martes, 30 de septiembre de 2008

"Rein"

(...) Narrador: "John McCain luchó para controlar a Fannie y Freddie. El (Washington) Post dice: McCain 'presionó en favor de regulaciones más fuertes... mientras el señor Obama se mantenía en silencio.' Pero los demócratas bloquearon las reformas. Los préstamos se dispararon. Luego, la burbuja se rompió. Y Bill Clinton sabe quién es responsable.

Pres. Bill Clinton: "Creo que la responsabilidad que tienen los demócratas está más en resistirse a cualquier esfuerzo de los republicanos en el Congreso o mío cuando era Presidente, para poner algunos criterios o ponerse más severo con Fannie Mae y Freddie Mac." (...)


Battleground States: Ohio - 20 EV


Situado en una región de tránsito comercial entre el Norte y el Sur, y entre Este y Oeste, y entre dos de las mayores cuencas carboníferas del país, el gran estado de Ohio se industrializó tempranamente sobre la base de las ciudades-mercados, y la gran afluencia de inmigrantes en los siglos XIX y XX. El estado contaba con 3 millones de habitantes en 1880; 4 millones en 1900; y 5 millones en 1920, aumentando desde entonces su población a un ritmo de 100,000 habitantes al año. Pero en la última década su crecimiento demográfico se ha estancado.

Destacan nueve áreas urbanas: Cleveland, Cincinnati, Columbus, Toledo, Akron, Dayton, Youngstown, Canton y Parma. La ciudad de Cleveland en el norte, es la fortaleza demócrata; y Cincinnati en el sur, es el bastión republicano. El Senador Obama apoyará su estrategia en la movilización masiva de votantes afroamericanos en Cleveland, y en los blancos profesionales con ingresos altos y estudios superiores, aunque estos últimos tienden a ser más republicanos en Ohio que en otro estados.

Cleveland se sitúa en Cuyahoga County, donde John Kerry logró en 2004 una impresionante victoria superando en más de 227,000 votos a Bush, y dejando corta la ventaja de 57,000 votos lograda por Gore en 2000. Obama lo tiene todo a su favor para superar los márgenes de Kerry en Cuyahoga County. Pero también necesita victorias que superen los diez puntos porcentuales al Oeste de Cleveland, en condados como Lorain County, que llevan tres elecciones presidenciales consecutivas votando demócrata, pero cuentan con una clase trabajadora bastante conservadora en lo social.

Más de lo mismo ocurre con Stark County, donde se sitúa la ciudad de Canton. Este condado fue ganado por John Kerry por un estrecho margen. Pero por sus características demográficas puede plantar mayor resistencia ante Obama: se calcula que un tercio de los 200,000 votantes del condado son blue-collar workers blancos, y su media de edad supera la de los suburbios de Cleveland. A esto hay que añadir los 50,000 votos que Hillary Clinton se llevó en las primarias. Obama necesitará todos y cada uno de esos votos para no quedar por debajo de los níveles de Kerry-2004.

En Summit County, donde destaca la ciudad de Akron, legendaria sede de la compañía Firestone, se espera que unos 325,000 votantes acudan a las urnas. La demografía es similar. Kerry ganó el condado con un contundente 57%, pero en las últimas primarias hubo 71,000 votantes demócratas que dieron la espalda a Obama, y prefirieron a Hillary. Suficientes para dar la vuelta a la ventaja que sacó Kerry sobre Bush. Obama puede beneficiarse de la ansiedad económica de las familias trabajadoras, pero lo tendrá francamente difícil para igualar el rendimiento de Kerry en estos dos condados del noreste del estado.

También puede encontrarse con problemas en Lucas County, donde está la ciudad de Toledo, o en Trumbull, y en Mahoning Valley, cerca de Youngstown, condados de tendencia demócrata en los que Obama necesita ganar por decenas de miles de votos. Por ejemplo, Mahoning Valley no lo ha ganado ningún republicano desde Richard Nixon. Pero en las primarias, un 65% de los demócratas del valle prefirieron a Hillary Clinton sobre Barack Obama. Un peor rendimiento de lo que es habitual en demócratas, puede condenar a Obama a nivel estatal.

La estrategia del Senador McCain pasa por hacer que Obama lo haga peor que Kerry en las zonas rurales del sureste del estado, e igualar a Bush en los suburbios del norte, como los condados de Wayne y Richland, donde dominan los white-collar workers, los profesionales de oficina, que en Ohio son más conservadores que en otros estados del Rust Belt. Y en las áreas centrales del estado, McCain intentará capitalizar las conocidas dificultades de Obama con los trabajadores industriales blancos.

Cincinnati y sus alrededores son zona republicana. La ciudad se encuentra en el límite con Kentucky, y la falta total de competitividad de Obama en ese estado puede presagiar una formidable victoria de McCain en los suburbios de Cincinnati. Ahí estuvo la clave de la victoria de Bush en 2004. El Presidente obtuvo peores resultados que en 2000 en Hamilton County, que contiene Cincinnati, pero se mantuvo fuerte en todos los suburbios de la ciudad. Butler County, con sus 250,000 votantes, apoyó en un 65% la reelección de Bush. Igual que lo condados de Clermont y Warren. En el conjunto de esos tres condados, Bush obtuvo una ventaja de 130,000 votos, la misma que a nivel estatal. El objetivo de McCain será mantener esos márgenes en la Cincinnati suburbana.

Si Obama y McCain están a la altura de lo que se espera de un demócrata y un republicano en todos los puntos hasta ahora expuestos, la clave puede terminar estando en Franklin County, el segundo condado más populoso del estado. Situado en el centro mismo de Ohio, destaca la ciudad de Columbus. El condado tuvo un comportamiento más demócrata en 2004 que en 2000. Kerry lo ganó con el 55% de los votos; Gore lo había ganado cuatro años antes por un corto 51%.

La mala noticia para Obama es que hay muchos menos afroamericanos que en Cuyahoga County (Cleveland). Un 75% de la población de Franklin County es blanca; con un 18% de afroamericanos, y un pobrísimo 2% de hispanos. Obama tendrá que confiar en la numerosa comunidad universitaria, de unos 52,000 estudiantes, que se asienta en Columbus.
---------------------------------------

Papel protagónico en la cultura política estadounidense. Ohio ha votado por el ganador nacional en las últimas once elecciones presidenciales. La última vez que apoyó a un candidato perdedor fue en 1960. Y ningún candidato republicano ha logrado llegar a la Casa Blanca sin ganar Ohio. Ha sido un estado crucial en la historia del Partido Republicano. Ha dado ocho Presidentes de EEUU, y siete de ellos han sido republicanos -Ulysses Grant, Rutherford Hayes, James Garfield, Benjamin Harrison, William McKinley, William Howard Taft, y Warren Harding.

También salió de la política de Ohio el primer estratega electoral moderno, antecedente de los Karl Rove o David Axelrod, que más que simples directores políticos son creadores de candidatos. Marc Hanna era un hombre que había logrado hacer fortuna con el comercio de comestibles, cuando en 1888 entró en política como campaign manager de la fallida campaña presidencial del Senador John Sherman.

En esa responsabilidad, Hanna entró en contacto con un desconocido Congresista, William McKinley, en el que vio talento para la oratoria, y al que dirigió en su campaña para convertirse en Gobernador de Ohio en 1891, y en Presidente en 1896. Recaudó millones de dólares de los representantes del nuevo orden industrial, y vendió el nombre de McKinley como si fuese un medicamento patentado. ¿Os suena? En cierto modo, podríamos decir que en Ohio nació la política moderna.
------------------------------------

Cultura Popular. En Ohio nacieron o crecieron los actores Paul Newman, Doris Day, Clark Gable, Hal Holbrook, o Rob Lowe, el astronauta Neil Armstrong, o el criminal Charles Manson. Un poco de todo.

En los ochenta, la ficción televisiva nos acercó durante siete temporadas a una típica familia de clase media de Columbus, Ohio. Los Keaton eran un matrimonio de profesionales cuarentones -él periodista y ella arquitecta- que habían vivido en la facultad las manifestaciones pacifistas de los años sesenta. Eran votantes demócratas. Sus hijos, en cambio, eran unos incrédulos y algo cínicos productos del conservadurismo de los ochenta.

El hijo mayor, Alex Keaton, el papel que lanzó a la fama a Michael J. Fox, era un quinceañero fiel a los postulados de Reagan, que soñaba con estudiar ciencias económicas, y trabajar en una gran compañía de Wall Street. El gag más recurrido era disfrazar a su personaje, un chabal de instituto, con traje y corbata, incluso para ir a hacer los deberes a casa de un amigo. Reagan a tope.

Los guionistas de la serie no escogieron Ohio por casualidad para ambientar esta historia que daba la vuelta a los roles tradicionales de las series familiares. Ohio es uno de los estados que mejor imita tendencias nacionales. Sirvió para reflejar el desplazamiento de América hacia la derecha, mediante la incorporación de nuevas generaciones más conservadoras que las anteriores, que habían vivido toda su vida en el newdealismo y la Gran Sociedad.

"Figured"

(...) Randy Henry: "Barack es originario de Chicago, pero viene del Sur de Illinois y vio la devastaicón y la pérdida de empleos en la industria del carbón. Washington DC no nos escucha. Barack nos entiende."

Narrador: "En Illinois y Estados Unidos, Barack Obama ayudó a liderar la lucha por el carbón limpio, para proteger el medio ambiente y salvar empleos americanos bien pagados." (...)


lunes, 29 de septiembre de 2008

En Campaña: McCain-Palin en Columbus, OH (29-09-08)


La pareja republicana realizó la semana pasada varias paradas en el area de Cleveland, principal bastión demócrata en Ohio, y esta mañana ha estado en Columbus, la ciudad más poblada del estado, donde dominan los votantes blancos -casi un 70%. Han vuelto a causar sensación, llenando el auditorio de la Capital University. Ha sido el primer mitin de John McCain después de la polémica suspensión de su campaña.

Ha acusado a Obama de ser deshonesto con los votantes en materia fiscal. "Dos veces, el 14 de marzo de 2008, y el 4 de junio de 2008, en la resolución presupuestaria de los demócratas, él (Obama) votó para subir los impuestos a gente que ingresa 42,000 dólares al año. Incluso dijo que su voto a favor de impuestos más altos para la clase media estaba poniendo de nuevo las prioridades de nuestra Nación en el buen camino... Luego algo increíble ocurrió: la noche del viernes, miró al pueblo americano a los ojos y dijo que eso nunca pasó. Amigos míos, necesitamos un Presidente que siempre diga la verdad al pueblo americano."

Y ha vuelto reivindicarse como el auténtico maverick de estas elecciones. "Cuando llega el momento de extender la mano y trabajar con miembros de los dos partidos para lograr que las cosas se hagan para el pueblo americano, mi oponente no puede mencionar ni una sóla ocasión en la que luchase en contra del liderazgo de su partido para conseguir algo para el país. Eso no es poner los intereses del país por delante." Video del rally McCain-Palin en Columbus (Real Player).

"Parachute"

(...) Narrador: "La semana pasada, otro banco se fue abajo. Pero su consejero delegado pudo salir con 19 millones de dólares. La asesora de John McCain, Carly Fiorina: la consejera delegada despedida que salió con 42 millones de dólares. Barack Obama dice que esto tiene que cambiar. Demandó que cualquier rescate económico de Wall Street restrinja la paga a los consejeros delegados."

Sen. Obama: "Tenéis a los ejecutivos corporativos que se están regalando a sí mismos contratos blindados de millones de dólares, y dejando a los trabajadores abandonados. Eso está mal. Es un escándalo." (...)


Aquel peligroso mes de septiembre de 1975

El Presidente Gerald Ford sufrió dos intentos de asesinato en un espacio de sólo tres semanas. El primero tuvo lugar el 5 de septiembre de 1975, en las cercanías del Capitolio de Sacramento, capital administrativa de California. El Presidente, que había sucedido sólo trece meses antes al dimitido Nixon, acostumbraba a acercarse a las multitudes en plena calle, acompañado de cámaras de TV, para darse a conocer mejor y elevar los índices de aceptación entre un electorado que no lo había elegido en las urnas. En una de esas ocasiones, Lynette "Squeaky" Fromme, una fanática de la secta de Charles Manson, empuñó a corta distancia un revolver Colt del calibre 45. Un agente del Servicio Secreto, de nombre Larry Buendorf, héroe nacional desde entonces, agarró el arma y la redujo antes de que pudiera hacer fuego, mientras el Presidente era evacuado de la zona.

En inmediata reacción por lo ocurrido, el Servicio Secreto empezó a mantener al Presidente Ford a distancias prudenciales de multitudes anónimas. Una nueva estrategia de seguridad que pudo ayudar a salvar su vida diecisiete días depués. El 22 de septiembre, el Presidente volvió a California. En esa ocasión a la más grande y peligrosa ciudad de San Francisco. Eran los tiempos en que la serie Las Calles de San Francisco, que narraba las aventuras de dos detectives de homicidios, triunfaba las noches de los sábados en las pantallas de ABC. Tiempos de corrupción y duras luchas de poder en la ciudad, que desembocarían pocos años después en el asesinato del Alcalde George Moscone.

Cuando Gerald Ford se disponía a abandonar el Hotel Saint Francis en pleno downtown -zona céntrica de edificios de negocios y hoteles caros- de la ciudad, una radical llamada Sara Jane Moore, ex enfermera y madre de cinco hijos, alcanzó a disparar desde la distancia su revolver calibre 38. El tiro pasó unos centímetros por encima de la cabeza del Presidente gracias a que Oliver Sipple, un ex marine que se encontraba al lado de la tiradora, le pegó en el brazo y provocó que la pistola saltara por los aires.

*Fotografías disponibles en la Gerald Ford Presidential Library

*Video:

A prueba de balas

(Recupero este tema porque tuve los videos desactualizados largo tiempo, y no se veían. Y aprovechando que el próximo tema está también relacionado.)

El lunes 30 de marzo de 1981, apenas dos meses después de haberse hecho cargo de la Pesidencia de los Estados Unidos, Ronald Reagan pronunciaba un discurso de 18 minutos ante una audiencia de 3,500 personas, la mayoría miembros del sindicato AFL-CIO, en el Hotel Hilton International, en la Avenida Connecticut de Washington DC, cerca de la Casa Blanca. En una parte de su mensaje, no especialmente significativa, decía el Presidente: "El crimen violento ha aumentado en un 10%, haciendo que las calles sean inseguras y las familias sientan temor en sus propias casas".

Fue muy aplaudido. Poco antes de las 2,30 del mediodía, el Presidente Reagan salía de una puerta trasera del hotel que daba a la T Street, acompañado de su asistente especial Rick Ahearn, el subjefe de gabinete Mike Deaver, el Secretario de Prensa de la Casa Blanca James Brady, y los miembros del equipo del Servicio Secreto. Todo parecía normal. En la calle, la puerta de la limousine presidencial ya estaba abierta, esperando. Sonriente y saludando con el brazo izquierdo en alto a las personas que le aguardaban, Reagan se disponía a entrar en el coche que debía llevarlo a la Casa Blanca.

Inesperadamente, se oyeron seis disparos dirigidos desde un costado hacia la comitiva presidencial. El primer disparo dio de lleno en la cabeza de James Brady que quedaría tetraplégico. El segundo hirió al policía Thomas Delehanty. El tercero rozó al Presidente y terminó en la ventana de un edificio cercano. El cuarto hirió en el abdomen al agente del Servicio Secreto Timothy McCarthy. El quinto pegó en el cristal de la puerta abierta de la limousine. Y el sexto y último penetró debajo del brazo izquierdo del Presidente hasta quedar alojado en su pulmón.

Mientras los agentes de la policía del Distrito de Columbia se avalanzaban sobre el tirador John Hinckley, un joven de 25 años, la limousine presidencial salía disparada hacia la Casa Blanca. Nadie se había percatado de que el Presidente estaba herido. Este sentía un fuerte dolor en el costado que creía producto de la rotura de alguna costilla por el golpe sufrido al saltar sobre él su guardaespaldas Jerry Parr en el momento de los disparos. Mientras la noticia saltaba a los medios, Mike Deaver llamó al Jefe de Gabinete James Baker para informarle que Reagan no había sido herido. Pero poco después la comitiva tuvo que desviarse para emprender camino al Hospital George Washington. El Presidente había empezado a echar sangre por la boca. Tenía un orificio de entrada bajo su axila izquierda y la bala, que había rozado el corazón, se encontraba aún dentro. Tenía que ser operado de urgencia.

Este sería el comienzo de unas horas caóticas en las que las versiones contradictorias y la falta de información hizo saltar todas las alarmas. La Primera Dama se dirigía al Hospital y el Vicepresidente Bush se encontraba de viaje en Texas con problemas en las comunicaciones. Durante las tres horas largas que duraría la intervención quirúrjica, un Gabinete de sólo dos meses de vida se reunió en la Sala de Situaciones sin una cabeza visible. Ante la falta de información, llegó a discutirse sobre la posible implicación soviética en el atentado dada la presencia más elevada de lo habitual de submarinos soviéticos en la costa Atlántica. Pero pronto trascendió que había sido un "desquiciado".

El subsecretario de prensa Larry Speakes fue preguntado por los periodistas sobre quién estaba al mando del Gobierno. "No puedo responder a esa pregunta en este momento". Tras escuchar a Speakes, el Secretario de Estado Alexander Haig, General de cuatro estrellas, irrumpió en la Sala de Prensa de la Casa Blanca para decir: "Constitucionalmente, caballeros, tenemos al Presidente, al Vicepresidente y al Secretario de Estado, en ese orden. Si el Presidente decidiera que quiere traspasar los poderes al Vicepresidente, lo podrá hacer. Mientras tanto, yo estoy al mando aquí, en la Casa Blanca". Haig se saltó la Constitución a la torera -el tercero en la línea de sucesión es el Speaker of the House y el cuarto el Presidente pro tempore del Senado- y firmó su sentencia como Secretario de Estado ganándose la desconfianza de todo el Gabinete.

Para la historia ha quedado la grabación de aquel episodio. Ni los cineastas norteamericanos de la generación de la violencia hubieran rodado mejor el atentado.

Video I: el momento grabado en video.



Video II: la confusión de las primeras informaciones en ABC News.

domingo, 28 de septiembre de 2008

El pesimismo amenaza a McCain

Gallup

Barack Obama 50%

John McCain 42%


Rasmussen Reports

Barack Obama 50%

John McCain 44%


Por primera vez en esta recta final de la campaña que dio comienzo en el fin de semana del Labor Day, a principios de septiembre, el Senador Barack Obama alcanza el 50% de la intención de voto de forma coincidente en las dos encuestas más fiables -Rasmussen y Gallup. No penséis que, en el mundo real, la intención del voto pasa en tres días de un empate técnico a una ventaja de ocho puntos para uno de los dos candidatos, pero sí indica una tendencia ascendente de Obama, asociada al protagonismo de la crisis financiera en los medios de comunicación.

Una gran parte de la experiencia política de los votantes es indirecta. Les llega por medio de alguna forma de comunicación, que les facilita datos y opiniones muchas veces alejadas de su entorno inmediato. Esa comunicación es consustancial en los procesos de socialización de actitudes. Lo que vemos en la campaña es una comunicación que sigue un modelo orquestal, con intervención de multitud de actores y abundancia de canales para comunicar, que van tejiendo una red de intercambios multilaterales.

En la sociedad americana existe una pauta estable de actitudes culturales básicas que duran en el tiempo, en la que se ha apoyado la competitividad de McCain. La crisis financiera ha irrumpido como un elemento circunstancial, un acontecimiento, un hecho que surge en el día a día y es difundido por los medios de comunicación. Y los sondeos aluden ahora a la reacción de ese sistema de actitudes frente a ese elemento circunstancial: la crisis financiera modifica el conjunto predominante de actitudes, Obama sube, y McCain baja.

En ese contexto, la combinación de sondeos con prensa y televisión se convierte en un arma de comunicación política de primer nivel. La información que suministran las encuestas será un mensaje que los diferentes actores políticos intercambiarán de forma constante para dar fuerza a sus posiciones respectivas -especialmente Team Obama porque los datos le son favorables.

Esta breve explicación es necesaria para comprender que el principal valor de un sondeo no reside en la proyección exacta de unos futuros resultados. Algo discutible. Lo que de verdad importa son las consecuencias de la liberación de la información que suministran. El principal peligro para McCain en este punto es la desmovilización de sus supporters, motivada por un estado depresivo. Y eso es lo que lo puede conducir a la derrota. Más cuando cada vez parece haber mayor consenso en que el peso del legado que recibirá el nuevo Presidente complicará el cumplimiento de promesas electorales, y hará difícil el éxito de su gestión, y su reelección. Muchos republicanos pueden empezar a pensar en 2012 antes de tiempo. Y McCain tendrá que luchar contra eso si la tendencia no se modifica en el corto plazo.

VoteForChange.com: "si no te registras, luego no llores"

VoteForChange.com ha tenido la original idea de simular la victoria de John McCain, para mantener movilizados a los votantes de Obama. El mensaje viene a ser, "de vosotros depende lo que pase en la noche electoral." Y tres recomendaciones: registrarse como votante; preocuparse de saber dónde te toca votar: y votar por correo si no puedes ir al colegio electoral.

sábado, 27 de septiembre de 2008

"Promise"

(...) Narrador: "En medio de la guerra, el Senador Obama votó para cortar la financiaicón de nuestras tropas. ¿Qué dijo Biden?

Sen. Joe Biden: "Dijeron que votaron en contra del dinero por un deber político."

Narrador: "Añadió..."

Sen. Joe Biden: "Esto está cortando el apoyo que salvará las vidas de miles de tropas americanas."

Narrador: "Barack Obama. Jugando a la política. Arriesgando vidas. No preparado para liderar." (...)


"Zero"

Un nuevo spot de Team Obama ataca a McCain por no haber pronunciado la palabra "clase media" durante el debate. "Número de minutos en el debate: 90. Número de veces que John McCain mencionó a la clase media: cero. McCain no lo entiende. Barack Obama sí."

Lo olvidaremos en pocos días


John McCain a la izquierda, viejo y pálido, con traje azul y corbata de rayas rojiblancas. Barack Obama a la derecha, joven y resplandeciente, con traje negro y corbata granate. Decían hasta hace poco que los americanos elegían siempre al candidato más alto porque ofrecía una mejor estampa en televisión. Una supuesta ventaja superficial para Obama. Otra es que si hacemos memoria, difícilmente recordaremos un Presidente-electo calvo en la era de la televisión. Sólo uno, y era General de cinco estrellas.

Si los estadounidenses no estuviesen tan familiarizados con la imgen de los dos candidatos, Obama habría atraído todo el interés por todo aquello basado en la apariencia, lo frívolo y sin fundamento. Pero los dos hombres llevan nueve meses entrando a diario en nuestras salas de estar, desde que se emitió el primer voto en Iowa. Nadie esperaba a un McCain bronceado y seductor. Así que a Obama no le servía esa ventaja inicial que sí sirvió a tantos candidatos en el pasado.

La investigación histórica nos dice que el primer debate es la mejor oportunidad que tienen los candidatos para ganar o perder votos, independientemente de que eso sea suficiente o no para alterar los resultados el día de las elecciones. Pues bien, podemos asegurar que el de ayer no permanecerá en nuestro recuerdo dentro de 38 días. No fue más que un debate correcto y contenido, en el que ambos candidatos desaprovecharon las posibilidades del formato para hacer suyo el espacio escénico. Faltó esa pequeña sucesión de escenas que en cada debate suelen integrar una etapa descriptiva inolvidable. Recordaremos a McCain prometiendo vetar cualquier plan de gastos con un bolígrafo en la mano, o a Obama repitiendo tres veces "you were wrong" al hablar de Iraq. Poco más.

La crisis financiera se coló en la primera mitad. Los candidatos chocaron en su diagnóstico de las causas. El Senador McCain culpó a la codicia y la incompetencia gubernamental, mientras Obama señaló el laissez faire, el dejar hacer al sector privado en una completa libertad. Ninguno de los dos quiso especificar en qué aspectos afectaría el multimillonario plan de rescate financiero a su agenda y lista de promesas electorales. McCain trató de llevar el debate a la reducción del gasto descontrolado, y el combate contra las asignaciones caprichosas de fondos federales. Obama criticó los recortes de impuestos "para ricos" de su adversario. Las líneas retóricas habituales que ya habíamos escuchado en los mítines de campaña.

En política exterior, McCain tomó una línea más realista intentando describir a Obama como un "ingenuo." Demostró que está más familiarizado con los asuntos, y resultó más creíble. Se impuso sin problemas en las discusiones sobre Rusia, Georgia, o Irán, pero dejó que el demócrata saliera sin agobios del tema Iraq. Cuando Obama tuvo la caradura de decir sin ruborizarse que se había opuesto a la intervención militar en Iraq cuando esto representaba un "riesgo político" para él, McCain no supo ver la oportunidad para recordarle que no tuvo que manifestar su posición de forma oficial mediante una votación en el Senado, y que eso del "riesgo político" era un chiste viniendo de alguien que en aquel tiempo representaba a un distrito negro como el alquitrán y anti-Bush de Chicago.

Sabemos que una mayoría de votantes confía más en el juicio de McCain en Iraq. Pudo descalificar todos los argumentos de Obama, pudo enterrarlo, pero no lo hizo. Por contra, permitió que el Senador por Illinois se mostrase como un tipo más o menos sensato en los temas delicados en que la gente no termina de confiar en él. El votante independiente que entró en el debate abierto a dejarse asustar por la ignorancia o la irresponsabilidad de Obama en el tratamiento de los conflictos del Medio Oriente, el mismo votante que asegura que Obama no está preparado para ser estadista, salió con la impresión de que bueno... tal vez... no sé.

Ese votante independiente no está hoy mucho más cerca de creerse que Obama no está preparado para liderar. Está en el mismo punto en que estaba antes de presenciar el debate. Ese es el único lado insatisfactorio del desempeño de McCain. No puso de relieve los rasgos y cualidades de cada uno. No nos vendió un retrato gráfico que deformara las características más dudosas de su rival. Le faltó ser más mordaz, hiriente, y humillante en la exposición de las incontables meteduras de pata de Obama en política exterior durante esta campaña, o sus cambios de postura sobre lo que hay que hacer en Iraq.

Este debate no tendrá un impacto significativo en los resultados electorales. Todos los que salieron despiertos, salieron contentos. Los dos bandos consolidaron sus bases, y dejaron indecisos a los independientes. Pocos cambiarán de voto por lo visto ayer. No hubo ganadores o perdeores. Pero si hubo alguien que dejó pasar oportunidades, ese fue McCain dejando que Obama pareciera más lógico y coherente de lo que realmente es.

Y por si había dudas... Obama no es Kennedy. Es un comunicador corriente. Definitivamente.

Video Completo (cortesía de C-Span)

viernes, 26 de septiembre de 2008

Primer Debate Obama-McCain: en vivo

Los que queráis seguir el debate por internet, podéis seguirlo a partir de las 9 PM -hora de la Costa Este- a través de C-Span. Si no tenéis Real Player, podéis verlo con Windows Media Player aquí.

Debate-Drama (V)

La presión y las expectativas esta noche son para Obama.

CNN/Opinion Research:

(...) According to the new poll, nearly 6 in 10 Americans think the Illinois senator will win the debates, while only 34 percent think McCain will come out on top. (...)

Debate-Drama (IV)

Tres pequeños momentos de debates electorales.

1988: Bush y Dukakis debaten sobre sus running-mates.



1992: el Almirante James Stockdale, running-mate de Ross Perot, tuvo problemas de oído y concentración en el debate vicepresidencial de 1992.



Debate-Drama (III)

Habrá debate. Finalmente, el Senador McCain ha tenido que recular en sus condiciones originales -no debate hasta aprobación del plan de rescate-, y explicar, como buenamente ha podido, qué le ha hecho cambiar de postura. Según una declaración de la campaña republicana:

(...) "Senator McCain has spent the morning talking to members of the Administration, members of the Senate, and members of the House. He is optimistic that there has been significant progress toward a bipartisan agreement now that there is a framework for all parties to be represented in negotiations, including Representative Blunt as a designated negotiator for House Republicans. The McCain campaign is resuming all activities and the Senator will travel to the debate this afternoon." (...)

Debate-Drama (II)



Datos de interés.

Lugar: Universidad de Mississippi, en Oxford, Mississippi.

Hora: 9 PM -horario de la Costa Este.

Duración: 90 minutos.

Tema: Política Exterior y Seguridad Nacional.

Participantes: Senador Barack Obama (D - Illinois); y Senador John McCain (R - Arizona).

Moderador: Jim Lehrer (PBS)

Formato: el escenario será tradicional, con los candidatos puestos de pie, y situados detrás de dos podios. El debate estará repartido en nueve segmentos de 9 minutos cada uno. En cada segmento, el moderador introducirá un tema y cada candidato dispondrá de 2 minutos para comentarlo. Después de esas dos respuestas iniciales, el moderador facilitará una discusión abierta de 5 minutos, asegurándose que cada candidato disponga del mismo tiempo.

(hacer click para ver más grandes)




Debate-Drama

Seguimos sin saber si tendremos o no debate esta noche. Ayer se anunciaba el acuerdo entre los líderes del Senado para apoyar el más ambicioso plan de rescate financiero en la historia, pero ahora sabemos que el sector más conservador de los republicanos de la Cámara de Representantes, un grupo que ya tiene antecedentes de revueltas contra la voluntad presidencial, no ha comprometido su apoyo al plan. Hay quien habla de un boicot que busca beneficiar la posición de John McCain -otorgarle razones para aplazar el debate o mantener el suspense sobre su participaicón hasta el último momento. Declarar victoria y coger el avión hacia el Sur sin saber si llegará puntual al debate. Drama. Es como un cliffhanger. Continuará...

En una entrevista con Charlie Gibson (ABC News), McCain se mostró optimista. "Creo que es muy posible que podamos conseguir un acuerdo, de manera que pueda volar a tiempo a Mississippi." Aunque también trató de restar importancia al debate de esta noche. "Comprendo que hay mucha atención en esto, pero yo también hubiera deseado que el Senador Obama se hubiera puesto de acuerdo para celebrar diez o más town hall meetings conmigo," recordando que, de haber sido así, el de hoy sería el debate número "once." Es el mensaje oficial de la campaña, que Steve Schmidt está haciendo saber a todos los surrogates del candidato. Y la misma línea defendida ayer por Bill Clinton.

jueves, 25 de septiembre de 2008

Bill Clinton cree en la "buena fe" de McCain

El ex Presidente Bill Clinton ha recibido esta mañana al Senador John McCain en Manhattan, en el marco del Clinton Global Initiative. Todo han sido elogios para el Senador por Arizona. "Cuando la mayoría de la gente en su partido pensaba que el calentamiento global era algo exagerado o un mito, él decidió investigarlo," ha dicho el ex Presidente recordando un viaje que hizo McCain con la Senadora Hillary Clinton al Ártico. "Lo que quiero destacar es que no hay ningún voto que ganar por esto en Arizona. Él simplemente quiso saber. Eso es lo que queremos de todos. John McCain quiere saber, y estoy profundamente agradecido a él por venir hoy aquí." Nadie diría que apoya al otro candidato.

Pero antes de eso el Presidente Clinton se ha pasado por Good Morning America (ABC) para hablar de la crisis financiera, y ha justificado a McCain en su decisión de suspender la campaña y pedir el aplazamiento del debate, con un buen argumento contra los que le acusan de tener miedo a debatir. (...) "Sabemos que (McCain) no lo hizo porque tenga miedo, porque el Senador McCain quería más debates" (...) "Supongo que lo hizo con buena fe, ya que sé que él quería... recuerdo que él pidió más debates por todo el país" (...)

(Actualización) McCain suspende campaña

McCain y Obama estarán hoy en la Casa Blanca en una reunión con el Presidente y los líderes del Congreso. Algo extraordinario a sólo mes y medio de las elecciones. Pero de momento el debate de mañana sigue en pie, aunque McCain amenaza con no asistir. La propuesta del Senador McCain es retrasar el debate una semana en caso de que el Congreso no apruebe un paquete de rescate financiero antes de la noche de mañana.

Visto en CNN Political Ticker:

(...) McCain supporter Sen. Lindsey Graham tells CNN the McCain campaign is proposing to the Presidential Debate Commission and the Obama camp that if there's no bailout deal by Friday, the first presidential debate should take the place of the VP debate, currently scheduled for next Thursday, Oct. 2, in St. Louis.

In this scenario, the vice presidential debate between Joe Biden and Sarah Palin would be rescheduled for a date yet to be determined, and take place in Oxford, Miss., currently slated to be the site of the first presidential faceoff this Friday. (...)

miércoles, 24 de septiembre de 2008

"The Coal Miner"

Es una web-ad.

McCain suspende campaña

(...) I am calling on the President to convene a meeting with the leadership from both houses of Congress, including Senator Obama and myself. It is time for both parties to come together to solve this problem. We must meet as Americans, not as Democrats or Republicans, and we must meet until this crisis is resolved. I am directing my campaign to work with the Obama campaign and the commission on presidential debates to delay Friday night’s debate until we have taken action to address this crisis. I am confident that before the markets open on Monday we can achieve consensus on legislation that will stabilize our financial markets, protect taxpayers and homeowners, and earn the confidence of the American people. All we must do to achieve this is temporarily set politics aside, and I am committed to doing so. (...)

"I'm John McCain and I approve this message"

John McCain aprobaba así los spots de campaña en el Saturday Night Live de este pasado fin de semana.

(Actualización) La TV y la elección del 80

Otro video que se había perdido, pero ya está de vuelta en youtube. El papel de los medios audiovisuales en la noche electoral de 1980. La noche electoral soñada por cualquier aspirante presidencial. Expectación máxima de un público que esperaba una elección igualada; y una victoria fácil y contundente antes de las 9 de la noche. Dos ingredientes que rara vez coinciden en una misma noche electoral: drama y victoria aplastante.

Se cree que los medios mantuvieron artificialmente la intriga, para que el espectador no se despegara en ningún momento de la cobertura electoral de la larga campaña, y llegase expectante al último día. En esto se apoyan algunos seguidores del Senador Obama para justificar la igualdad en los sondeos. Creen que los medios hablan de una elección igualada para que la gente no pierda el interés y continúe consumiendo la programación electoral.

No creo que sea el caso este año, pero es una de las teorías que circulan (por ahí).

Oxford, Mississippi, espera a los candidatos


Faltan sólo dos días para que los dos candidatos presidenciales bajen al viejo Mississippi, a la pequeña ciudad de Oxford, el hogar de William Faulkner, uno de los estadounidenses más grandes de todos los tiempos. El hombre que en muchos de nosotros provocó la chispa que encendió la mecha de nuestro interés primario por la cultura estadounidense, con obras como Absalom, Absalom! en nuestra edad adulta, o The Reivers en nuestra infancia, la fuga de su hogar de un niño sureño de once años que quería ser adulto y se iba a hacer la aventura en compañía de un criado negro y el chofer de su abuelo. La historia de las familias del Sur, donde los hombres vivían de la plantación, regidos por sus propias leyes.

La Universidad de Mississippi, escenario del debate de este viernes, fue en 1962 centro neurálgico del traumático proceso de integración racial. Aquel año, James Meredith se convirtió en el primer afroamericano que ingresaba en dicha universidad. El Gobierno se vio obligado a enviar 30,000 tropas federales al lugar para contener la hostilidad de las turbas que se oponían al ingreso de un negro, con resultado de dos hombres muertos y cientos de heridos. Cuarenta y seis años después, un 19% de los estudiantes del centro pertenecen a minorías, y tendrá el privilegio de ser el primer escenario del primer debate presidencial entre un hombre blanco y un hombre negro.

Como previa al debate, os recuerdo que en el blog tenéis crónicas y videos de debates de varias elecciones presidenciales. Incluídos siete debates demócrata-contra-republicano, y uno de las primarias demócratas de 1984:

* Debates históricos: Ford contra Carter

* Debates históricos: Carter contra Reagan

* Debates históricos: Mondale contra Hart

* Debates históricos: Reagan contra Mondale

* Debates históricos: Bush contra Dukakis

* Debates históricos: Clinton contra Bush

* Debates históricos: Clinton contra Dole

* Debates históricos: Bush contra Gore

En Campaña: Palin en la ONU

Sus críticos dicen que está "de prácticas en la ONU." La Gobernadora Sarah Palin se reunió ayer en Nueva York con el ex Secretario de Estado, Henry Kissinger; el Primer Ministro de Afganistán, Hamid Karzai; y el Presidente de Colombia, Álvaro Uribe. Hoy tiene previsto reunirse con el Presidente de Iraq, Yalal Talabani; el Presidente de Pakistán, Asif Ali Zardari; el Primer Ministro indio, Manmohan Singh; el Presidente de Georgia, Mijail Saakashvili; el Presidente de Ucrania, Víctor Yúschenko; y el "estadista mundial" Bono de U2.

La polémica estuvo en el trato a la prensa. Team McCain sólo quería permitir el acceso a unos pocos periodistas que después debían compartir su información con el resto. Así fue en el encuentro con Karzai. Pero las protestas de la prensa hicieron posible que varios medios escritos accedieran al encuentro con Uribe. Los muchachos de la prensa lleva ya varias semanas molesta porque desde el principio se les ha limitado el acceso a la Gobernadora Palin, y porque esta no ofrece ruedas de prensa. Y así no pueden cumplir con el encargo que les han encomendado sus superiores: provocar de forma activa gaffes de Palin para dar munición a la campaña de Obama. Pobre gente.

martes, 23 de septiembre de 2008

Debates históricos: Kennedy contra Nixon


Aunque en las primarias demócratas de 1956 ya se había celebrado un primer debate político televisado, en 1960 se enfrentaron por primera vez los nominados presidenciales de los dos grandes partidos nacionales. Fue posible gracias a que el Congreso suspendió una provisión sobre igualdad del Acta Federal de Comunicaciones de 1934, y los dos candidatos vieron los debates como una oportunidad para ganar terreno. Hubo un total de cuatro debates, lo que todavía hoy sigue siendo una cifra record para la elección general.

En el primero se trataron temas domésticos, aunque la atención de los 80 millones de televidentes se concentró más en la imagen de los presidenciables. Richard Nixon insistió en hacer campaña hasta pocas horas antes del debate, y rechazó ser maquillado por considerar que eso no era algo suficientemente masculino. Pálido y mal afeitado, el Vicepresidente dio la imagen de hombre desaseado. Aún no estaba del todo recuperado de una infección de rodilla que le había mantenido ingresado en el Hospital Walter Reed bajo un tratamiento de antibióticos que le había llevado a perder varios kilos. En contraste, el telegénico Senador John F. Kennedy proyectó una imagen limpia y resplandeciente.

El demócrata se mostró más confiado, relajado y enérgico, defendiendo su historial de trece años en el Congreso, y su experiencia para ser Presidente de los Estados Unidos. Nixon defendió los logros de la Administración Eisenhower. La mayoría de los votantes que siguieron el debate por televisión coincidieron en señalar como ganador a Kennedy, y aquellos que lo siguieorn a través de la radio, una audiencia más corta, llegaron a la conclusión de que Nixon había ganado. A partir de ese día, Kennedy pasó a encabezar los sondeos, cerrando la pequeña desventaja con la que había llegado al debate.

Nixon recuperó su peso normal para los restantes tres debates, y se dejó maquillar. Pero ninguno de esos tres debates levantó la expectación del primero. Se calcula que la audiencia cayó en un 20% en el segundo debate. El asunto más llamativo en el segundo cara a cara fue la implicación de EEUU en dos pequeñas islas controladas por Taiwan a unas pocas millas de la costa de China. Kennedy defendió que la línea defensiva en el Extremo Oriente debía situarse en Taiwan, mientras Nixon argumentó que esas dos islas debían marcar la línea de defensa contra el comunismo, y acusó a Kennedy de tener "ideas confusas."

De ese segundo debate, el Vicepresidente Nixon salió con un tema potente en los días más peligrosos de la Guerra Fría. Dedicó varios días de su campaña a repetir que Kennedy estaba dispuesto a permitir que los comunistas tomaran las islas de Quemoy y Matsu. El asunto volvió a acaparar el tercer debate, celebrado el 13 de octubre en los estudios de ABC en Nueva York. A pesar de ser visto como un conflicto muy lejano, el votante no podía evitar establecer la relación con el más cercano contencioso con la isla de Cuba.

La Administración Eisenhower estaba entrenando a exiliados cubanos en campos militares de Guatemala, y planeando en secreto una operación militar contra Cuba. Nixon era el hombre clave de la administraicón en la planificación de la invasión, y llevaba tiempo presionando duro a la CIA para que la intervención tuviera lugar antes de las elecciones de noviembre.

El director de la CIA, Allen Dulles, filtró la información a Kennedy para que este tomase ventaja electoral comprometiendo su apoyo a la operación. Así, un día antes del cuarto y decisivo debate, el Senador Kennedy pudo dar la vuelta a la situación, saliendo a defender de forma tácita el derrocamiento de Fidel Castro, y criticando la inacción de la Administración. "Debemos reforzar en el exilio a las fuerzas demócraticas anti-Castro que no son de Batista, que ofrecen una eventual esperanza de derrocar a Castro. Hasta ahora, estos luchadores de la libertad no han tenido virtualmente ayuda de nuestro Gobierno." La opinión pública no conocía los planes de invasión, por lo que no sabía que en realidad Kennedy estaba defendiendo algo que estaba en marcha.

Pero al cuestionar Kennedy la supuesta pasividad de la administración, Nixon se vio obligado a argumentar en contra de la invasión. "Las políticas y recomendaciones del Senador Kennedy sobre cómo tratar con el régimen de Castro son probablemente las recomendaciones más peligrosas e irresponsables que ha hecho durante el curso de esta campaña. De hecho, lo que el Senador Kennedy recomienda es que el Gobierno de los Estados Unidos debería ayudar a los exiliados y a aquellos que dentro de Cuba se oponen al régimen de Castro..."

"...mirar lo que eso significa. Tenemos cinco tratados con América Latina, incluyendo el que creó la Organización de Estados Americanos en Bogotá en 1948, en el que acordamos no intervenir en los asuntos internos de ningún otro país americano. La Carta de Naciones Unidas, su preámbulo, Artículos uno y dos, también mantiene que no debe haber intervención de una Nación en los asuntos internos de otro. No, no sé qué es lo que sugiere el Senador Kennedy cuando dice que debemos ayudar a aquellos que se oponen al régimen de Castro..."

"... Pero sí sé esto, que si siguieramos esas recomendaciones, perderíamos todos nuestros amigos en América Latina, probablemente seríamos condenados por las Naciones Unidos, y no lograríamos nuestro objetivo. Sé algo más. Sería una invitación abierta al señor Krushchev para entrar en América Latina, y meternos en lo que sería una guerra civil, y posiblemente algo incluso peor que eso." Nixon hizo el papel de diplomático, blando, blando. Kennedy apareció como el halcón, despejando todas las dudas sobre su inconsistencia en política exterior, y Allen Dulles logró ante los ojos de todo el país, el compromiso sobreentendido de Kennedy para derrocar a Castro -del compromiso de Nixon no dudaba.

Los debates tuvieron un enorme impacto en el resultado electoral. Según los análisis de opinión de la época, más de la mitad del electorado admitió que los debates influyeron en su voto, y un 6% declaró que los debates, y nada más que los debates, decantó su voto. Pronto Alemania, Suecia, Finlandia, Italia y Japón, se sumarían también a la moda de los debates electorales televisados.

*Primer debate Kennedy-Nixon (Real Player)

"Mum"

(...) Narrador: "En crisis, la experiencia importa. McCain y sus aliados del Congreso lideraron endurecimiento de reglas para Wall Street. Parar las estafas de lso consejeros delegados. Proteger vuestros ahorros y pensiones. Obama y sus aliados liberales "no dijeron ni pío de la crisis del mercado," porque "nadie sabía qué hacer." Más impuestos. No liderazgo. Un riesgo que tu familia no se puede permitir." (...)

"Destination"

(...) Narrador: "Bermuda. Es más que un simple destino de vacaciones para John McCain. Mientras estaba allí prometió proteger las deducciones fiscales para las corporaciones americanas que esconden sus ganancias en paraísos fiscales. Y ejecutivos de compañías aseguradoras y sus lobbyistas que se benefician de los planes fiscales, dieron a McCain 500,000 dólares. John McCain. Toma vacaciones, y mucho más." (...)

lunes, 22 de septiembre de 2008

La NRA entra en campaña

La Asociación Nacional del Rifle (NRA), la organización que enterró las aspiraciones presidenciales de Al Gore en los estados decisivos hace ocho años, ha entrado en campaña con cuatro spots que se emitirán en Pennsylvania, Colorado y New Mexico a través de varios canales de televisión por cable, incluídos canales deportivos de gran aceptación entre el público masculino.

Son directos y efectivos, con la contundencia que caracteriza a la NRA. Van a por Obama sin complejos. Todos concluyen con un contundente, "el 4 de noviembre, defiende la libertad. Derrota a Obama." La NRA también está empezado a lanzar publicidad por radio en 60 estaciones de Pennsylvania, y 22 de Colorado. Prometen no parar hasta el día después de las elecciones.

"Hunter"

Karl Rusch, un cazador de Virginia, se explaya a gusto contra el Senador Obama, al que acusa de "apoyar la prohibición de escopetas y rifles que usamos para cazar." Una acusación que se apoya en su voto en la fracasada propuesta que presentó el Senador Ted Kennedy en 2005 contra las balas anti-blindaje. Y Rusch advierte: "ningún político va a quitarme mis armas y mi munición. No tienes que ser un amargado para saber que Barack Obama no es el tipo de cambio que necesitamos."



"Veteran"

El Sargento Kurt Rusch, de Wisconsin, veterano de la Guerra de Iraq, incluye la libertad para portar armas entre "las libertades por las que luché, por cuya defensa mis amigos murieron," y ataca a Obama por su oposición en 2004 a una legislación que ofrecía protecciones legales a aquellos que usan armas de fuego para la defensa propia. El proyecto fue aprobado por el Senado estatal de Illinois por 39 votos a favor y 20 en contra. Obama estuvo entre la minoría radical que votó en contra.



"Way Of Life"

Scott Siefert, un joven granjero de Michigan, recuerda las infames palabras pronunciadas por el Senador Obama en un acto de recaudación de fondos en San Francisco, sobre los habitantes de pueblos pequeños que se aferran a Dios y a las armas. "Porque yo creo en los valores americanos tradicionales, como ir a misa, y ejercer mi derecho para portar armas de fuego, Barack Obama dice que estoy amargado. Bien... no estoy amargado, estoy bendecido."



"Pennsylvania Values"

Dirigido a los votantes de Pennsylvania, el estado con más afiliados a la NRA. Se concentra en denunciar a Joe Biden como representante de una cultura antagónica a la de su Scranton natal. "Joe Biden quiere que creas que comparte tus valores porque nació en Scranton. Pero los propietarios de armas y cazadores de Pennsylvania no comparten sus valores," dice el narrador mientras se expone su historial legislativo de restricciones sistemáticas a la libre posesión de armas.

En Campaña: 60,000 para ver a Palin en FL (21-09-08)

En Lady Lake, una de las comunidades de jubilados más grandes del país, situado al norte de Orlando, Florida. Autoridades locales calcularon una multitud de 60,000 personas; periodistas demócratas que estuvieron en el rally hablan de unas 30,000 personas. En cualquier caso, la Gobernadora Palin ha superado de largo los 15,000 que el Presidente Bush logró reunir en ese mismo lugar durante su campaña de reelección hace cuatro años.

Battleground States: Pennsylvania - 21 EV


La población de Pennsylvania aumentó considerablemente durante gran parte del Siglo XX gracias a la migración procedente de otros estados, que se estableció en sus cinco principales áreas urbanas: Philadelphia, Pittsburgh, Wilkes-Barre-Scranton, Allentown-Bethlehem-Easton, y Harrisburg, la capital del estado. Pero en la actualidad su población crece a un ritmo inferior al de la mayoría de estados, y es el tercer estado de la Unión con más población anciana -de mayores de 65 años. En 2000 aportaba 23 votos al Colegio Electoral, ahora son 21.

Philadelphia en el extremo sureste, y Pittsburgh en el extremo suroeste, son los dos grandes centros económicos. Philadelphia es sede de ocho compañías que integran la lista de Fortune 500, es líder en servicios financieros e industria aseguradora. Pittsburgh alberga siete compañías del Fortune 500, incluídos US Steel, ALCOA, la química PPG Industries, o la famosa Heinz de comidas procesadas. Tras el colapso de la potente industria siderúrgica estatal, la industria primaria ha evolucionado hacia las altas tecnologías, la robótica, o la tecnología biomédica. Pero la que más trabajadores emplea en el estado, al igual que en cada vez más estados de la Unión, es la compañía minorista Wal-Mart, seguida por la exclusiva Universidad de Pennsylvania, miembro de la Ivy League, y la multinacional de la paquetería UPS.

Más allá de esas dos ciudades, se extiende un amplísimo territorio rural. James Carville, jefe de campaña de Bill Clinton, describía en 1992 el estado de Pennsylvania como "Philadelphia y Pittsburgh con Alabama en medio." Por Alabama se refería a esa sección central del estado, situada entre Philadelphia, que se encuentra en el límite con New Jersey, y Pittsburgh, que se encuentra más cerca de los límites de Ohio. En ese sector central, esa "Alabama", tenemos la explicación al por qué Pennsylvania es el estado que cuenta con el mayor número de afiliados a la Asociación Nacional del Rifle (NRA) per capita en toda la Unión.

El Senador Barack Obama encolerizó durante las primarias demócratas a gran parte de los habitantes de esas áreas, cuestionando las razones por las que abrazan la cultura de las armas, o comparando a Hillary Clinton con la pistolera Annie Oakley. Probablemente, esa falta de sensibilidad se traduzca en noviembre en unos penosos resultados de Obama en la Pennsylvania rural, bastante peores que los de John Kerry hace cuatro años.

Pero eso que en Ohio puede costarle sin duda la derrota, puede tener solución en Pennsylvania. La clave para Obama está en aquello que diferencia a Pennsylvania de Ohio: los suburbios de Philadelphia. Así como los suburbios de las ciudades de Ohio, pobladas de votantes blue-collar workers de religión protestante, se distancian políticamente del electorado de las urbes, Philadelphia cuenta con una extensa área metropolitana de tendencia demócrata debido a la fuerte presencia de grupos blancos étnicos como católicos y judíos.

La línea de ferrocarril construída hace más de un siglo para desplazarse hacia el Oeste de la ciudad de Philadelphia, ha contribuído en los últimos años a una relocalización de los focos de riqueza y negocios de la ciudad. Localidades como Ardmore, Haverford o Lower Merion Township, políticamente progresistas gracias a la creciente migración de urbanitas, constituyen algunos de los suburbios más opulentos de toda la Unión. La media de ingresos por familia supera la media nacional, son suburbanitas de ingresos altos. Son los llamados white-collar workers, empleados de oficina que se posicionan políticamente por ideología, les preocupa el medio ambiente, los derechos civiles, y otras causas "progresistas" que al blue-collar le traen bastante sin cuidado.

Ellos podrían asegurar la victoria de Obama en Pennsylvania. Pero, ojo, no podrían corregir una debacle del candidato demócrata entre los blue-collar workers blancos con estudios bajos y medios. En la primaria demócrata, Obama se quedó corto en los suburbios de Philadelphia. Se llevó los condados de Chester y Delaware, pero la Senadora Clinton triunfó en Montgomery y Bucks, dos plazas de máxima competencia. Montgomery cuenta con unos 245,000 demócratas registrados, frente a 238,000 republicanos; Bucks con 185,000 demócratas registrados, frente a unos 181,000 republicanos. Las diferencias son mínimas. Los dos condados han votado demócrata con regularidad en la última década. Obama no puede permitirse perderlos por la resistencia de una parte del electorado de Hillary.

Otros ejemplos del mismo mal podrían ser condados como Berks o Lackawanna, que incluyen las ciudades de Reading y Scranton. En el mes de abril, Hillary llegó a sacar 48 puntos a Obama en la zona de Scranton, el séptimo núcleo más poblado del estado, en el que sólo un 18% del electorado tiene estudios superiores. Puede que la selección de Joe Biden, católico nacido en Scranton, sea un síntoma de las precauciones que Team Obama está tomando en Pennsylvania, a pesar de la gran ventaja de los demócratas en votantes registrados, y que no ha sido ganado por ningún presidenciable republicano desde 1988. Pero esas condiciones se cumplían también en 2004, cuando el Presidente Bush perdió el estado por sólo 144,000 votos sobre un total de casi seis millones de votos emitidos.

Cultura Popular: la gran mayoría conoce Pennsylvania gracias a la universalidad de su principal centro urbano, Philadelphia. La ciudad en la que se proclamó la independencia de las trece colonias en 1776, pero también la ciudad de Rocky Balboa. Este personaje tuvo una estatua de bronce que hasta hace poco se exponía en ese lugar que los ciudadanos ya conocen como "escaleras de Rocky," subiendo las escaleras del Museo de Arte donde corría al amanecer. Era la época en que otro italoamericano, Frank Rizzo, un tipo peculiar, era el Alcalde de la ciudad. Los tiempos del asesino en serie Gary Heidnik que tuvo aterrorizadas a todas las mujeres de Philadelphia.

Pittsburgh, apodada la capital del acero, situada en pleno cinturón oxidado, es menos conocida por el gran público. Pero tiene una significación especial para los vizcaínos porque a Bilbao siempre la llamaban la "Pittsburgh de Europa." Ambas ciudades están oficialmente hermanadas, y vivieron a principios de los ochenta duros procesos de reconversión industrial. Donde los hijos que antiguamente entraban a trabajar a edades tempranas en las mismas fábricas que sus padres, empezaban a tener que reorientar su futuro para adaptarse a un nuevo mercado laboral, o emigrar hacia otras partes del país. Para el recuerdo la película Flashdance, cuyo sabor optimista en plan 'Go For It!' (¡Ve a por ello!) no gustó a algunos que creen hubiera sido mejor título Crashdance.

"Chicago Machine"

El último spot de McCain recuerda al votante que el Senador Obama ha construído su carrera política bajo la protección de la maquinaria demócrata de Chicago, históricamente la más corrupta del país.

(...) Narrador: "Barack Obama. Surgido de la corrupta maquinaria política de Chicago."

Sen Obama: "En términos de dureza, mirar primero que nada, vengo de Chicago."

Narrador: "Su asesor económico, William Daley. Lobbyista. Hermano del Alcalde. Su hombre de la pasta, Tony Rezko. Cliente. Patrón. Delincuente condenado. Su padrino político, Emil Jones. Bajo embrollos éticos. Su Gobernador, Rod Blagojevich. Un legado de investigaciones federales y estatales. Con amigos como estos, Obama no está preparado para liderar." (...)


"Article"

Team Obama continúa explotando la ansiedad económica de los votantes. Esta vez utilizan un artículo publicado en Contingencies Magazine con la firma de John McCain, en el que el candidato republicano se mostraba a favor de la desregulación, y defendía el incremento de la competencia como mejor camino para reducir costes y expandir la cobertura sanitaria.

(...) Narrador: "Hemos visto lo que las políticas de Bush-McCain han hecho a nuestra economía. Ahora John McCain quiere hacer lo mismo con nuestra asistencia sanitaria. McCain publicó un artículo elogiando la desregulación de Wall Street, dijo para reducir también la supervisión de la insdustria aseguradora, 'como hemos hecho durante la última década en la banca.' Incrementando costes, amenazando la cobertura, 'una prescripción para el desastre.' John McCain, un riesgo que no podemos permitirnos tomar." (...)

domingo, 21 de septiembre de 2008

Udall, una inspiración para McCain

Interesante reportaje en El País sobre el ascendiente que el legendario Congresista demócrata Morris Udall, precandidato presidencial en 1976, tuvo sobre la carrera política de John McCain.

La conexión liberal de un conservador

(...) Durante siete largos años, entre 1991 y 1998, John McCain escapaba una vez al mes del trasiego de los pasillos de la Capitolio para conducir hasta el Hospital de Veteranos de Washington. Allí se sentaba a los pies de la cama de una persona que ya no le reconocía, pero a la que le debía casi toda su carrera como congresista. A Morris Udall le habían diagnosticado Parkinson en 1979. Doce años después había sufrido una grave caída en el Senado, rompiéndose el hombro y varias costillas. Fue ingresado en el centro hospitalario de los veteranos, donde pasó ocho años, hasta su muerte el 12 de diciembre de 1998. (...)

Newsweek también nos habló de esta influencia hace tres meses.

"Promise"

(...) Narrador: "Una economía averiada. Bancos que fracasan. Mercados inestables. Familias pasando apuros. Para proteger nuestra jubilación, la Seguridad Social nunca ha sido más importante. Pero John McCain votó tres veces a favor de privatizar la Seguridad Social. McCain dice, 'hice campaña para apoyar la propuesta del Presidente Bush.' Recortando beneficios en la mitad. Poniendo en peligro la Seguridad Social en el mercado de valores. El plan de privatización Bush-McCain. ¿Puedes de verdad permitirte más de lo mismo?" (...)

sábado, 20 de septiembre de 2008

En Campaña: McCain-Palin en Anoka County, MN (19-09-08)

John McCain y Sarah Palin rompieron ayer registros en un rally en Minnesota, un estado que acostumbra a recibir con frialdad a los republicanos. 13,000 personas se reunieron para escuchar los discursos preparados de la pareja en un hangar del aeropeurto de Blaine, en Anoka County, una zona crítica en el mapa electoral de Minnesota, situada en el área urbana de las Twin Cities.

"Un voto por el Senador Obama garantizará impuestos más altos, menos empleos y un Gobierno federal más grande. Sus políticas profundizarán nuestra recesión. Un voto por mí, garantizará que las fuerzas que han derribado nuestra economía queden fuera del negocio. Terminaré con las prácticas de corrupción en Wall Street, y los pactos de cuarto interior en Washington DC. Así es como vemos la elección. El país primero u Obama primero."

Sen. McCain (Parte I)



Continúa: Parte II

Más: Discurso de Palin (I) / Discurso de Palin (II)

En Campaña: Obama en Miami, FL (19-09-08)

Economía y mujeres fueron los argumentos centrales del rally del Senador Barack Obama en el BankUnited Center de la Universidad de Miami, en Florida. Un Obama demasiado confiado en que la crisis financiera asegurará su victoria electoral, criticó a McCain por proponer una nueva agencia, y por acusarle de pertenecer a la cultura de cabildeo de Washington. "Creo que está claro que el Senador McCain está sintiendo un poco de pánico. No es momento de temor ni de pánico. Es momento de resolver, momento de liderazgo." También se dirigió a las mujeres, hablando sobre la igualdad de salarios y evitando mencionar ni una sóla vez el nombre de Sarah Palin.

viernes, 19 de septiembre de 2008

"Obama-Chavez"

Para Florida.



Más: Y para Michigan

Martes, 2 de noviembre de 2004


EEUU llegaba dividido al martes 2 de noviembre de 2004. No había un claro favorito para la elección presidencial. Kerry había logrado mantener la igualdad hasta el final con un buen papel en los debates televisados. Los sondeos de opinión llevaban semanas en los límites del margen de error, y ninguno de los dos candidatos tocaba el 50%. La última proyección nacional de Rasmussen Reports otorgaba un 48,8% al Presidente Bush, y un 47,4% al Senador John Kerry; Gallup hablaba de empate a 49%; y la encuesta de FOX News y Opinion Dynamics concedía una ventaja de dos puntos al Senador Kerry -48% a 46%. A nivel de estados había máxima igualdad y resultados mixtos en Colorado, Florida, Iowa, Michigan, Minnesota, Missouri, Nevada, New Hampshire, Ohio, New Jersey, New Mexico, Pennsylvania, Virginia y Wisconsin.

Los dos candidatos rompieron la tradición de no hacer campaña el día de las elecciones. El Presidente Bush hizo un último esfuerzo en Ohio en su camino de vuelta a la Casa Blanca, después de haber votado a primera hora de la mañana en Texas. Por su parte, el Senador Kerry pasó la mañana en el área metropolitana de Milwaukee, Wisconsin, intentando convencer a los indecisos de última hora, antes de viajar a Boston y votar en el exclusivo barrio de Beacon Hill a primera hora de la tarde. Había más ilusión que miedo en el entorno del candidato demócrata, y más nerviosismo que ilusión en el entorno del Presidente.

El domingo anterior a las elecciones habían perdido los Washington Redskins, lo que desde 1936 venía anticipando la derrota del inquilino de la Casa Blanca. En EEUU esas tradiciones suelen merecer sesudos análisis por parte de los expertos electorales. A esos malos augurios y supersticiones, se sumaron la misma tarde de las elecciones, los primeros datos parciales que empezaron a filtrarse sobre la orientación inicial de las encuestas a pie de urna. Todas las informaciones situaban a Kerry por delante en Ohio, Florida, Iowa y New Mexico. En Pennsylvania le daban veinte puntos de ventaja -60% contra 40%. Locura. John Zogby fue más allá y, en un encuentro con la prensa extranjera en la capital federal, también predijo la victoria del demócrata en Colorado, alcanzando los 311 votos en el Colegio Electoral, lo que le otorgaría una ventaja de hasta 100 votos electorales sobre Bush.

Copley Square, en Boston, empezó a llenarse de sonrientes y animados seguidores del candidato demócrata. Los reporteros concentrados en el Ronald Reagan Building de Washington DC, cuartel general de los republicanos para la noche electoral, hablaban de caras largas, nerviosismo, y miedo evidenciado en el lenguaje corporal de algunos de los operativos de campaña de Bush-Cheney. Nos contaban que fuentes cercanas a Team Bush estaban ya justificando la derrota del Presidente, admitiendo que, en los últimos dos días de campaña, se había observado un importante crecimiento en la intención del voto de Kerry, que los jóvenes habían salido a votar masivamente por el candidato demócrata, y que este tenía una ventaja de 4 a 1 sobre Bush entre los electores que decían guiarse por su bolsillo y la economía a la hora de ejercer el voto.

La altísima participación, que llegó a superar el 60% con 120 millones de votantes registrados que ejercieron su voto, también contribuyó a elevar las expectativas demócratas. Las apuestas a favor de Kerry se disparaban en Intrade, y Wall Street se desinflaba poco antes del cierre en previsión de una victoria del Senador por Massachusetts. El día en Wall Street había transcurrido en positivo, con ganancias cercanas al punto, impulsado por el recorte del petróleo, pero la tendencia se modificó al caer la tarde, y el Dow Jones de Industriales cerró con pérdidas del 0,19%.

Cerradas las urnas en los primeros estados a las 7 de la tarde, las grandes cadenas de televisión comenzaron a dibujar el mapa electoral. Indiana, Kentucky y Georgia para Bush; Vermont para Kerry. La gran noticia entre los estados de las 7 PM fueron Virginia y Carolina del Sur... sí, lo habéis leído bien, ¡Carolina del Sur! Dos estados que en 2000 le fueron rápidamente adjudicados a Bush, esta vez eran declarados "too close to call." Mal asunto para Bush. A las 7,30 se concedía Virginia Occidental a Bush, lo cual podía augurar un mejor rendimiento en la región de los Apalaches de lo que los exit polls decían. A las 8 PM el Senador Kerry ganaba terreno con victorias rápidas en Delaware, Connecticut, Distrito de Columbia, Illinois, Maine, Maryland, Massachusetts, y New Jersey. El primero de los supuestos estados competitivos iba para Kerry.

No fue hasta pasadas las 8,30 PM, hora y media después del cierre, cuando los medios claudicaron en su resistencia a conceder Virginia y Carolina del Sur a Bush, que dominaba con 8 y 18 puntos de ventaja en ambos estados. Nada remotamente cercano al "too close to call." Siguieron más victorias de Bush en Carolina del Norte, Nebraska, Dakota del Norte, Dakota del Sur, Texas, Wyoming, Louisiana y Mississippi. Y Kerry se hacía con Nueva York, Rhode Island, y Pennsylvania. En este último estado se dejaron llevar por los estudios de opinión que señalaban una victoria contundente de Kerry. Los colegios habían cerrado también en Ohio, Florida, New Hampshire, Michigan, Minnesota y Wisconsin, pero la prudencia se impuso y las televisiones renunciaron a otorgar ganadores basándose en los exit polls.

A las 11 PM, Kerry ganaba California, pero el Presidente Bush se hacía con Missouri, otro estado competitivo con áreas rurales e industriales, que presagiaba un buen rendimiento del Presidente en los condados del Sur de Ohio. Y el recuento oficial de votos en Florida indicaba que Bush estaba superando las expectativas en el estado soleado. Antes de entrar en la medianoche, Bush tenía en su poder 197 votos electorales y John Kerry contaba con 188.

La Casa Blanca empezaba a mostrarse optimista, incluso muy optimista, y se permitía la entrada de las cámaras de televisión a la Sala Oval Amarilla de la residencia presidencial, donde Bush se manifestaba "confiado" mientras seguía los resultados a través de la televisión y el teléfono. Demócratas y republicanos empezaban a intercambiar sus estados de ánimo. La fiesta decaía en Boston, y recién empezaba en el Reagan Building de Washington DC. El mapa empezaba a parecerse demasiado al de 2000: Bush arrasaba en todo el Sur y centro del país. Kerry no lagraba arrancar ningún estado que no hubiera votado ya demócrata cuatro años antes.

A las 11:47 PM, ABC y CBS proyectaban la victoria de Bush en Florida. Por cinco puntos. Más cómoda de lo previsto. Por su parte, John Kerry no lograba certificar su victoria en Michigan o Wisconsin, dos must-wins para él. A las 12,37 de la madrugada, Bush ganaba Colorado y Montana; y Kerry Oregon, Washington y Minnesota. Cada vez se hacía más evidente que toda esperanza de victoria para el candidato demócrata pasaba por ganar en Ohio, donde Bush se mantenía estable con entre dos y tres puntos de ventaja, según avanzaba el escrutinio. Las cómodas victorias de Bush en Kentucky, Virginia Occidental o Virginia, habían pronosticado mejor que ningún exit poll, su impresionante rendimiento en las áreas rurales de Ohio. A Kerry no le llegaría con los núcleos urbanos del estado.

Las victorias de Kerry en Michigan y Wisconsin no llegaron hasta las 4 de la madrugada en la Costa Este, cuando ya pocos en Boston confiaban en la victoria. Bush había ganado Nevada, e iba camino de ganar New Mexico y Iowa, lo que le situaría en los 266 votos electorales, a sólo cuatro de los 270 necesarios. Y al 99% del voto escrutado en Ohio (20 votos electorales), Bush mantenía una ventaja suficiente de más de 140,000 votantes. La proporción de su victoria a nivel nacional, con más de tres millones de votos por encima de Kerry, hacía casi imposible para Kerry revertir esos dos puntos porcentuales en Ohio.

Poco antes del mediodía del miércoles 3 de noviembre, el Senador John Kerry telefoneaba a Bush para felicitarle por su victoria, y procedía a aceptar su derrota en el histórico Faneuil Hall de Boston. El Presidente Bush celebraba la victoria con sus eufóricos seguidores en el Ronald Reagan Building, en Washington DC.

Videos:

* 2004 Election Night (desde las 9 PM hasta que algunas cadenas como MSNBC se atrevieron a proyectar la victoria de Bush en Ohio)

* Discurso de la victoria del Presidente Bush.



* El Senador Kerry acepta la derrota (Real Player)