un encargado de los asuntos interdepartamentales del Gobierno. El suyo fue un periodo de transición en pleno ocaso de la Administración Eisenhower.

En la imagen: Jerry Persons recibe al Presidente-electo John F. Kennedy en la Casa Blanca, un día antes de su toma de posesión.

Últimos años

Después de las elecciones presidenciales de 1960, Persons fue el representante del Presidente saliente en el proceso de transición. Mantuvo frecuentes reuniones con Clark Clifford, el representante del Presidente-electo John F. Kennedy, para asegurar una transición tranquila.

Retirado del servicio público, murió en Fort Lauderdale, Florida, en 1977. Tenía 81 años.

jueves, 22 de enero de 2009

(Actualización) En el Despacho Oval

Cuestionarle por el color de la nueva alfombra con el sello presidencial para el Despacho Oval suele ser norma habitual cada vez que un nuevo Presidente asume el cargo. Obama no ha revelado sus gustos, aunque todo hace indicar que podría decidir mantener la alfombra de los últimos ocho años. Valerie Jarrett, su asesora más cercana, contó que al nuevo Presidente le fascina la alfombra color marfil con tonos naranjas y borde de ramas de olivo verdes que diseñó Laura Bush en 2001 para acabar con la sobredosis de colores chillones de los Clinton, y que costó 68,000 dólares.

Sin saber lo que ocurrirá con las cortinas, los sofás, o la pintura de las paredes, lo que sí parece definitivo es que el retrato de George Washington continuará en el lugar de honor del despacho, sobre la repisa de mármol blanco que se sitúa sobre la chimenea, al menos por ahora, y que el retrato de Abraham Lincoln continuará en uno de los laterales, junto a la puerta que conduce al estudio privado y comedor del Presidente. El retrato de Lincoln estuvo durante los años de Clinton en la Sala de Gabinete, y fue Bush quien lo incorporó al Despacho Oval, colocándolo en el lugar que antes ocupaba el retrato de Andrew Jackson, colocado años atrás por Reagan.

En cuanto a los bustos de Presidentes precedentes, aún no está claro. El Presidente Bush tenía las cabezas de Lincoln y Eisenhower, además de Winston Churchill en bronce, obsequio del Primer Ministro británico Tony Blair. Obama mantendrá a Lincoln, esto es una certeza, y podría incluír a John F. Kennedy, Thomas Jefferson o Franklin D. Roosevelt.

Os dejo un pequeño recorrido fotográfico por el estilo decorativo utilizado en el Despacho Oval por los diferentes Presidentes en la era reciente. Hay para todos los gustos, desde colores suaves, a rojo cromático, azul y oro.

(hacer click sobre las fotografías para verlas más grandes)

Pres. George W. Bush (2001-2009)





Pres. Bill Clinton (1993-2001)




Pres. George Bush (1989-1993)





Pres. Ronald Reagan (1981-1989)




Pres. Jimmy Carter (1977-1981) (Carter decidió mantener la segunda decoración de Gerald Ford, cambiando sólo el escritorio)




Pres. Gerald Ford (1974-1977) (al principio mantuvo la decoración de Nixon, para después cambiarlo)




Pres. Richard Nixon (1969-1974)




Pres. Lyndon Johnson (1963-1969)




Pres. John F. Kennedy (1961-1963)




Pres. Dwight D. Eisenhower (1953-1961)